jueves, 11 de mayo de 2017

Pico Muria Brava " Desde Torrestío "



San Emiliano.

 Integrante de la comarca de Babia, el municipio tiene identidad propia. San Emiliano se estructura como un conjunto de valles definidos por los arroyos tributarios del Río Luna, cuya imagen mas característica son las inmensas praderas que se extienden bajo moles de caliza de mas de 2.000 m de altitud. Si hay una expresión que identifique estos valles es la de "estar en Babia". Cuentan que antaño, cuando la zona estaba aun cubierta por extensos bosques y la caza en ellos era abundante, a los reyes de Asturias y León les gustaba venir hasta aquí a cazar, ausentándose de sus obligaciones entre la quietud de estas montanas. Cuando el rey estaba en Babia, no se le debía molestar.

Torrestío.

El topónimo “torre-estío” evidencia una antigua instalación militar, “torre de verano” por afluir allí, a Torrestío, vaqueiros de alzada y transhumantes en busca de pastos. La torre se localizaba arruinada, al sureste del pueblo. “Estío” esa abreviación de “tempus aestium” que quiere significar “estación veraniega”.
Torrestío es un lugar de paz y remanso, enmarcado en un anfiteatro de montañas que cierra un valle sugestivo por donde fluye el arroyuelo que más abajo será tributario del Río Luna.
A Torrestío se accede desde la LE 481 un desvío a mano izquierda una vez que empieza el ascenso hacia el Puerto de Ventana, es el pueblo más asturiano de la provincia de León, tiene hórreos, practica la trashumancia, es decir, algunos propietarios llevan sus ganados durante la época invernal para Asturias, siguiendo por pistas se accede al Alto de la "Farrapona", que es otra de las puertas babianas al Parque natural de Somiedo en Asturias,  y al "Puerto de la Mesa" donde existen restos del camino romano.
Jovellanos conocía este lugar y lo describió así:
◾Antes con iglesia parroquial y población, pertenecía a Valdecarzana. Lo vendió al común de Torrebarrio y hoy es su término. Se llamó torrestío de abajo.
◾Lugar grande de más de cien vecinos, todos ganaderos. Por el invierno transmigran con todos sus ganados a los concejos de la costa y por el verano cuidan las mujeres el ganado mientras ellos se ocupan en la arriería.

Se refería Jovellanos a los Vaqueiros de Alzada asturianos, ganaderos que durante siglos practicaron la trashumancia.
En la actualidad, el ganado sigue siendo la principal actividad económica de la comarca; muchos de los pastos, destinados antiguamente a las merinas trashumantes, se dedican hoy a la crianza extensiva de vacas de carne y caballos hispano-bretones.
Torrestío, su nombre evidencia su pasado militar, cuando una torre defensiva controlaba los pasos de la montaña y el trasiego de ganados trashumantes hacia los frescos pastos estivales. La torre está ahora en ruinas.

El Hórreo.

En Babia están especialmente en Torrebarrio y Torrestío, donde predomina el hórreo de tipo “asturiano”. En él se guardaban, lejos de la humedad del suelo y de los roedores, productos básicos que debían garantizar la subsistencia de la familia durante un año, como el grano, fruta, cebollas y otros productos cosechados a lo largo del verano y del otoño. Tras el sanmartín, la matanza se disponía también en el hórreo para que fuera curando a lo largo del invierno, por lo que éste debía estar siempre bien ventilado. Debajo solían estar los utensilios de labranza y el carro.

Los Hórreos de Torrestío.

Los hórreos son de planta rectangular, con pegollos de piedra o de madera. La caja se realizaba con tablones de madera verticales, de roble y se hacía un acceso a través de una escalera de piedra. El tejado, a cuatro aguas, es de teja, rematado con un pináculo. En algunos casos aparece un corredor aprovechando el vuelo de la cubierta, donde se colgaban a secar algunos productos. Los elementos decorativos son también funcionales, como ranuras para la ventilación.
El caminante pasará a través de paisajes de gran belleza – desfiladeros, torrentes, cascadas, lagos y asombrosos valles – verá grandes rebaños de ganado y también fauna silvestre. También punto de encuentro para montañeros y excursionistas, ya que parten tres rutas desde Torrestío; una de ellas hacia La Majúa atravesando paisajes hermosos con cascadas y al pie de Peña Orniz, otra parte hacia el Alto de la Farrapona donde podemos acceder a los Lagos de Saliencia o Somiedo y también podemos caminar por el “Camino Real de la Mesa” antigua calzada romana de la cual queda todavía algunos restos.
Volviendo a Jovellanos, en sus diarios describe la Foz, bella y abundante cascada que se despeña por la opuesta vertiente del río. El sitio por donde se descubre le llaman La Fauce con harta propiedad. El nacimiento más arriba, en una peña llamada Fuente de la Salud. 
Se puede ver la cascada de La Foz desde el pueblo y, es un lugar que el caminante no se debería perder.

