jueves, 30 de marzo de 2017

Concilio de Troyes

Concilio de Troyes.

El Concilio de Troyes, Concilio de la Iglesia Católica, que se convocó en la ciudad Francesa de Troye, el 13 de enero de 1129, con el principal objeto de reconocer oficialmente a la Orden del Temple. En otoño de 1127, Hugo de Payens " 1070 -1136 ", buscaba el reconocimiento de la Orden que había fundado, que atravesaba una crisis de crecimiento, deseando favorecer su extensión en el Occidente Cristiano.
Partió hacia Roma con cinco compañeros, entre ellos Godofredo de Saint - Omer, a fin de solicitar del Papa Honorio II, el reconocimiento oficial. El Papa acepta convocar un Concilio en Troyes para debatir el asunto.



En el Concilio estuvieron presentes, el Cardenal Mateo de Albano " representante del Papa ", los Arzobispos de Reims y de Sens, otros diez Obispos, ocho Abades Cistercienses de las Abadías de Vézelay, Cíteaux, Clairvaux " San Bernardo de Claraval ", Pontigny, Troisfontaines y Molesmes, y algunos personajes laicos entre los que destacan Teobaldo II de Champaña, André de Baudemont, el Senescal de Champaña, el Conde de Nevers y unos cuantos Clérigos Cistercienses que impulsaron las ideas reformistas y sin su presencia, que fue altamente positiva, igual no se hubiera podido aprobar su Regla de vida.
Hugo de Payens, relato en este Concilio los humildes comienzos de su obra, que en ese momento sólo contaba con nueve Caballeros, y puso de manifiesto la urgente necesidad de crear una Milicia capaz de proteger a los Cruzados, y sobre todo, a los peregrinos a Tierra Santa, solicito que el Concilio deliberara sobre la constitución que habría que dar a dicha Orden.



Se encargó a San Bernardo, abad de Claraval, y a un clérigo llamado Jean Michel, la redacción de una regla durante la sesión, que fue leída y aprobada por los miembros del Concilio. La regla del Temple, es una regla Cisterciense, que contiene grandes analogías con la regla de Cíteaux, no podía ser de otra forma, ya que su inspirador había sido San Bernardo.
La Orden del Temple, fue creada y dotada de la regla del Monje Soldado, sencillez, pobreza, castidad y oración. La Orden tuvo varios nombres, la Milicia de los Pobres Caballeros de Cristo, Los Caballeros de la Ciudad Santa, los Caballeros del Templo de Salomón de Jerusalén, la Santa Milicia jerosolimitana del Templo de Salomón. Con el tiempo el nombre más común fue el de Templarios. La prenda oficial fue el manto blanco a la que alrededor del año 1147, el Papa Eugenio III, agrego una Cruz de Malta.







miércoles, 29 de marzo de 2017

Jacques Bernard de Molay




Jacques Bernard de Molay " Borgoña c. 1240 - 1244 - 18 de marzo de 1314 ", fue Noble Francés y el último Gran Maestre de la Orden del Temple, que fue una Orden Militar fundada por Hugo de Payens y por otros Caballeros que participaron en la Primera Cruzada, cuyo propósito era proteger a los Peregrinos Cristianos en Tierra Santa.
Además, algunos eruditos en temas nobiliarios incluyen a Jacques Bernard de Molay, en la genealogía de Lonvy, al ser Molay una población del Señorío de Rhon, propiedad del padre de Jacques de Molay. Jacques Bernard de Molay, nació en Borgoña entre los años 1245 - 1250, hijo de Juan, Señor de Lonvy, heredero de Mathe y Señor de Rahin, gran población cerca de Dôle, de la cual dependían muchas otras, pero principalmente Molay, y esta a su vez era una parroquia de la Diócesis de Besançon, en el Deanato de Nenblans.
En 1265, en la ciudad de Beaune " Francia ", se unió a la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo " más tarde llamados Caballeros Templarios u Orden del Temple ", recibiéndole el Fraile Imbert de Perand, visitador de Francia y del Portu, en la Capilla del Temple de la residencia de Beaune.
En 1293, figura con el Título de Gran Maestre tras la muerte de Thibaud Gaudin, el 16 de abril de 1292. Así se convirtió Jacques Bernard de Molay en el vigecimotercer y último Gran Maestre de la Orden del Temple.


