martes, 11 de abril de 2017

Pico Mahón desde Puebla de Lillo.


Fecha - 02/04/2017.
Hora de salida desde León " Trobajo del Camino " - 08:00 hr.
Destino - Puebla de Lillo " Pico Mahón "
Principio y fin de ruta - Puebla de Lillo.
Hora, inicio de Ruta - 10:05 hr.
Tipo de ruta - Circular. " camino, cortafuegos, pedrero, sendero ".
PR - LE - 28 La Cervatina.
Dificultad técnica - Moderado.
Altitud mínima - 1134 m.
Altitud máxima - 1820 m.
Desnivel ascendente - 882 m.
Desnivel descendente - 882 m.
Hora fin de ruta - 19:50 hr.
Tiempo total en ruta - 9 hr. - 41 mtos.
Kilómetros totales en ruta - 17,95 km.

Recorrido.

Puebla de Lillo- arroyo de Patina - fuente del Obispo - arroyo de Ruidosos - tejeda La Cervatina - collado de Ferreras - pico Mahón - valle arroyo Támbado - valle Rebueno - arroyo Rebueno - fuente Fombea - área recreativa de Pegarúas - valle de Celorno - fuente el Cantarín - Puebla de Lillo.

Recomendaciones.

 - Calzado apropiado para actividades de Senderismo - montañismo - ropa de abrigo y de recambio, en caso de climatología adversa - chubasquero - gorra - comida y agua - crema solar y protector labial - linterna " pilas de recambio " móvil " con la batería cargada " - botiquín " manta térmica " -





























































































Puebla de Lillo.

Puebla De Lillo " Pola de Lillo ", municipio, localidad y provincia de León. Tiene un área de 171,40 km2, con una población de 724 habitantes y una densidad de 4,22 hab/km2. Puebla de lillo es una población rica en culturas y con gran cantidad de paisajes. En su término se ubica el Pinar de Puebla de Lillo, con una población de pinos milenarios reconocida a nivel Europeo por la Junta de Castilla y León, la estación Invernal de San Isidro, cotos de caza y de pesca. El término  municipal está incluido en el Parque Regional de Picos de Europa. Tiene ferias de ganado y a finales de septiembre, principios de octubre se hace la tradicional matanza del cerdo con una feria de actividades. Sus fiestas son el día 4, 5 y 6 de agosto por la Virgen de las Nieves, patrona del pueblo. 

Toponimia.

" Puebla ", es un topónimo frecuente en España, suele deber su origen a la fundación o refundacion de una Villa sobre la base de una carta, puebla otorgada por un Monarca, o en ocasiones, por cargo eclesiástico. Este parece ser el origen de la primera parte del topónimo de esta localidad, cuyo emplazamiento actual es consecuencia de la repoblación de Alfonso IX de León, con carta Puebla, hacia el año 1212. La segunda parte de su topónimo " Lillo ", puede derivarse del latín LILIV, que significa lirio.

Símbolos.

La descripción del Escudo Heráldico y Bandera municipales, aprobados por el Ayuntamiento de la población en el año 1999 es la siguiente.

Escudo cortado, encajado de cuatro encajes de plata y sinople, cargado este ultimo de siete flores de lis de plata, puestas en dos fajas de cuatro y tres. Al timbre corona real cerrada.


Bandera rectangular, de proporciones 2: 3, formada por dos franjas verticales encajadas de dos encajes, de color verde con una flor de lis blanca junto al asta y blanca al batiente, en proporción 1/3 y 2/3.

Geografía Física.

El municipio de Puebla de Lillo, se encuentra en el Valle del Porma, ubicado en la Montaña Central, al norte de la provincia de León. El territorio abarcado por el municipio esta representado en la hojas MTN50 " escala 1:50.000 " 79 del mapa Topográfico Nacional. El Susarón es su Pico mas importante, con una altitud de 1878 m.. Al sur del municipio se encuentra el embalse del Porma.

Hidrográfica.

Por Puebla de Lillo, pasan los ríos Silván y su afluente el rio Celorno. El rio Silván nace en el Valla de Isoba. El río Celorno nace en el Valle de Respina. Por Cofiñal " Puebla de Lillo ", pasa el río Porma al que más adelante el río Silván le proporciona una gran cantidad de agua. En cuanto a los lagos, se pueden citar el Lago de Isoba, el lago Ausente y la laguna Lagüezo.

