Mostrando entradas con la etiqueta Pico Techo - Rodiezmo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pico Techo - Rodiezmo. Mostrar todas las entradas

domingo, 31 de enero de 2016

PICO TECHO - RODIEZMO -


tesón - Servicios Deportivos.
C/ Juan de la Cosa, 
24009 -  León . Móvil: 648032831 / 646612593.
( Escuelas Deportivas - Actividades Físicas de Adultos - Actividades Extraescolares - Actividades Acuáticas - Organización de Eventos - Formación Deportiva - Formación de Tiempo Libre - Actividades de Tiempo Libre - Actividades de Aventura - Turismo Activo - Suministros Deportivos - Gestión integral de Instalaciones - Asesoría Deportiva ).
Enlaces de Interés:
Rafting Móvil: 625426407 / 679411778.
Información de Contacto.
Antonio Isaac Rodríguez Tesón.
Gerente de Tesón Servicios Deportivos.
Oficina: C/ Juan de la Cosa,7 Bajo - 24009
León.
Móvil: 648032831
E-Mail: info@tesonserviciosdeportivos.com
E-Mail Escuela:
escuela@tesonserviciosdeportivos.com





Villamanín de la Tercia.
Capital del municipio desde el año 1.940. Situado en el corazón de la Tercia, en la confluencia del Valle del Bernesga con los transversales de Fontún y Rodiezmo. Su origen se remonta a época Romana, que según los expertos deducen de su nombre " Villa manini ". Sin embargo, su auge es más tardío y se relaciona con la construcción de la carretera de Adanero-Gijón y el ferrocarril, a finales del siglo XIX. El pueblo sufrió varios desastres a lo largo de su historia, están documentadas las destrucciones provocadas por las tropas francesas en el año 1.808 y la ocurrida en la Segunda Guerra Carlista, en el año 1.870. La más dañina ocurrió durante la Guerra Civil, en el año 1.937, en la que prácticamente todo el pueblo quedó devastado. Tras la guerra, el Estado asumió su reconstrucción, levantando un moderno barrio que forma un conjunto urbano homogéneo, con edificios y equipamientos, Ayuntamiento, Iglesia, Escuelas, Albergue, Plaza, Parque y Casas Privadas.
Villamanín de la Tercia es la sede del Ayuntamiento desde mediados de los años 1.970, habiendo anteriormente compartido, durante un corto período de tiempo, esa situación con Rodiezmo, que históricamente siempre había tenido dicha consideración. Situado a 45 Km. al norte de la ciudad de León, en dirección al Principado de Asturias, por la carretera nacional 630. Está situado en la cabecera del Río Bernesga.
Su relieve es montañoso y tiene altitudes entre 1.000 y 2.000 m. " Pico Fontún con 1.948 m. de altitud ", Los materiales geológicos sobre los que se asienta son Paleozoicos, constituidos por caliza, arenisca, dolomíta y pizarra. En el año 1.916 comenzó la explotación minera de un yacimiento de cobre y cobalto, la mina se llamó Providencia. Los Romanos tenían una explotación minera llamada La Profunda, en el término municipal de Cármenes, donde extraían cobre y cobalto, que transformaban en una fábrica situada al borde de la carretera N-630. Las actividades económicas más importantes han sido la minería, el sector servicios y la ganadería.
Coordenadas:
Latitud - 42º56'18" N.
Longitud - 5º39'20" O.


Rodiezmo de la Tercia.

Rodiezmo primitiva Capital del municipio, está situado en la Comarca de la Tercia del Camino, en el centro del valle, entre prados y arboledas a 1.160 m. de altitud, en una amplia vega rodeada de montañas " Valdegustín, el Rubio, las Coladillas ", pero siendo la más conocida y famosa la Sierra de Peña Laza. Fue sede del Ayuntamiento hasta la Guerra Civil, y a partir de esa época y hasta el año 1.970 compartió dicha condición con Villamanín, usándose el término de Ayuntamiento de Rodiezmo-Villamanín. A partir de esa fecha y hasta la actualidad el ayuntamiento reside en Villamanín. Conserva numerosos vestigios antiguos. Castro PrerromanoConvento de San AntónCruz de la Salve. Su pasado más próximo desvela la pujanza del pueblo, a comienzos del siglo XX contaba con una fábrica de luz, una lechería, cinco molinosdos telares.