Organizó entre 1293 y 1305múltiples expediciones contra los musulmanes y logró entrar en Jerusalén en 1298, derrotando al Sultán de Egipto, Malej Nacer, en 1299, cerca de la ciudad de Emesa. En el año 1300 organizó una incursión contra Alejandría y estuvo a punto de recuperar la ciudad de Tartus, en la costa Siria, pero fue derrotado.
En el año 1307, el Papa Clemente V, Beltrán de Goth y el Rey de Francia, Felipe IV, ordenaron la detención de Jacques Bernard de Molay y la Santa Cruz, fueron condenados de Simoníaherejía e idolatría hacía Baphomet y Lucifer.


Jacques Bernard de Molay, declaró y reconoció, bajo tortura, los cargos que le habían sido impuestos, aunque con posterioridad se retractó, y por ello en el año 1314, fue quemado vivo en la hoguera frente a la Catedral de Notre Dame, donde nuevamente volvió a retractarse, en forma pública, de cuantas acusaciones se había visto obligado a admitir, proclamando la inocencia de la Orden, y según la Leyenda, maldiciendo a los culpables de la conspiración.

Dios sabe quién se equivoca y ha pecado y la desgracia se abatirá pronto sobre aquellos que nos han condenado sin razón. Dios vengará nuestra muerte. Señor, sabed que, en verdad, todos aquellos que no son contrarios, por nosotros van a sufrir Clemente, y tú también Felipe, traidores a la palabra dada, ¡ os emplazo a los dos ante el Tribunal de Dios !... A ti, Clemente, antes de cuarenta días, y a ti Felipe, dentro de este año...


En el plazo de un año, dicha maldición supuso se que comenzaba a cumplirse, con la muerte del Papa Clemente V, que falleció el 20 de abril de 1314, la de Felipe IV, que murió a causa de un accidente cerebro vascular durante una partida de caza el 29 de noviembre de 1314, y finalmente la de Guillermo de Nogaret, que murió envenenado ese mismo año.



martes, 28 de marzo de 2017

Hugo de Payens.



Hugo de Payens.

