jueves, 11 de septiembre de 2014

TEJEDA DEL SUEVE (Asturias 24-08-14).

                                 



Historia.

Tras la Neolitización sus restos están marcados por tres estructuras tumulares en La Rasa de las Luces, y la existencia de otra necrópolis en el Libardón. En esta época del bronce hay unas hachas de talón con una o dos anillas encontradas en La Rasa de Luces y en Lastres.
La Edad de Hierro es un enclave importante en la cultura castrense, ya que hay cinco emplazamientos castreños en la zona de Colunga. La Riera de gran importancia por su superficie y por el numero de rampas que conduce a sus terrazas donde estaban las viviendas y los de Castiellu, La Villeda, Obaya y La Isla.
De su época de romanización, hay cantidad de restos, en La Isla se encontraron mosaicos, monedas, lápidas funerarias, etc.
En la historia medieval, no hay ningún documento durante los siglos X y XI que aglutinase una serie de lugares bajo el nombre de Colunga, sí se aplica a una villa. Es en la época del Rey Bermudo III, cuando se tienen noticias de un territorio denominado Colunga, así sus representantes participan en el concilio celebrado en Oviedo en 1.115 pero estaba incluida dentro del territorio de Caravia.
Es en el siglo XIII, cuando el alfoz de Colunga, se dota de una nueva cabecera territorial que será la puebla de Colunga que coincide con la época repobladora de la Monarquía Castellana en Asturias. Este pueblo no conseguirá ser un verdadero centro urbano, puede que en parte debido a la proximidad de las pueblas de Ribadesella y Maliayo, o también debido al empuje de La Isla o al enclave pesquero de Lastres, como centros importantes. Estas tierras pasaron a Enrique de Trastamara futuro Enrique II de Castilla, que se las dejaría a su hijo bastardo el Conde don Alfonso que estuvo en continua rebelión contra la autoridad real. El Conde fue derrotado en el siglo XIV y todas esta tierras vuelven a la Corona.
En el siglo XVI, el puerto de Lastres experimenta un importante crecimiento teniendo tráfico mercantil, actividad pesquera que generaba otras labores a su alrededor o la captura de ballenas. Siendo este puerto el mayor núcleo urbano del concejo.
La Edad Moderna, todavía había dos cotos eclesiásticos, el de Caravia y el de Carrandi y no fue hasta la desamortización de Felipe II, cuando el enclave de Carrandi fue comprado por Gonzalo Ruiz de Junco, que pertenecía a una de las más relevantes familias de la aristocracia local. Es en el siglo XVI, cuando hubo varios cambios: se constituirá el ayuntamiento de Colunga, un temporal destruye las instalaciones portuarias de Lastres que no se restauraría hasta finales del siglo XIX, Esto trajo un progresivo declive del puerto, durante este siglo Quedando Colunga bajo una economía y administración de tipo medieval, con una población modesta.
Es en el siglo XIX, cuando la guerra de la Independencia trajo la invasión de Colunga por dos veces, saqueando la villa y quemando el archivo municipal. Durante este siglo el concejo quedó fuera del proceso de industrialización y su estructura económica estará basada en la agricultura. Su nuevo puerto de Lastres no trajo el trafico mercantil esperado, tal vez por haber otros enclaves portuarios mejor dotados y mejor situados.
En el siglo XX, tuvieron un importante papel las fortunas traídas de América por las y los indianos, materializado en un progreso del sector constructivo. En la Guerra Civil, Colunga quedó dentro del territorio republicano hasta la caída del frente norte. Hoy en día es un concejo prácticamente rural y ganadero, sigue el puerto de Lastres siendo el cuarto en importancia de Asturias. El sector servicios y el turismo se ha convertido en un referente del concejo.

Fecha - 24-08-2014.
Municipio - Colunga, ( Asturias ).
Tipo de Ruta - Lineal, ( ida y vuelta ).
Duración - 5 hr.
Distancia - 10-12 km.
Dificultad - Media.
Recomendaciones - Calzado apropiado para actividades de senderismo - montañismo, ropa de abrigo y de recambio en caso de climatología adversa, ( chubasquero, gorra, agua y comida, crema solar y protector labial, mochila ).

Día de mucho sueño, de nuevo en ruta dirección Asturias, salida a las siete de la mañana como siempre desde Guzmán. Salimos desde Guzmán cinco, Javier, José Luis, Álvaro, María Jesús y Marcial el dueño del vehículo que en está ocasión le toca a el llevarlo.
Cuando llegamos al pueblo ( Loroñe ), lo primero fue tomar un café y con suerte pude comprar pan por que está vez no pude comprarlo en Flecha, una pena. Nos cambiamos y empieza la aventura, primera parada fue para la foto de grupo antes de salir, después de la primera foto paramos en una antigua mina, donde también nos hicimos fotos, una de las fotos es la que tengo en mi perfil de facebook  ( impresionante ), principio de ruta fácil, pero pasando la mina, de ser camino pasa a ser sendero, menos mal que el señor Javier y su GPS, nos tiene bien controlada la ruta y no hay forma de equivocarnos. En principio, ( Que invento lo del GPS. ), llegando a la primera collada hicimos una parada técnica, para tomarnos un pequeño refrigerio y más que nada para reagruparnos antes de seguir ruta. en principio, el desnivel no es muy fuerte, mas adelante nos encontraremos con un desnivel un poco más pronunciado antes de llegar a la Tejeda del Sueve. 
La Tejeda del Sueve  es un bosque unico y milenario donde se conserva el conjunto de Tejos más grande de toda Europa, conviven con espineras, acebos, hayas y otros arbustos autóctonos y que se ha mantenido milenios debido a su situación inaccesible para madereros o para cualquier posibilidad de explotación.
La situación actual del bosque es precaria pues debido a la existencia de herbívoros, principalmente gamos, los nuevos brotes y plantones de árboles jóvenes son destruidos lo que implica la casi inexistencia de  nuevos elementos en el bosque. Está situación tiene como consecuencia el envejecimiento de la masa forestal.
Según un estudio esté bosque es el octavo más importante de España. El bosque está formado por más de 8.000 Tejos y una superficie de 80 hectáreas, en 2008 la Consejería de Medio Ambiente anunció para Otoño la declaración del bosque como espacio protegido.
































 

Ya en la tejeda decidimos no subir al Pico Pienzu,
pues habíamos quedado ( algunos en bajar a la
playa ), las dos cosas no podían ser, más que nada por la hora, pues se nos hacia de noche y no
pisa vamos la arana de la playa. ( seguimos haciendo fotos ), a pesar de la insistencia de darnos prisa por bajar del bosque.  



 



















Por fin en la playa "yo no quería" y
aunque parezca mentira, de los cuatro 
 yo fui el primero en meterme en el agua, y también, fui el primero en salir del agua
 ( estaba el agua muy fría ).
Des pues del baño un buen bocadillo de calamares y ruta de vuelta a casa.