Su iglesia parroquial, de estilo románico popular con forma de cruz latina, fue construida en el año 1.920 y que aún conserva un hermoso retablo y algunas tallas de valor. Esta iglesia terminada en el año 1.928 fue auspiciada por algunos de los primeros emigrantes hacia México.
En el camino que va al pueblo de Buiza, que se puede considerar como parte del Camino de Santiago Real, se erigió una cruz que recibe el nombre de Cruz de la Salve y siguiendo por dicha senda, que en realidad fue una calzada medieval, tras superar el alto de San Antón, se pueden contemplar aún los restos de un antiguo convento o cenobio benedictino. Era, junto con la iglesia de Arbas del Puerto, la última hospedería que servía de punto de auxilio y cobijo a los peregrinos y a los caminantes que hacían la ruta jacobea hacia Asturias.
En la Malena, hubo un antiguo poblamiento, cuyo final, según  cuenta la leyenda, se debió al envenenamiento de sus habitantes con el pan de las ánimas, que era tradición preparar para el día de los difuntos. En aquella época, era habitual que el pan se hiciera en la panadería del propio pueblo y, siempre según la leyenda, en la masa que se elaboró para aquel día, cayó una salamandra, envenenando el pan y falleciendo todos los habitantes del pueblo. Existió un puente medieval, de tipo lomo de asno, que fue derribado en el año 1.950, más concretamente en el año 1.957, siendo sustituido por el que existe en la actualidad. En el mes de marzo del año 2.007 se ha erigido, auspiciado por el interés de la Agrupación Grajero de León, un conjunto escultórico con el fin de rendir un homenaje a las mujeres y a los hombres asesinados durante la Guerra Civil Española, y posteriormente durante la dictadura franquista, en la Montaña Central Leonesa, con inclusión de todos los que fueron ejecutados en las montañas de Peñalaza, también conocidas como Peña laza




En los alrededores del pueblo hubo en su día varias explotaciones mineras. Los Fontanales y la Mina, que explotaban carbón. En Sol Castillo, La Malena, Las Hoces de Chamera y Valdeaguarín había explotaciones de barita y una de cobre y cobalto en Peña Laza. Pero todas ellas han sido abandonadas desde hace años. Sus vecinos se dedicaron durante años a la agricultura y a la ganadería principalmente, pero poco a poco fueron abandonando estas actividades para trabajar por cuenta ajena, sobre todo en la minería.




Fecha - 24/01/2016.
Salida desde León - 08:30 hr. " Plaza de Guzmán "
Principio y fin de ruta - Rodiezmo.
Tipo de ruta - Circular.
Dificultad técnica -  Fácil.
Hora de inicio, ruta - 10:45 hr.
Desnivel ascendente - 536 m.
Desnivel descendente - 536 m.
Altitud máxima - 1.666 m.
Altitud mínima - 1.156 m.
Kilómetros recorridos - 8,4 Km.
Total tiempo - 8 hr - 14 minutos.
Hora fin de ruta - 18:45 hr.
Recorrido - Rodiezmo -  Valle de Arbas - Hoz de Coladillas - Cava Verde - Collagordo - Valle de Buiza - Pico Lámpara - Pico Techo - Valle Quilambre - Arroyo Quilambre - Valle Valdeaguarín - Rodiezmo.

Recomendaciones Generales para todas las Rutas.
Cuando se realiza senderismo en zonas de montaña es preciso tener en cuenta unas recomendaciones básicas que pueden ser muy importantes para la seguridad y bienestar de los visitantes.
- En invierno la nieve alcanza un gran espesor en los tramos más altos, que imposibilita una correcta percepción de las dificultades del terreno. Sea prudente, es preferible no completar la ruta si no dispone del equipo y la experiencia necesarios.
- La naturaleza geológica del terreno provoca la aparición de simas que en ocasiones son muy profundas, no se aproxime al borde de las mismas. Además en alta montaña pueden producirse desprendimientos de roca y avalanchas de nieve. Extreme las precauciones.
- Es aconsejable llevar ropa y calzado apropiados. Los cambios climáticos pueden ser bruscos, incluso en los meses más calurosos pueden alcanzarse temperaturas muy bajas.
