miércoles, 15 de octubre de 2014

10 RAZONES PARA LEERLES UN CUENTO CADA NOCHE.

 Los cuentos ayudan a los niños a resolver sus conflictos y descargar sus angustias. Cada final feliz les da consuelo, esperanza y confianza.
Los cuentos aportan experiencias variadas que aumentan su conocimiento de la realidad y van enriqueciendo su forma de pensar y conformando sus conductas.
Los cuentos de hadas ahuyentas pesadillas y temores nocturnos. El niño adquiere seguridad en sí mismo cuando comprueba que el protagonista ha sido capaz de vencer al lobo o a la bruja.
" Había una vez..." Los cuentos tradicionales tienen una gran fuerza evocadora. Tienen el poder de introducir al niño en un mundo diferente.
Los padres - madres que cuentan cuentos a sus hijos e hijas afianzan los lazos con ellos, el niño o la niña es consciente que sus padres están ahí para dialogar, compartir sus fantasías, aclararles sus dudas, para estar con el o ella.
El cuento estimula el lenguaje del niño o de la niña y lo pone en contacto con la lengua literaria, más cuidada que el lenguaje cotidiano. El cuento aumenta su capacidad de comprensión y expresión.
Los libros con imágenes, viñetas o pictogramas provocan en el niño o la niña el deseo de comenzar a leer.
La narración de los cuentos fomenta su actitud de escucha y su memoria.
Los cuentos populares que tratan temas y costumbres de nuestra sociedad ayudan al niño y a la niña a conocer las tradiciones ancestrales.
10º Al hilo de nuestras narraciones, el niño o la niña pueden inventar sus propias versiones según su fantasía. De esta forma, también fomentamos su creatividad.

Gracias a la narración de los cuentos, el niño o la niña adquiere o afianzan sus capacidades cognitivas. Aunque, sin duda, los mayores logros se alcanzan en el terreno psicoafectivo.