Clima.

El clima de Puebla de Lillo, se caracteriza por inviernos fríos y frecuentes heladas, y veranos templados y secos. La oscilación térmica anual ronda los 15 ºC. Las precipitaciones se reparten de forma irregular a lo largo del año, con escasez de las mismas en verano, concentrándose al final del otoño, en los meses invernales y al principio de la primavera.

Naturaleza.

Fauna, como animales silvestres destacan el rebeco, el ciervo, el corzo, el jabalí, el lobo, el oso pardo, el urogallo, el águila ratonera, la víbora, la trucha, el barbo, la carpa, el escallo, las abejas, el gorrión, la golondrina, la cigüeña, el corzo, el quebrantahuesos y el buitre.
Flora, destacan los bosques de escobas, hayas, robles, abedules y pinos, además de tejos y acebos. El Pinar de Lillo, situado en las estribaciones de la Sierra de Mampodre, es uno los más importantes a nivel nacional por sus pinos milenarios. Este pinar, que Madoz denomino como " Villaoscura ", ocupa 300 Ha, dentro del Parque Regional de Picos de Europa, entre los 1200 y 1700 m. de altitud. El Pinar de Lillo se describe en el P.O.R.N. como un pinar autóctono de pino albar, el mas Occidental de la Península Ibérica con estas características, un residuo de las antiguas masas que como han indicado diversos estudios Patológicos, poblaron la Cordillera Cantabrica antiguamente y que dieron lugar a los actuales bosques. La madera utilizada en el Siglo XIX, para restaurar la cubierta de la Catedral de León provino de este pinar.

Historia.

Antigüedad. Esta comarca estuvo habitada desde la Edad de los Metales " hachas de bronce en Redipollos, castros en Puebla de Lillo, lapidas vadinienses en Armada y Utrero ". En la antiguedad los astures y los cantabros Vadinienses, eran los pobladores de esta zona. El historiador Joaquín González Echegaray, sitúa en Cofiñal el confín de la antigua Cantabria. Los castros donde vivían no estaban en los Valles sino en los altos de las montañas, aunque sin limites precisos el rió Porma podría serlo de los cántabros y astures. Las relaciones entre ambos pueblos fueron en general pacificas. Los vacceos, habitantes de la actual Castilla, sufrían sus frecuentes saqueos de trigo, pese a sus malas relaciones en el año 29 antes de cristo, cántabros y astures ayudaron a los vacceos en la sublevación contra los romanos. Ambos pueblos son conocidos por su extremo valor, ellos fueron los últimos pueblos hispanos sometidos por el Imperio Romano. Los minerales de esta zona eran de gran interes, hay indicios de la presencia de los romanos explotando las minas en el Valle de Riosol. Cerca de Isoba, a mediados del siglo XIX, se descubrió una lapida con caracteres romanos en la que se alude al enterramiento de un militar de la familia de los Flavios. 
Vías romanas en esta zona. Puerto de San Isidro. Seguiría el Valle del Porma desde Boñar, pasando por Puebla de Lillo y Cofiñal, hasta coronar el Puerto de San Isidro. Descendería desde aquí, siguiendo el cauce del rió San Isidro y el aller. Puerto de Tarna, desde Riaño a Liegos, Lario y La Uña, llegando a la ascensión final del Puerto de Tarna. De factura romana era el antiguo Puente de Torneros. Puerto de Ventaniella, desde Puente Torneros seguiría el curso del rió Esla por Liegos, Acebedo y La Uña, para entrar en Asturias por este Puerto hacia San Juan de Beleño, en el Valle de Ponga. Puerto de Vegarada, desde la Vecilla, pasando despues por Valdepiélago, Montuerto , Valdelugueros y Redipuertas, hasta este Puerto. Desde allí pasaría al Valle del rió Aller, uniendose en Collanzo, en las cercanías de Conforcos, a la vía de San Isidro.

Edad Media.