- Es aconsejable llevar agua. En los recorridos existen abundantes manantiales y fuentes, sin embargo se recomienda no beber agua sin las suficientes garantías sanitarias.
- Por respeto al entorno y a otros posibles visitantes, evite dar voces y llevar aparatos que puedan producir ruidos estridentes.
- Tenga en cuenta que la recogida de residuos resulta muy costosa en  estas zonas. Procure llevar su basura de regreso y depositarla en contenedores.
- Si hace la ruta acompañado de un perro, éste no debe estar suelto ya que podría espantar al ganado. 
















































Montaña Central Leonesa.
Limita por el norte con el Principado de Asturias y con Cantábrica, donde la Cordillera Cantábrica juega el papel de frontera natural entre la Meseta Norte y la costa Cantábrica. Por el oeste, son distintas unidades las del Macizo Galaico-Leonés quienes ejercen de frontera con las Provincias Gallegas de Orense y Lugo. Al sur limita con las Provincias de Zamora y Valladolid y al este con la Provincia de Palencia, sin que exista una frontera natural entre ellas.
El territorio de la provincia de León no constituye una unidad homogénea sino que se pueden diferenciar tres grandes unidades geológicas. Al norte, coincidiendo con la unidad morfológica de la Cordillera Cantábrica, aflora el Zócalo Paleozoico, constituido por materiales sedimentarios levantados en los movimientos terciarios y deformados en pliegues. Al oeste de la provincia nos encontramos con la depresión del Bierzo y el conjunto constituyente del Macizo Galaico-Leonés, procedente de la deformación del Zócalo de la Era Primaria y rejuvenecido en la era Terciaria. El resto del territorio lo constituye la cuenca sedimentaria que ocupa la mayor parte de la Comunidad Autónoma y en la que se distinguen dos tipos de Roquedo, los materiales del viejo Zócalo del Primarioque aparecen sobre todo en el oeste de la cuenca y los materiales sedimentarios, como arcillas, yesos o calizas de los páramos, depositados durante el Terciario y el Cuaternario en el centro de la misma. Desde el punto de vista estructural, el relieve de la provincia se organiza en torno a tres grandes unidades morfológicas, la Cordillera Cantábrica, el Macizo Galaico-Leonés y la Meseta. Las formaciones montañosas ocupan una parte importante del relieve, estando más del 50% de la superficie total por encima de los 1.000 m. de altitud.
Cordillera Cantábrica.
La Cordillera Cantábrica limita a la provincia por el norte y está representada por el llamado Macizo Asturiano, compuesto de rocas duras " cuarcitas y calizas " y blandas " pizarras " Paleozoicas. De entre todo el conjunto destacan los Picos de Europa donde los contrastes topográficos resultado de la orogenia hercínico-alpina se han visto acentuados por el encajonamiento de la red fluvial, y donde encontramos cumbres que pasan de los 2.500 m. de altitud como Torre de Cerredo " 2.642 m. ", Torre Llambrión " 2.642 m " o Torre Santa " 2.596 m. ". Las formas verticales, los circos glaciares, los complejos Kársticos, las gargantas, los neveros, las dolinas y las simas son los elementos más significativos.
En la Zona Occidental, las alineaciones se disponen de oeste a este, dejando corredores fluviales que en ocasiones se elevan por encima de los 2.000 m. como Peña Ubiña " 2.417 m. "así, los ríos Luna y Omaña abrieron las depresiones que conforman las comarcas de Babia y Omaña. En el Sector Central, otros cursos de agua como el Bernesga, Torío, Curueño o Porma abrieron valles transversales de disposición norte-sur, llegando a formar en algunas ocasiones gargantas como las Hoces de Vegacervera o las Hoces de Valdeteja. El modelado Glaciar y el modelado Kárstico dejaron su impronta con formaciones como la Cueva de Valporquero.
