jueves, 31 de diciembre de 2015

RUTA POR EL ENTORNO DE UBIÑA.

tesón - Servicios Deportivos.
C/ Juan de la Cosa, Teléfono/Fax: 987805315.
24009 -  León . Móvil: 648032831 / 646612593.
( Escuelas Deportivas - Actividades Físicas de Adultos - Actividades Extraescolares - Actividades Acuáticas - Organización de Eventos - Formación Deportiva - Formación de Tiempo Libre - Actividades de Tiempo Libre - Actividades de Aventura - Turismo Activo - Suministros Deportivos - Gestión integral de Instalaciones - Asesoría Deportiva ).
Enlaces de Interés:
Rafting / Móvil: 625426407 /679411778.
Información de Contacto.
Antonio Isaac Rodríguez Tesón.
Gerente de Tesón Servicios Deportivos.
Oficina : C/ Juan de la Cosa,7 Bajo - 24009
León.
Móvil: 648032831
E-Mail: info@tesonserviciosdeportivos.com
E-Mail Escuela:
escuela@tesonserviciosdeportivos.com






Descripción de la Ruta.
Ruta Completa - 13,5 Km.
Tiempo aproximado - 5,5 hr.
Punto de partida - Torrebarrio " barrio de abajo "
Fin de ruta - Pinos.
Dificultad - Alta.
Tipo de ruta - Lineal.
La ruta comienza en el barrio de la Vega de la localidad de Torrebarrio, discurre por las calles del pueblo en dirección a la iglesia, aunque poco antes, se desvía para tomar una pista de nuevo trazado que asciende en dirección a Peña Ubiña. Después de unos dos Km. de pronunciado ascenso, la ruta abandona la pista y cambia de dirección para dirigirse al Collado del Ronzón. Este tramo, coincide con la ruta de ascenso a Peña Ubiña por lo que existe una vereda más o menos definida pero marcada con hitos, montones de piedra que permiten seguirla fácilmente. Desde el Collado del Ronzón, punto más elevado de la ruta, se contempla una de las vistas más impresionantes de Babia. A partir de este punto, comienza un suave descenso por la zona de pastizal, llamada la Vega de Riotuerto, en la que no existen caminos ni veredas, pero que ésta suficientemente señalizada. La Vega termina en un pequeño estrechamiento atravesado por el arroyo del Valle de Riotuerto y al final del mismo, se llega a la Vega de Candioches. Aquí, la ruta contacta con el camino que viene de Casa Mieres, situada en el Puerto de la Cubilla, desde donde se continúa descendiendo por una pista que discurre por el fondo del Valle de Alcantarilla hasta llegar a Pinos, final de la ruta. 






TORREBARRIO.

Torrebarrio " Turrebarriu, en Leonés " es una pequeña población leonesa perteneciente al Ayuntamiento de San Emiliano. Es famoso por ser el punto principal de partida a Peña Ubiña desde la vertiente leonesa. Se encuentra a una altitud de 1.260 msnm. Hace años era un enclave importante para la trashumancia. Es el pueblo más grande de Babia baja, tiene dos barrios, barrio de arriba " Cubiechas " y barrio de Abajo " Barrio " éste, tiene casa blasonada en el Barrio de los Señores, con ermita. El barrio de abajo, está enclavado en la LE-481, y Cubiechas está enclavado en la falda de Peña Ubiña, es pueblo ganadero por excelencia, las vistas hacia y desde Peña Ubiña son fascinantes, es el único pueblo de Babia, con " brañas " hay en sus terrenos una mata de haya y abedul, como especie protegida el acebo. 

HISTORIA.