Paseando por Torrestío.

No dejes de visitar la iglesia del siglo XVIII, la excepcional colección de hórreos, lavaderos y construcciones tradicionales diversas. En primavera rebosa la vida pastoril en Torrestío que es digna de ver.
También es interesante subir a los Puertos de Traspandu y alto de la Farrapona, es una travesía muy practicada por los aficionados a la bicicleta de montaña. Aunque la excursión a pie es dura merece la pena. Es muy fácil  llegar a la abundante y bella cascada de la Foz próxima al pueblo. 





Fecha - 07/05/2017.
Hora de salida desde León - 08:00 hr.
Destino - Torrestío.
Municipio - San Emiliano.
Hora de inicio ruta - 09:35 hr.
Principio y fin de la ruta - Torrestío.
Tipo de ruta - Circular.
Tipo de camino - Pista, sendero y cresteo.
Dificultad técnica - Moderado.
Altitud mínima. 1.351 m. 
Altitud máxima - 2.126 m.
Desnivel ascendente - 912 m.
Desnivel descendente - 912 m.
Hora fin de ruta - 20:35 hr.
Tiempo total en ruta - 10 hr - 58 minutos.
Kilómetros totales - 18,15 km.

Recorrido.

Torrestío " 1.351 m. " - Valle de Traspando - Collado de Sousas " 1.918 m. " - Collado de la Cuerría " 1.946 m. " - Pico Muria Brava " 2.126 m. " - Collado de la Cuerría " 1946 m. " - Valle de Congosto y del río de la Majúa - Collada de Queixeiro " 1.751 m. " - Valle de Valverde - Torrestío " 1.351 m. "

Recomendaciones.


Calzado apropiado para actividades de Senderismo - Montañismo - ropa de abrigo y de recambio, en caso de climatología adversa - chubasquero - gorra - comida y agua - crema solar y protector labial - linterna y pilas de recambio - móvil con la batería cargada - botiquín completo y manta térmica. 






























































































Comarca de Babia.
Etimología del nombre.

El topónimo deriva del latín medieval en la forma Vadabia. Los filólogos entienden que es una palabra con orígenes en el vocablo vasco Ur, agua, como Puente Orugo.

Geografía.

Limita al Norte con Asturias. Al Este con la comarca de Luna. Al Sur con la comarca de Omaña y al Oeste con la comarca de Laciana.

Esta comarca es abundante en aguas y verdes praderas que desde siempre determinaron su principal riqueza: la ganadería. Tierra de tradición pastoril y marcada por la trashumancia, actualmente siguen subiendo rebaños de ovejas merinas a los puertos de Babia, que se arriendan para toda la temporada y que comparten los pastizales con el ganado vacuno y, también con el equino, en especial de la raza Hispano-bretona, siendo Babia el referente estatal de este caballo.
Ya desde la Edad Media, la Comarca de Babia se dividía en dos concejos:
Babia de Abajo, Babia Baja o Babia de Yuso (del latín deorsum), ahora Ayuntamiento de San Emiliano.
Babia de Arriba, Babia Alta o Babia de Suso (del latín sursum, sussum), ahora Ayuntamiento de Cabrillanes.
Es la caliza la piedra que caracteriza sus montañas, de un gris casi blanco y se estima que en su subsuelo existe un gran complejo de simas, cuevas y corrientes subterráneas. La cordillera Cantábrica cierra los altos valles de Babia en los que quedan algunos bosques relictos. La acción del hombre durante siglos ha dotado a Babia de una gran biodiversidad, contando con endemismos como la Saxifraga babiana.
El fondo del valle de Babia es amplio, rodeado de cumbres que rebasan los 2.000 metros de altitud, valles moldeados por glaciares. Destaca por su altitud y majestuosidad el macizo de Ubiña, con Peña Ubiña de 2.414 metros.
En el año 2004 fue declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco, como una Unidad más de la Gran Cantábrica.

Historia.