En el sector de Picos de Europa destacan los valles de Valdeón y Sajambre, atravesados por los ríos Sella y Cares, en su recorrido hacia el Cantábrico, a través de profundas hoces como el Desfiladero de los Beyos y la Garganta del Cares. Macizo Galaico-Leonés. Los montes galaico-leoneses cierran a la provincia por el oeste, separandola de Galicia. Constituyen un abombamiento del antiguo Macizo Paleozoico que en los movimientos del Terciario se fracturó en distintas unidades, culminando a más de dos mil metros en el Teleno. Se trata de una unidad compleja y variada que continúa hacia el oeste por las sierras de Queija, Segundera y Trás-os-Montes. Los materiales predominantes son las cuarcitas y pizarras, dispuestas de noroeste a sureste. Los empujes terciarios los rompieron, conformando distintas unidades, la Sierra de Gistredo, con el Pico Catoute " 2.117 m. " los Montes de León, con el Teleno " 2.188 m. ", La Cabrera, con el Vizcodillo " 2.121 m " y las Montañas Occidentales como los Ancares, con el Cuiña " 1.992 m. ", y el Caurel, con el Montouto " 1.541 m. ". En el centro de todas ellas se formó la Hoya del Bierzo, cubeta tectónica encubierta bajo depósitos terciarios de materiales blandos, que modificados por el modelado cuaternario dieron lugar a un paisaje de campiñas y vega. En ella, los desniveles son considerables, como los existentes entre la Garganta de Cobas " 400 m. " y el Pico Catoute " 2.114 m. ".
Las cuarcitas se corresponden con los relieves culminantes, mientras que las pizarras se vaciaron formando depresiones paralelas. La red fluvial se ha encajado a través de las fallas, y durante el Período Cuaternario, el Glaciarismo introdujo el modelado existente. Las cumbres son aplanadas, interrumpidas por alineaciones de crestones de cuarcitas " picones, altos, peñas ", y la formas Glaciares se manifiestan con ejemplos de valles en U y lagos y lagunas, como los lagos de Truchillas y la Baña. Las tierras bajas corresponden a la hoya del Bierzo y a los valles encajados, que se abren paso por gargantas y angosturas. La hoya se extiende a lo largo de unos 50 Km. de oeste a este y de unos 30 a 40 Km. de norte a sur, con altitudes, en algunas zonas, por debajo de los 500 m.
Meseta.
El sector Leonés  de la Meseta ocupa la parte central y sureste de la provincia, siendo el extremo noroeste de la cuenca sedimentaria que ocupa el interior de España. Con una altitud media entre 700 y 1.000 m. de altitud, es un relieve casi horizontal de páramos con suaves ondulaciones tan sólo interrumpidos por terrazas e interfluvios. En la parte oeste, el roquedo antiguo se hunde progresivamente en los sedimentos de la cuenca en un borde que se extiende entre Astorga y la Sierra de la Culebra. En esta parte de la cuenca afloran los materiales del viejo Zócalo del Primario, cuarcitas, pizarras, granito y gneis.
En la parte norte, las arcillas miocenas han sido cubiertas por materiales procedentes de las Montañas Cantábricas. El manto de cantos, gravas y arenas ha protegido, de igual manera, los materiales débiles inferiores. Los ríos que descienden, tanto de la Cordillera Cantábrica como el Macizo Galaico-Leonés, se han ido encajando en los depósitos, formando valles entre los que destacan los interfluvios. A estos relieves planos y elevados se les conoce como páramos de rañas o chanas. Desde el norte de la provincia descienden hacia el centro de la cuenca, rompiéndose en bandas paralelas, y donde el páramo de rañas ha desaparecido se forman relieves de lomas, cerros y colinas.
En la zona sur los materiales sedimentarios predominantes son las arcillas y las arenas. Sobre ellos la erosión provocó amplios valles con interfluvios que apenas destacan. Estas llanuras onduladas, al entrar en contacto con los páramos del centro de la cuenca, dejan de ser espacios abiertos al ser interrumpidas por cerros testigo, tesos o alcores. Ríos. Debido a su estructura montañosa, la provincia Leonesa reparte su territorio entre tres cuencas hidrográficas, Cantábrico, Miño-Sil y Duero. La cuenca del Cantábrico representa tan sólo el 2,2% de la superficie, limitándose, por un lado, a los valles de Sajambre y Valdeón, situados en pleno Picos de Europa y drenados por los ríos Sella y Cares, y por otro, a los valles de Balouta y los Ancares, en el extremo noroccidental de la provincia, con los ríos Balouta y Moreira, que fluyen hacia el río Navia. Se enclava en plena Cordillera Cantábrica, la cual ha sufrido a lo largo del tiempo procesos que han dejado huella en los valles y montañas, destacando la erosión fluvial. Estos ríos tienen una alta capacidad erosiva debido a su cercanía al mar Cantábrico, reflejándose en los distintos encajamientos que podemos observar, como por ejemplo la garganta del Cares. Son cursos fluviales de pequeño recorrido y régimen nivopluvial, con un máximo en primavera tras la fusión de las nieves y otro en otoño, con lluvias abundantes.