En lo referente al origen del topónimo, " Torre " alude a una instalación militar de vigilancia, data tal vez de la Alta Edad Media.En los valles, pasos fáciles a la vera de los ríos y caminos a los puertos se ubicaban las torres de vigía o de defensa. Esta torre de Torrebarrio se situaba sobre la misma calzada romana. " Barrio " aún viene afianzar más la existencia de este lugar fortificado a cuyo resguardo se instalaba siempre un núcleo urbano. El templo parroquial de San Claudio está localizado en el promontorio de la Peña del Castillo, cuentan que allí donde se construyó la iglesia hubo un Castillo amurallado. La campana grande, de líneas que llaman Romana dice su leyenda que se fabricó en el año 1.709, siendo cura Don Claudio Álvarez de la Vega bajo la advocación de Jesús, María y José. Todo está cincelado en bronce, y en latines pregona que a la voz de su sonido huyen los adversarios. La iglesia de Torrebarrio será quizá el más bello templo de Babia. La voz de la campana grande hace referencia a una coyuntura histórica que laceró la vida de Torrebarrio. Torrebarrio no siempre fue un lugar de paz, también sufrió en su carne el azote cruel de la sangre derramada. Tuvo su Castillo en esta " Peña del Castillo " y no es extraño porque Alfonso II el Casto defendía las Asturias levantando fortificaciones acastilladas en las vías de acceso por la montaña leonesa, ya que había quedado escarmentado cuando Hixem I cae sobre Oviedo y la destruye. Alfonso II se retira a San Martín de Lodón y allí trabó combate con los agarenos, los Llodos o batalla de Lutos, en las inmediaciones del Camino Real que pertenece hoy  al Concejo de Grado, derrotando a la caballería Musulmana. Pero la insistencia mora hace nueva ofensiva al año siguiente y los agarenos al mando de Abad-al-Malik Abu al-Walid Hisham al-Rida-Hisham I al-Andalus, general de Hixem I, en el año 795, pasan a cuchillo a toda la población de Torrebarrio, y siguen persiguiendo a los astures hasta vencerlos en Quirós y continuar hacia Oviedo, para volver a destruir lo que se había reconstruido de la ciudad. La mujeres de Torrebarrio fueron llevadas esclavas a Córdoba, como irían dos siglos más adelante en las treinta razzias de Almanzor llevándose prisioneras hasta cincuenta mil mujeres de Córdoba. Torrebarrio es el lugar de casonas de sillería, en la del escribano Álvarez de la Vega está esculpido el " Víctor " de la universidad Salmantina, así que tuvo que ser doctor universitario, a los pies de la atalaya de la iglesia está la casona que llaman " de los Señores " aunque es dudosa la existencia de señor alguno de vidas y haciendas en Torrebarrio. Su realengo no lo permitía. Hay una leyenda que habla del feudal de Torrebarrio y la muerte de dos amantes en Peña Ubiña. No debió mantenerse esta leyenda porque no se puede imputar a un feudal en Torrebarrio ser dueño de vidas y haciendas. Aquí todos eran Nobles de heredar y no había gentes de estado llano, aquí no tenían más señores que Dios y el Rey. Los habría más o menos ricos, en la casona de los señores hay blasón y cruz de Malta con capilla, pero de feudalismo nada.






En Ubiña, el desarrollo de la vida viene marcada por unas singulares condiciones ambientales. Por un lado, el clima extremo que hace de la montaña un lugar casi inhabitable durante varios meses del año, por otro, la falta de árboles y arbustos que limita los recursos de alimento y refugio. Además, en todo el macizo, gran parte de la superficie está cubierta de roca desnuda y las condiciones que ahí ocurren bien podrían definirse como las de un desierto de roca. Las plantas y animales deben adoptar morfologías especiales para poder sobrevivir y desarrollar su ciclo vital de acuerdo a un periodo invernal frío y prolongado, un corto periodo primaveral en el que las condiciones de temperatura y agua son relativamente benignas y un periodo estival, seco y caluroso, después del cual llega el frío y la nieve sin dejar tiempo al otoño. Las plantas, a pesar de presentar un tamaño muy reducido, exhiben en verano flores relativamente grandes y de gran colorido. La función de estas llamativas flores estriba en atraer rápidamente y en cantidad a los insectos polinizadores para completar el ciclo biológico en el menor tiempo posible. Existen varias estrategias para sobrevivir en un medio tan hostil, lo más común es adoptar morfologías especiales como estructuras carnosas, pilosidad abundante o hacer como las plantas llamadas anuales, pasar el invierno en forma de semilla y germinar cuando las condiciones de humedad y temperatura sean las adecuadas.




Canchales, Dolinas y Morreras.

Hace apenas diez mil años, existían varios glaciares que ocupaban por completo los valles de la montaña Leonesa, situados por encima de los 1.500 m. En los altiplanos de la Vega de Riotuerto y Candioches, su suave relieve, favorecía la formación del hielo  que posteriormente rebosaba hacia los valles. Desde el Puerto de la Cubilla el hielo discurría no solo hacia el valle de Alcantarilla, hacia Pinos, sino también al arroyo de Puerto, hacia Villafeliz de Babia e incluso al Huerna, en Asturias. Hoy en día, ha desaparecido todo rastro de hielo perpetuo, pero son muy visibles las manifestaciones de la actividad glaciar como los circos glaciares y depósitos de material como las morreras. Además continúa la formación de canchales y gleras debido al elevado contraste térmico que propicia la continua rotura de las rocas. Esto ocurre porque el agua que penetra en las grietas de las rocas, aumenta de volumen al congelarse y las desgaja. Existen multitud de topónimos como los Hoyones o los Pozos de la nieve, que hacen referencia a la existencia de dolinas y Poljés, estructuras Kársticas producidas por la disolución de la roca caliza por el agua, allí donde la nieve permanecía más tiempo. El agua de lluvia en contacto con el CO2 de la atmósfera se vuelve ligeramente ácida y actúa disolviendo muy lentamente la roca caliza que, en zonas de suave relieve, da lugar a estas curiosas formaciones que aparecen como depresiones del terreno sin aparente posibilidad de evacuación del agua.