A principios del siglo VIII, muchos hispanos - visigodos se refugiaron en nuestros montes huyendo de los musulmanes. Las primeras incursiones árabes en el norte fueron las de Muza entre el año 712 y 714, entró en Asturias por el puerto de Tarna, remontó el río Nalon llegando hasta Gigia " Gijón ". En la Edad Media, en tiempo de los Reyes Alfonso III y Ordoño II, se repueblan las tierras leonesas, y en particular las de las montañas, con mozárabes venidos de las tierras del sur, en las montañas de esta región se fundan diversos conventos, la mayoría dependerán del Monasterio de San Benito de Sahagún,surgen en torno a ellos poblaciones, posiblemente en la zona de Fontasquesa y Redipollos. También en el Valle de Pardomino, donde se tiene constancia de al menos cinco Conventos aunque no todos dependientes del Monasterio Benedictino de Sahagún con los conventos de esas montañas. En Mampodre existió un Convento - sanatorio. En el año 923, el Rey Ordoño II, dona al poderoso Monasterio de los Benedictinos de Sahagún el Puerto de Tronisco. Y en el año 930 Ramiro II dona a los mismos Benedictinos el Puerto de Pinzón. Cuando Ordoño II, establece la Capital del Reino en León esta zona adquiere especial importancia por la comunicación con Asturias a través de los Puertos de San Isidro, Tarna y Ventaniella " Ribadesella, Colunga, Lastres - Sal y salazones ". El emplazamiento actual es consecuencia de la repoblación de Alfonso IX, con carta Puebla, hacia el año 1212, aunque hay constancia de una población anterior que comerciaba con el Monasterio de Sahagún y defendía sus derechos ante el Rey Fernando II. A diferencia del Cofiñal y Redipollos que dependieron del Monasterio de San Benito de Sahagún y del de Eslonza respectivamente, Lillo fue Señorío de Fernández Vigil de Aller de Alfonso Enrique de Castilla, Conde de Noreña y Gijón primogénito, aunque natural del Rey de Castilla Enrique II de Trastámara, despues de los Fernández de Quiñones, siendo concedido el 22 de febrero de 1462 por Enrique IV de Castilla y León el título de Conde de Luna a Diego Fernández de Quiñones II " el de la buena fortuna ", hijo de Pedro Suárez de Quiñones, quinto Señor de Luna, Señor de la Puebla de Lillo. Los Condes de Luna mandaron construir una torre de vigilancia cerca del río Silván, el actual Torreón de Puebla de Lillo.
Redipollos en la segunda mitad del siglo XIII, formaba parte del Señorío de Peñamián, del Obispado de León, también perteneció a este Señorío Pallide hasta el siglo XVII, en que se separó para formar la jurisdicción de Redipolllos. En la zona del Castillo " Castilnovo, Castronuevo ", de Redipollos, existió una fortaleza de vigilancia de entrada a la zona y de cobro del portazgo. En Lillo y cerca de San Isidro, hubo un Hospital de Peregrinos. El Rey Juan I de Castilla y León, concede a este municipio el siguiente privilegio en el año 1379.

Nos el Rey, por facer bien y merced al Concejo e hombres buenos de la Puebla de Lillo, vasallos del Conde Don Alfonso, nuestro hermano, e porque nos lo pidió por merced el dicho Conde, tenemos por bien y es la nuestra merced que anden salvos e seguros por todas las partes de los nuestros reinos con sus haberes e mercadurías, no sacando cosas vedadas de nuestros reinos, e por les hacer más bien e más merced, tenemos por bien que non paguen portazgo nin peaje, nin pasaje, nin barcaje, nin ronda, nin castelería, nin asadura, nin maquillas, nin cuchares, nin otro tributo alguno por algunas de las cosas que trujeren e llevaren e pasaren nin prendan nin, envarguen, nin consientan tomar nin prendar nin envargar ninguna nin alguna cosa de lo suyo por alguna de las causas sobredichas nin por alguna dellas, que nuestra merced e voluntad es que non las paguen agora ni de aquí adelante, y sean quitos y exentos dello.

Este privilegio está confirmado por los reyes sucesivos, Enrique III, Juan II, Reyes Católicos, Felipe II y Felipe III. Parece, por tanto, que gran parte de los vecinos de Puebla de Lillo y en Boñar existían, alfolíes " depósitos " para la sal que trasladaban desde Asturias.

Edad Moderna y Edad Contemporánea.