La cuenca del Miño-Sil se extiende por 3.959 Km2 " el 27,7 % de la superficie de la provincia " y está separada de la cuenca del río Duero por los Montes de León, a partir de los cuales, y hacia el oeste, se expande el sistema del río Sil. Este, que nace a más de 1.500 m. de altitud en la vertiente Leonesa del puerto de Somiedo, atraviesa las comarcas de Laciana y El Bierzo y tiene como aportes principales, dentro de la provincia, a los ríos Boeza, Cúa, Burbia, Selmo y Cabrera. La génesis de estos ríos y su proceso erosivo sobre materiales muy resistentes provocaron la formación de valles profundos y estrechos como los Cañones del Sil. Este es de régimen pluvial, con un caudal regular durante todo el año, aunque con un máximo en invierno y un mínimo en verano, que junto a una orografía escarpada, favorece a su aprovechamiento hidroeléctrico. La cuenca del río Duero representa el 72 ,1 % de la superficie provincial y tiene como eje principal del río Esla, uno de los principales afluentes del río Duero con 5.040 hm3 al año. A él vierten sus aguas la mayor parte de cursos fluviales de la cuenca a través de sus afluentes, río Porma " con su afluente el río Curueño ", río Bernesga " con su afluente el río Torío ", río Cea y Órbigo, formado a partir de la unión de los ríos Luna y Omaña, con sus afluentes Río Tuerto, Turienzo, Duerna, Jamuz y Eria. También forman parte de la cuenca el río Valderaduey, que vierte sus aguas al río Duero en las cercanías de Zamora, y el río Grande, que desde los valles de Besande y Valverde de la Sierra, desagua en el río Carrión, ya en la provincia de Palencia. La mayor parte de ellos nacen en la Cordillera Cantábrica, siguiendo una dirección norte-sur, y el resto en los Montes de León, en dirección noroeste-sureste, y tienen un régimen nivo-pluvial o fluvial, con máximos en otoño y primavera tras el deshielo, y mínimos en verano debido al estiaje.
Lagos.
Entre los lagos y lagunas de origen natural podemos distinguir dos tipos, los de origen glaciar y los esteparios. A los primeros corresponden la Laguna de las Verdes en Cabrillanes, los lagos Ausente y Isoba en Puebla de Lillo, las lagunas de los Hoyos de Vargas en Boca de Huérgano, la laguna de Lago de Babia, el lago de La Baña, el lago de Truchillas, el Pozo Cheiroso en Valdeprado y la laguna del Malicioso en Truchillas. De tipo estepario son, entre otras, la laguna en Quintana y Congosto, la laguna de Chozas de Arriba, la laguna de Antimio de Arriba, las lagunas de Saelices del Payuelo, la laguna Som en Méizara, la laguna de Cal en Fontecha, la laguna de Antimio de Abajo, la laguna de Villagán en San Miguel de Montañán, la laguna de las Barreras en Villacalabuey, la laguna Grande en Bercianos del Real Camino, la laguna Grande en Valverde-Enrique y la laguna de Villadangos del Páramo. El deterioro de la capa freática ha provocado la desaparición de muchos de los humedales que existían en la provincia, al igual que la desecación de las lagunas en el Páramo tras la concentración parcelaria y la puesta en marcha del regadío artificial.
Flora.