En la Edad Media, los reyes de León escogían este lugar para su reposo, el cual les permitía alejarse de las tareas cotidianas de la corte. Según la tradición, esto originó el dicho «estar en Babia», ya que cuando en la corte del reino alguien reclamaba al Rey los ministros contestaban «El Rey está en Babia». Hoy en día la expresión «estar en Babia» define a cualquier persona distraída o ausente.
La tradición ganadera de la comarca se inicia con La Mesta, siendo punto de partida de rutas trashumantes que finalizaban en Extremadura.
Actualmente, la comarca está dividida en Babia de Arriba (Alta o de Suso) y Babia de Abajo (Baja o de Yuso), que se corresponden con los ayuntamientos de Cabrillanes y San Emiliano respectivamente. Babia de Arriba está compuesta por 14 pueblos, que son: Cabrillanes, La Cueta, Huergas de Babia, Lago de Babia, Mena de Babia, Meroy, Las Murias de Babia, Peñalba de Cilleros, Piedrafita de Babia, Quintanilla de Babia, La Riera, San Félix de Arce, Torre de Babia y Vega de Viejos. Babia de Abajo por su parte se compone por otros 14 pueblos que son: Candemuela, Cospedal, Genestosa, La Majúa, Pinos, Riolago de Babia, San Emiliano, Torrebarrio, Torrestío, Truébano de Babia, Villafeliz de Babia, Villargusán y Villasecino. Los mayores núcleos de población son San Emiliano, Cabrillanes, Huergas de Babia, Piedrafita de Babia, Torrebarrio y Quintanilla de Babia.
En 2004 la comarca se convirtió en reserva de la biosfera, conformando la Reserva de la Biosfera de Babia.

Lingüística.

Además del castellano, en Babia se habló en el pasado una variedad propia del leonés, que hoy está en franco desuso.

Estar en Babia.

El dicho en español «estar en Babia» hace alusión a esta comarca. Los reyes de León poseían un palacio en esta zona donde pasaban largas temporadas, sobre todo en la época estival. Sus súbditos justificaban la ausencia de sus monarcas diciendo que estaban en su residencia veraniega. El entorno babiano supuestamente producía un efecto relajante en los reyes que se aislaban allí de sus problemas y preocupaciones, del mismo modo cuando no querían recibir a alguien en audiencia decían que «estaban en Babia».
También cuentan que al acabar el verano los pastores se dirigían en trashumancia con su ganado a Extremadura y cuando estaban por la noche todos frente al fuego, siempre había alguno que sentía nostalgia de la tierra hasta que otro se le acercaba y le decía «¡eh, despierta que estás en Babia!», su mente «estaba en Babia».
Con el paso del tiempo el uso de esta expresión provocó su derivación en un dicho popular muy común que se aplica a la gente que esta ensimismada o despistada.
Hay estudios que señalan que fue Quevedo uno de los primeros en la utilización de la expresión, que equivale a estar descuidado, divertido o con el pensamiento muy distante de lo que se trata, según el Diccionario de la Lengua Castellana de 1822.

Recomendaciones Generales para todas las Rutas.

- Cuando se realiza senderismo en zonas de montaña es preciso tener en cuenta unas recomendaciones básicas que pueden ser muy importantes para la seguridad y bienestar de los visitantes.
- En invierno la nieve alcanza un gran espesor en los tramos más altos, que imposibilita una correcta percepción de las dificultades del terreno. Sea prudente, es preferible no completar la ruta si no dispone del equipo y la experiencia necesarios.
- La naturaleza geológica del terreno provoca la aparición de simas que en ocasiones son muy profundas, no se aproxime al borde de las mismas. Además en alta montaña pueden producirse desprendimientos de roca y avalanchas de nieve. Extreme las precauciones.
- Es aconsejable llevar ropa y calzado apropiados. Los cambios climáticos pueden ser bruscos, incluso en los meses más calurosos pueden alcanzarse temperaturas muy bajas.
Es aconsejable llevar agua. En los recorridos existen abundantes manantiales y fuentes, sin embargo se recomienda no beber agua sin las suficientes garantías sanitarias.
- Por respeto al entorno y a otros posibles visitantes, evite dar voces y llevar aparatos que puedan producir ruidos estridentes.
- Tenga en cuenta que la recogida de residuos resulta muy costosa en  estas zonas. Procure llevar su basura de regreso y depositarla en contenedores.
- Si hace la ruta acompañado de un perro, éste no debe estar suelto ya que podría espantar al ganado.