El proceso de emancipación de Cofiñal se inicio con Felipe II, amparándose el pueblo en el Breve del Papa Gregorio XIII de 1574, el 15 de julio de 1582 ante el delegado del rey representantes del Concejo acuden para comprar los derechos jurisdiccionales del Monasterio de Sahagún. Hay posteriormente diversos pleitos con ese Monasterio. El 19 de abril de 1730, con Felipe V, se dio por libre el Concejo, Justicia y Regimiento de la Villa de Cofiñal. El 10 de enero de 1583 hay una carta de confirmación del privilegio de Don Felipe II en la que se habla de la compra de su jurisdicción de Redipollos, mientras que San Cibrián compró la suya con el dinero del arriendo del puerto de Murias en la primera mitad del siglo XVII.
En el Catastro del Marqués de la Ensenada, Cofiñal figura como Villa libre, " El Señorío y jurisdicción de esta Villa pertenece al Común della en fuerza de Venta Real " mientras que Lillo aparece como de " Señorío propio del Estado de Luna ".
Isoba en el siglo XVIII pertenecía a la Duquesa de Medina Sidonia.
A lo largo de la primera mitad del siglo XIX, se produjo la paulatina abolición de los señoríos jurisdiccionales, desde que se aprobó en las Cortes de Cádiz, hasta su definitiva puesta en vigor el 26 de agosto de 1837. Otro proceso notable fue la desamortización de Madoz. Derivada de ella, en 1870 se casó a pública subasta en las Casas Consistoriales de Madrid la finca nº 1826 del inventario, un monte llamado el Pinar, que en término de Lillo perteneció a sus propios, de 625 fanegas " 140556 áreas
y 25 centiáreas " tiene 37.500 pies de Pino y Haya. Ha sido tasado en 194.500 reales con inclusión del valor de la madera ". Se remató la subasta el 10 - 04 - 1870 y no hubo postor. Igualmente, en 1871 el vecino de Cofiñal José Fernández García Menor compró al Estado unas fincas, posiblemente afectadas por este proceso un puerto llamado Nadaderos de 49 Ha. y 56 a. situado entre Tronisco, divisoria con Maraña, Fontasquesa, límite con Redipollos y El Faedín, y una pradera en la Cuesta de Cofiñal de 19 Ha. y 6 a.. El 4 de marzo de 1883 cedió 61 Ha. y 14 a. mediante venta a vecinos del pueblo con distintas participaciones, por un importe de 1.437 pesetas " con la precisa condición que las fincas cedidas se han de poseer pro-indiviso entre los diferentes participes en el dominio, por manera que no se hayan de segregar para su aprovechamiento.

Guerra de la Independencia.

Luis de Sosa dice en su correspondencia de Guerra que tenía el cuartel General en la montaña leonesa y relata cómo huyó desde Puebla de Lillo, atravesando parte de la Provincia de Palencia, hasta la de Zamora, esquivando así el territorio ocupado por los ejércitos franceses.

Primera Guerra Carlista.

Pio Baroja realizó la Ruta - expedición del General Carlista Don Miguel Gómez y Damas, narra así su paso por esta zona " Vamos a pasar por cerca del Pueblo de Tarna, marchando hacia Cofiñal. Las peñas del Mampodre están llenas de grandes manchones de nieve. Comienza a dominar la niebla y el cielo esta encapotado. Las perspectivas del paisaje son tristes y melancólicas. De Cofiñal pasamos a Isoba. Se ve el Puerto de Tarna cerca, con una casa a lo lejos, y al aproximarnos notamos que esta deshabitada. Después seguimos a Cabañaquinta, que ya pertenece a Asturias, y comenzamos a bajar una cuesta larga y accidentada del Puerto de San Isidro, por una carretera nueva todavía mal arreglada, llena de agujeros y de grandes pedruscos.
Ya al llegar a la parte baja, en tierra de Asturias, vamos con rapidez, y a poca distancia de Oviedo el auto, cansado de tantos vaivenes y traqueteo, se para.

Guerra Civil.

Respecto a la Guerra Civil Española, en la zona Francisco Fernández García, hace un recorrido minucioso por los avatares del conflicto en estos valles. La liquidación del Frente Norte supuso para el bando franquista la conquista de la industria necesaria para equilibras su  economía. Para la conquista de Asturias resulto clave el control de las cuentas mineras a través de los Puertos de San Isidro y Tarna, el primero fue tomado el 1 de octubre de 1937, y el segundo el día 17 iniciándose su conquista por las tropas franquistas que culmina el 21 de octubre con la toma de Gijón.
En los primeros días de octubre de 1937. Francisco Franco visita Tarna, Lillo y el Pontón para felicitar a sus tropas. Esta a punto de lograr su objetivo. Algunos combatientes de este Frente Norte, que no fueron capturados, al no poder regresar a casa ni incorporarse al ejercito republicano, huyeron al monte donde llevaron a cabo la resistencia antifranquista hasta el año 1948. De este episodio se conservan varios nidos de ametralladoras en los cuales, como curiosidad, aparecen grabados realizados por los milicianos con estas leyendas. A los pocos días de iniciada la guerra, las tropas sublevadas establecen su cuartel en Lillo y Maraña. Isoba y Cofiñal, están en poder de los republicanos, vuelan el puente sobre el rió Porma, hay diversos enfrentamientos. El 25 de abril de 1937, el ejercito franquista ordena la evacuación de los vecinos de Cofiñal refugiándose en casas de familiares y amigos, la gente de Lillo salió a recibirlos a la carretera y ofreció su hogar a quienes no tenían donde ir.