La flora de la provincia de León es muy variada, con unas 3.000 especies distintas que representan el 20 % de las que nos encontramos en toda la Península Ibérica. Las formaciones vegetales presentes muestran una diferenciación entre la llanura y la montaña, aunque en ambos dominios predominan las especies Mediterráneas y de transición a la vegetación Atlántica. Durante siglos, las roturaciones y la explotación agraria transformaron la fisonomía vegetal de la Meseta siendo los montes y bosques reducidos a los sectores menos favorables para el cultivo. Tras la última glaciación, se implantó un clima más árido propiciando el desarrollo de vegetación xerófila y así, el hayedo, que ocuparía buena parte de la cuenca sedimentaria durante la glaciación, retrocedió a las Montañas Cantábricas. Allí donde se retiró el hayedo, la encina colonizó tantos espacios posteriormente dedicados a tierras de cultivo como marginales, estando actualmente presente sólo en rodales dispersos, muchas veces en forma de monte bajo, ya que la mayor parte desapareció al sustituirse por tierras de cultivo. Son montes de pies raquíticos, utilizados tradicionalmente para carboneo y leña y explotación de los pastos, de los cuales el más extenso es el encinar de Bécares. Junto a la encina, y mejores adaptados al riguroso clima de la meseta, se desarrolla el quejigo, que se localiza en lugares más fríos y húmedos, y las sabinas, que se encuentra en espacios más áridos y de más baja temperatura, como los sabinares de Crémenes y Mirantes de Luna. En las zonas más húmedas, por encima de los 500 m. de altitud, con bajas temperaturas y en suelos sobre todo silíceos, se desarrolla el rebollo, ocupando grandes superficies como monte degradado que ha perdido su porte original tanto en los páramos de rañas como los depósitos cuaternarios al oeste de Astorga, así como en los interfluvios al borde de la cuenca sedimentaria. En cuanto a la zona montañosa, el conjunto de especies está representado por formaciones propias del dominio mediterráneo continental, peor estando presentes espacios de transición hacia modelos atlánticos. La montaña ofrece matices como la altura, la temperatura o la humedad, a los cuales habría que añadir la orientación de la montaña y la situación en la vertiente umbría o solana. Hasta los 1.400 m. de altitud se desarrollan los rebollares, que enlazan con las repoblaciones de pino silvestre, y en la base con los robledales de Carballo y Albar, o con los bosques de castaños en el Bierzo o los hayedos de las montañas Cantábricas, entre los cuales destaca el Faedo de Ciñera, considerado en 2007 el bosque mejor cuidado de España. Todo este conjunto se completa con otras especies, también muy comunes, como el tejo, el abedul o el acebo, además de las especies típicas de la ribera como olmos, álamos, fresnos, alisos o sauces. El sotobosque de estos bosques está cubierto por formaciones de matorrales constituidas por helechos, brezo o tojo. Por encima del límite de altitudinal, donde los árboles no pueden crecer por efecto del frío y de los vientos, se encuentra una vegetación de matorral constituida por piornos, enebros, escobas o retamas. Tal variedad de masa forestal favorece la aparición de distintas especies de musgos y líquenes, como barbas de capuchino, trompetas antiguas, pulmonarias o musgo de Islandia, así como una abundante flora micológica.
En cuanto a las plantas con flor, el mayor número de ellas se corresponden con herbáceas, entre las que se encuentran rarezas como la Petrocoptis glaucifolia y otras cuyo nombre científico hace referencia a pueblos o comarcas como Saxífraga Babiana o Campanula Arbatica. Entre el resto de especies están presentes ejemplos como la árnica, el té de monte y los tomillos y las mentas, los cuales están representados por varias subespecies.
Fauna.
La provincia cuenta con una fauna rica y variada debido a su situación de transición entre el mundo mediterráneo y el eurosiberiano y entre la llanura y la montaña. Así, en cuanto a los íctidos, las aguas leonesas sustentan especies autóctonas como la trucha común, tenca, barbo y lamprehuela o alóctonas como el lucio. En relación a los distintos medios acuáticos están presentes anfibios como la rana común, el tritón jaspeado o el gallipato, mamíferos como el desmán o la nutria, y aves como el mirlo acuático, distintas especies de ánades y lavanderas, el martín pescador o las agachadizas.