Los Puertos de Verano.

Los puertos de Babia fueron claves en el desarrollo de la cultura trashumante. Los grandes rebaños de merinas que pasaban el invierno en Extremadura y La Mancha agotaban los pastos a finales de primavera y debían desplazarse hacia las montañas donde el desarrollo de los pastos era más tardío. Los puertos de La Cubilla y el entorno de Ubiña, Alcantarilla, La Cueva del Puerto, La Vega de Gorgaveros, Los Navares, Naves y Riotuerto, pertenecieron a la Colegiata de San Isidoro de León hasta la desamortización, cuando pasaron a manos de la familia Sierra-Pambley. Años después de la muerte de Paco Sierra, en el año 1.925, la Fundación Sierra-Pambley los subastó en pública subasta y el Concejo de Mieres se hizo con ellos por 486.000 pesetas. Actualmente siguen siendo los propietarios y cada verano suben a ellos más de un millar de vacas y cerca de un centenar de yeguas. Los vecinos de Pinos y Torrebarrio siempre criticaron que se vendieran esos puertos, probablemente de los mejores de toda la provincia.
  



PINOS.

 A Pinos se accede desde San Emiliano, por la LE-482, a tan solo dos Km. de San Emiliano, es un pueblo pequeño en el fondo del valle, a orillas del río Alcantarilla, tiene muy buenos pastos, aparte de los comunales de dicha localidad y de los existentes en los cuerrabos, también están los denominados Puertos de Pinos, vendidos por la Fundación Sierra Pambley al Ayuntamiento de Mieres, los lugareños de los Pueblos, de Pinos, San Emiliano, Villargusán y Candemuela tienen en unos o en otros derechos de pasto para sus ganados. La iglesia de San Pelayo se encuentra en lo alto del pueblo con el campanario separado de la nave principal con un retablo sencillo. En la parte baja del pueblo se encuentra el edificio de la escuela, construido hacia la mitad del siglo XX y ahora sin niños. Desde Pinos se pueden realizar varias rutas. La más conocida y también la más impactante es el ascenso a Peña Ubiña, con unas increíbles vistas desde el Puerto de Pinos. También puede realizarse una ruta a San Emiliano y otra a la localidad de Villafeliz de Babia. La primera de ellas atraviesa la zona conocida como Naves con unas vistas panorámicas de Babia dignas de admirar. Y por último el camino hacia Villafeliz de Babia también digno de mención con un camino que permite un descenso prolongado con unas vista increíbles.
Peña Ubiña domina el paisaje de Babia. La delicada vegetación y fauna de la zona, unida a las montañas calizas, convierten a Babia en un espacio de enorme interés ecológico. Habitan especies como el rebeco, el jabalí, perdiz, lobo, diversos ejemplares de murciélagos, y aves como el águila, el alimoche y el gavilán. Respecto a la flora destacamos dos variedades puramente endémicas, como la saxifraga babiana y la centaurea janeri subespecie babiana. Hayas, robles y abedules sobresalen entre los pastizales y prados.





Recomendaciones Generales para todas las Rutas.

Cuando se realiza senderismo en zonas de montaña es preciso tener en cuenta unas recomendaciones básicas que pueden ser muy importantes para la seguridad y bienestar de los visitantes.
- En invierno la nieve alcanza un gran espesor en los tramos más altos, que imposibilita una correcta percepción de las dificultades del terreno. Sea prudente, es preferible no completar la ruta si no dispone del equipo y la experiencia necesarios.
- La naturaleza geológica del terreno provoca la aparición de simas que en ocasiones son muy profundas, no se aproxime al borde de las mismas. Además en alta montaña pueden producirse desprendimientos de roca y avalanchas de nieve. Extreme las precauciones.
- Es aconsejable llevar ropa y calzado apropiados. Los cambios climáticos pueden ser bruscos, incluso en los meses más calurosos pueden alcanzarse temperaturas muy bajas.
- Es aconsejable llevar agua. En los recorridos existen abundantes manantiales y fuentes, sin embargo se recomienda no beber agua sin las suficientes garantías sanitarias.
- Por respeto al entorno y a otros posibles visitantes, evite dar voces y llevar aparatos que puedan producir ruidos estridentes.
- Tenga en cuenta que la recogida de residuos resulta muy costosa en  estas zonas. Procure llevar su basura de regreso y depositarla en contenedores.
- Si hace la ruta acompañado de un perro, éste no debe estar suelto ya que podría espantar al ganado.