Trashumancia.

Sobre el fenómeno trashumante en la zona cabe destacar que durante toda la Edad Media, las praderías y pastizales extensos de esta zona fueron de vital importancia para los ganados de los monjes benedictinos de Sahagún y de los Señores de Lillo. La ampliación de la cabaña monástica, en especial lanar, en la segunda mitad del siglo X, lleva a la trashumancia del ganado a pastos de la meseta donde pasa el invierno. Cuando la propiedad de estos pastos de montaña pasa a los pueblos, se arriendan a ganaderos de fuera. El desarrollo de la trashumancia va ligado a la Reconquista, a la conquista de amplias zonas al sur del Tajo, y Guadiana. En 1142 Alfonso VII, conquista Coria y lleva a cabo asentamientos de Leoneses en el valle de río Alagón. Conquistada Extremadura la ganadería trashumante se desarrolla de manera importante durante el siglo XIII, en el siglo XIV, la selección de la oveja merina lleva al desarrollo extraordinario de esta raza en éste y siglos posteriores.
En el Catastro del Marqués de la Ensenada, y en el Diccionario de Madoz, se habla de los puertos de estos pueblos, de su arrendamiento y de sus emolumentos. Los rebaños de ovejas merinas pasan el verano en estas montañas desde finales de junio, y a finales de octubre van a las dehesas del suroeste de España. Así se hizo durante todo el siglo XX, desde las dehesas de Cáceres, zona de Coria, próximo el verano inician la ruta a estas montañas del norte, normalmente a través de la Cañada Soriana Occidental, Cañada de la Vizcaína, Cordel Benavente - León, Cañada de Boñar, Vereda al Puerto San Isidro. Al principio de la Guerra Civil, tres rebaños fueron requisados por los republicanos en el Puerto de San Isidro y fue incendiada la ropería de Isoba. A partir de los años sesenta los rebaños son traídos en tren hasta El Burgo Ranero, primero y después de 1985, hasta Villamanín, siendo el retorno a éste a veces complicado por la presencia ya de la nieve en los caminos por Tolibia y Valdeteja, algunos rebaños llegaban en camiones. En esos años hay constancia de rebaños de merinas, de quinientas a setecientas, al menos en la Peña A, Ausente B, Vega Fonda - Lago Isoba C, de Isoba, Fontasquesa D, Nadaderos E, Tronisco F, eL Borugo G, de Cofiñal, además al principio del Valle Pinzón estaba el corral de las ovejas churras del pueblo y el chozo para los pastores de la vecera, Requejín - Respina H, Valporquero I, Campo Muelle J, Rebollares K, Susarón L, de Lillo, La Cabrera M, La Cervencia N, El Bustil O, de Redipollos, Collado Ferrosa P, Murias Q, de San Cibrián. El de Fontasquesa se mantuvo hasta principios del 2000, y el del Lago de Isoba, con caseta de Ladrillos y hormigón ya, hasta el 2012. Hoy se puede contemplar un chozo para los pastores de la vecera de las ovejas churras de Cofiñal, rehabilitado, al principio del Valle Pinzón y su corral de piedra. Merinas - San Tirso. La trashumancia es hoy una practica perdida pero guardada en la memoria de los mayores que habitan estos pueblos de la Montaña Oriental Leonesa, sus pastores, hombres, mujeres y niños " no fueron ni aquellos desharrapados, gentes de mal vivir y de paso, como los vieron algunos, ni los pastores bucólicos que quisieron pintar otros, sino hombres de carne y hueso, sin gran fortuna ni posibilidad de hacerla, que, para alimentar a los suyos o para sobrevivir ellos mismos, se echaron a los caminos detrás de las ovejas de algún conde o potentado, escribiendo a su paso la epopeya de la España pobre y de la soledad”. (Julio Llamazares. La trashumancia. Prólogo.).
En Lillo el último sábado de agosto, en Cofiñal el día del Patrón y en Redipollos por San Bartotomé se celebran las fiestas de "la machorra"; antiguamente se guisaban las merinas entregadas por los pastores trashumantes y ahora las juntas vecinales compran los corderos.