En las zonas llanas de la provincia, dedicadas desde hace siglos al cultivo, se encuentran aves como la avutarda, el sisón, la perdiz roja o el cernícalo y pequeños mamíferos como la liebre o los topillos y en zonas arboladas , la comadreja o el armiño. En el entorno de los núcleos de población son comunes las cigüeñas blancas, los estorninos, la golondrina, el vencejo, distintas especies de páridos, las grajas, que en España tan sólo se reproducen en la zona centro-sur de la provincia, o rapaces como el milano real o el ratonero. En las zonas que, desde las vegas, dan paso a campiñas o bosques, están presentes mamíferos como el jabalí, el zorro, el corzo o el lobo y aves como los alcaudones o el petirrojo. Por último, en las zonas de montaña, ya sea en pastizales o en bosques, habitan el ciervo, la cabra montés, el rebeco, la perdiz pardilla o la garduña y aves como el azor, el gavilán o el águila real. Sin embargo, las especies más emblemáticas en este ecosistema dentro de la provincia son el oso pardo y el urogallo. Respecto al oso pardo, en su núcleo occidental, en el que habitan unos 140 ejemplares, se extiende, dentro de la provincia, por los Ancares, Laciana, Babia y Omaña, y en su núcleo oriental, en el que habitan 30 ejemplares, ocupa la Montaña de Riaño. Amenazado de peligro de extinción, en los últimos años su población se ha incrementado gracias al apoyo de las administraciones y el trabajo de organizaciones como la Fundación Oso Pardo con proyectos de conservación y educación medioambiental. En cuanto al urogallo, desde principios de los años ochenta ha venido sufriendo dentro de la provincia un retroceso de su población de hasta el 70 % debido a la fragmentación de su hábitat, la baja tasa de reproducción y el alto grado de depredación por lo que se están llevando a cabo programas de conservación mediante mejoras del hábitat o cría en cautividad, entre otros. Además, desde 2.005 se viene constatando la existencia de una población de urogallos en los montes de León, los situados más al sur de todas las poblaciones conocidas, cuya adaptación a un ecosistema mediterráneo resulta única en su especie, viviendo en condiciones de sequía estival y con una dieta distinta a la habitual. Por último señalar algunas especies de aves que habitaron en la provincia pero que por diversos motivos ya no es posible observarlas, como el quebrantahuesos, cuya población declinó debido al uso excesivo de venenos, la ganga, perjudicada por la intensificación de los cultivos en la Meseta Norte, la perdiz nival o el águila perdicera.
Historia " Guerra Civil "
Es una historia real. En la balanza de la sinrazón, los desaparecidos de la Guerra Civil añaden la crueldad de no tener ni un número de identificación. Padres, hermanos o maridos de los que nunca han encontrado nada. Ni su fosa, ni sus restos. Ni tan siquiera un simple papel de su alistamiento o de la sentencia que les condenó a muerte. Siete décadas después de aquella contienda, algunas familias de desaparecidos de la Montaña Central han encontrado algo, un escrito a máquina que adquiere una dimensión distinta cuando de alguna manera se constata lo que pudo pasar. Es un listado de Socorro Rojo Internacional en el que se documenta una fecha en la que aún estaban vivos, quizá ya en la antesala de ir al frente. El 13 de julio de 1.937, una comisión de esta organización que quiso imitar el papel de la Cruz Roja desde la Internacional Comunista realizó un recuento de vecinos, la mayoría militantes de UGT, por los pueblos de Gordón. El documento fue localizado en Santander y se conserva en el Centro de la Memoria Histórica de Salamanca.
Poco antes, el 21 de marzo de 1.937, Franco firmó la orden para atacar el llamado Frente Norte. Tras la batalla de Guadalajara y a la espera de la gran ofensiva final sobre Madrid, el objetivo del bando sublevado mediada la Guerra Civil fue acabar con uno de los grandes reductos republicanos, y especialmente en el sector comprendido entre la Vecilla y San Pedro de Luna, hoy bajo las aguas del pantano. Lo que se conoce como Montaña Central, que dominaba las vías de acceso a Asturias por los Puertos de Pajares y Piedrafita, y que fue uno de los focos que más resistió ante el avance de los Nacionales. Encargada la misión al General Aranda, la ofensiva del mes de septiembre de ese mismo año fue brutal y acabó con cientos de muertos, sobre todo en Peña Laza, cerca de Rodiezmo, en el municipio vecino de Villamanín. Se apoyó con aviones procedentes de la Virgen del Camino y en menos de un mes las tropas franquistas alcanzaron Gijón. Santa Lucía, Ciñera de Gordón era, y es todavía, una zona de extracción de carbón. La aparición de ese listado de Socorro Rojo Internacional no abre ninguna línea de investigación, salvó su importancia como documento personal de que, hasta ese 13 de julio de 1.937, sus familiares vivían. La parte de la provincia de León que tiene más fosas por buscar es precisamente el Norte. La primera fosa está en Santa Lucía y otra en Canseco. En España hay 114.226 personas con nombres y apellidos que desaparecieron en la Guerra Civil.