Leyendas.

Polma y Curienno: Basada en El león de España, 1586, de Pedro de la Vezilla Castellanos. Polma, doncella astur, y Curienno, joven celta, se amaban; el cónsul romano Canioseco se enamora de ella y se casa con ella; Curienno la libera la noche de la boda y huyen a las altas montañas de Cofiñal; perseguidos por los romanos, cuando iban a ser atrapados, da muerte a su amada evitando así su captura y huye siendo asesinado en las montañas del otro valle, Vegarada. Las jadas convierten sus charcos de sangre en fuentes del río Porma y Curueño que terminan abrazándose en Ambasaguas.
Mampodre (man podare en latín, 'manos cortadas'): Los romanos para someter a los cántabros y astures les cortaban las manos para que no pudiesen empuñar más las armas contra ellos.
Lago de Isoba: Unos peregrinos a Santiago llegan a Isoba; buscan posada para la noche pero nadie los atiende sólo el cura y la que todos conocían por «la pecadora»; ésta para cenar les da la única vaca que tiene y cuando se van sus huesos esparcidos por el corral se convierten en vacas siendo así premiada. Los vecinos se meten con ella, le roban las vacas; enterados los peregrinos, uno de ellos mirando al pueblo dice «¡Húndase Isoba, menos la casa del cura y la de la pecadora!». Las aguas inundan el pequeño valle donde estaba el pueblo surgiendo así el lago.
La Celadilla: En el siglo VIII el árabe Tejón conquistó con sus tropas esta zona y construyó el castillo Castil-Tejón. Los habitantes se sublevaron a veces siendo derrotadas siempre, por lo que cambian de actitud con él esperando astutamente el momento oportuno; pagan sus impuestos, le agasajan, se ganan su confianza; sale de su castillo, se relaciona con la gente, rebaja su escolta al adquirir confianza y sentirse tranquilo. Un día acepta la invitación de una boda y va sólo  con su escudero; un grupo de montañeses está esperándole agazapados en un recodo del camino; el rebote de una piedra le pone en alerta y dice: «cela mi caballo que hay traición». No pudo decir más pues una piedra le rompió la cabeza. Por la celada que al moro le tendieron ese lugar paso a llamarse La Celadilla.

Minería De carbón.

A 1 km al Sur de Camposolillo, en el paraje conocido como Valdelayosa, hubo una pequeña mina de carbón abierta en los años veinte del siglo pasado por una empresa familiar vasca. El 2 de septiembre de 1948 hubo un trágico accidente, explosión de grisú, en el que murieron 11 mineros; la mina fue cerrada. Años después es reabierta por otra empresa vasca; profundiza el pozo de 60 a 100 metros pero dado el escaso rendimiento, apenas 3400 toneladas anuales, es cerrada definitivamente.

De Talco.

El año 1925 se constituye la empresa Sociedad Española de Talco con capital íntegramente local, comenzando a explotar la mina de interior San Andrés, que se convirtió en la principal actividad económica de la zona con el paso de los años. En 1992 desembarca en la compañía la multinacional francesa Luzenac, después Rio Tinto Minerals, anunciando el cierre de la mina de interior y el mantenimiento de la explotación a cielo abierto, Respina, cuya explotación se inició en 1975. El proceso afectó entonces a 17 trabajadores.
De la explotación de interior se extraían entonces 9.000 toneladas de talco al año, frente a las 30.000 toneladas que ya daba por entonces la mina a cielo abierto.
Frente a los 17 trabajadores de interior, el trabajo en el exterior se realizaba a comienzos de los 90 con un vigilante y un barrenista, y cuatro empleados eventuales.

El cierre de 2011.

Después de casi un siglo de explotación, las minas de talco, sólo quedaba en activo la explotación a cielo abierto, abandonaron definitivamente la actividad; cerró también la planta de procesado de Boñar. El agotamiento de las reservas de mineral fue la causa que provocó el cierre de la mina, según la multinacional Rio Tinto Minerals, su propietaria. Con una producción anual de 50.000 toneladas,41 eran los trabajadores de esta empresa en Lillo y Boñar.

En el Pinar de Liilo.

En 1970 Félix Población y Manuel Ruiz intentan extraer talco en una zona del Pinar. Se trabajó durante unos meses en el punto N 43º 03.737' W005º 15.340' elevación 1378m. pero no se encontró una veta que fuera rentable.

Patrimonio histórico-artístico

En Lillo, además de la iglesia parroquial, hubo siete ermitas: La de San Roque cerca de la iglesia del pueblo, la de San Tirso cerca del puente antiguo del mismo nombre, la románica del hospital de peregrinos de San Isidro, la de San Pelayo en el caserío camino de Asturias, la de Santiago Apóstol en Illarga, y las que se conservan de Pegarúas y Las Nieves.
Torreón del siglo XIV: Manuel Gómez-Moreno lo describe como «torre cilíndrica, de 8 metros de diámetro interior, y muro de 1,90 de grueso, hecho de mampostería, que tuvo tres pisos y remata en andén con almenas. Su puerta es un arco semicircular. Protegíala un muro, redondo también, alrededor». 
La población del lugar fue aumentando al tener una torre de vigilancia y protección. El Torreón de Puebla de Lillo ha sido muchas cosas en su vida: Torre de vigilancia, cárcel, ayuntamiento y, después de un incendio, Casa del Parque del Valle.
Iglesia parroquial: Consagrada a San Vicente. Del siglo XVI. Jesús Fuentes la describe así:
Reúne en ella las columnas toscanas renacentistas y la bóveda de nervios hispano flamenca. La cabecera, de amplias proporciones, es de cañón apuntado, dividida en dos tramos por un arco apuntado que apoya en pilastras del siglo XVIII; la cubierta es muy deforme y debió de sufrir transformaciones posteriores. La nave se divide en cuatro tramos cubiertos por bóvedas de cañón separados por arcos de medio punto que apoyan en pilastras toscanas renacentistas. En el segundo tramo de la nave, a la izquierda, se halla una pequeña capilla nobiliaria de planta cuadrada, con escudos en la parte alta; el arco que se abre a la nave es de medio punto y apoya sobre pilastras con capitel moldurado; la capilla en cuestión se cubre con bóveda de crucería hispano flamenca de ocho nervios cruzados en el centro en una clave. La portada Sur, de medio punto, con pilastras ajeadas a media altura, que forman un alfiz a la portada, es típica del XVI.
Ermita de las Nieves: Es del siglo XVIII, de tres tramos separados por arcos de medio punto que apoyan en pilastras; la entrada es un arco de medio punto entre pilastras que continúan en la espadaña; retablo churrigueresco.
Recreación copa concejil de Puebla de Lillo
Recientemente se ha recreado una copa concejil como las utilizadas antaño en los concejos leoneses.

Recomendaciones Generales para todas las Rutas.

- Cuando se realiza senderismo en zonas de montaña es preciso tener en cuenta unas recomendaciones básicas que pueden ser muy importantes para la seguridad y bienestar de los visitantes.
- En invierno la nieve alcanza un gran espesor en los tramos más altos, que imposibilita una correcta percepción de las dificultades del terreno. Sea prudente, es preferible no completar la ruta si no dispone del equipo y la experiencia necesarios.
- La naturaleza geológica del terreno provoca la aparición de simas que en ocasiones son muy profundas, no se aproxime al borde de las mismas. Además en alta montaña pueden producirse desprendimientos de roca y avalanchas de nieve. Extreme las precauciones.
- Es aconsejable llevar ropa y calzado apropiados. Los cambios climáticos pueden ser bruscos, incluso en los meses más calurosos pueden alcanzarse temperaturas muy bajas.
Es aconsejable llevar agua. En los recorridos existen abundantes manantiales y fuentes, sin embargo se recomienda no beber agua sin las suficientes garantías sanitarias.
- Por respeto al entorno y a otros posibles visitantes, evite dar voces y llevar aparatos que puedan producir ruidos estridentes.
- Tenga en cuenta que la recogida de residuos resulta muy costosa en  estas zonas. Procure llevar su basura de regreso y depositarla en contenedores.
- Si hace la ruta acompañado de un perro, éste no debe estar suelto ya que podría espantar al ganado.