Hugo de Payens, fue el primer maestre y fundador de la Orden del Temple y uno de los primeros nueve Caballeros. Nació hacia el año 1070, en el Castillo de Payens, cerca de Troyes, Francia, y murió en Palestina en el año 1136. Hijo de Gautier de Montigny y nieto de Hugo I, Señor de Payens, su infancia y su juventud se ven influidas por el ambiente de reforma religiosa que se desarrolla en la Champaña y que dará figuras de la talla de San Roberto de Molesmes, fundador de la abadías de Molemes y Cíteaux, o la de San Bernardo de Claraval, impulsor de la reforma del cister y mentor eclesiastico de la misma Orden del Temple. De la ferviente pasión religiosa de Hugo II de Payens, se muestra su breve paso como monje por la abadía de Molesmes, tras la muerte de su primera esposa Emelina de Touillon, con la que se había desposado hacia el año 1090. Fruto de este matrimonio nació su hija Odelina, futura Señora de Ervy.
Vasallo fiel del Conde Hugo de Champaña, Hugo II de Payens, abandona los habitos y a partir del año 1100, se integra plenamente como uno de los principales miembros de la Corte Champañesa, uniendo en su persona el Señorío de Montigny y el de Payens.
Es muy probable que Hugo IIde Payens. realizará su primer viaje a Tierra Santa, juno al Conde de Champaña en 1104 - 1107. Tras regresar de éste, y para ayudar a consolidar las pretensiones políticas de su Señor, se casó en segundas nupcias con Isabel de Chappes " entre 1107 y 1111 ", perteneciente a una de las familias más importantes del Sur de la Champaña. Del matrimonio nacieron cuatro hijos - Teobaldo, futuro Abad de Santa Colombe de Sens - Guido Bordel de Payens, heredero del Señorío - Guibuin, Vizconde de Payens, y Herberto, llamado el ermitaño. Sin embargo, en el año 1119, la pasión religiosa que sentía Hugo IIde Payens, le llevó a tomar votos de castidad, y a partir nuevamente a Tierra Santa, donde creó, un año más tarde, la que llegaría a ser la Orden Militar más importante de la Cristiandad, La Orden del Temple.
Se afirma que los otros Caballeros eran Godofredo de Saint - Omer, Payens de Montdidier, Archambaudo de Saint Agnan, Andrés de Montbard, Godofredo Bison, y otros dos de los que sólo se conoce su nombre, Rolando y Gondamero. Se desconoce el nombre del noveno Caballero, aunque hay quien piensa que pudo ser Hugo, Conde de Champagne.
En el año 1127, Hugo II de Payens, regresa a Europa acompañado por Godofredo de Saint - Omer, Payens de Montdidier, y los dos hermanos, de nombre Raul y Juan, con el fin de recaudar nuevos miembros para la Orden, tomar posesión de las numerosas donaciones que habían sido otorgadas y para organizar las primeras encomiendas de la Orden en Occidente. Así pues, Hugo inicia un periplo que le lleva por Roma, a fin de solicitar del Papa Honorio II, un reconocimiento oficial de la Orden y la convocatoria de un concilio que debatiera el asunto - la Champaña " otoño de 1127 ", Anjou y Poitou " abril y mayo de 1128 ", Normandia, Inglaterra y Escocia " verano de 1128 " y Flandes " otoño de 1128 ".
Hugo y sus compañeros regresan en enero de 1129 a la Champaña para tomar parte en el Concilio de Troyes, un Concilio de la Iglesia Católica, que se convocó en la ciudad Francesa de Troyes, el 13 de enero de 1129, con el principal objeto de reconocer oficialmente a la Orden del Temple. En dicho Concilio estuvieron presentes, el Cardenal Mateo de Albano, el Arzobispo de Reims y el de Sens, diez obispos, ocho abades Cistercienses de las abadías de Vézelay, Cíteaux, Clairvaux, Pontigny, Troisfontaines y Molesmes, y algunos laicos entre los que destacan Teobaldo II de Champaña, el Conde de Champaña, André de Baudemont, el Senescal de Champaña, el Conde de Nevers y un cruzado de la campaña de 1095.
Hugo de Payens, relató en este Concilio los humildes comienzos de su obra, que en ese momento sólo contaba con nueve Caballeros, y puso de manifiesto la urgente necesidad de crear una milicia capaz de proteger a los Cruzados, y sobre todo, a los preregrinos a Tierra Santa, y solicitó que el Concilio deliberara sobre la constitución que habría que dar a dicha Orden.
Se encargó a San Bernardo, abad de Claraval, y a un clérigo llamado Jean Michel, la redacción de una regla durante la sesión, que fue leída y aprobada por los miembros del Concilio.
Tras el Concilio de Troyes, Hugo II de Payens, nombró a Payens de Montdidier Maestre Provincial de las encomiendas sitas en territorio francés y en flandes, y a Hugo de Rigaud Maestre Provincial para los territorios del Languedoc, la Provenza y los reinos cristianos hispánicos y tras ello, regresó a Jerusalén dirigiendo la Orden que el mismo había creado durante casi veinte años hasta su muerte en el año 1136, haciendo de ella una influyente institución militar y financiera internacional.






domingo, 12 de marzo de 2017

Pico Campriondo y Pardal " Castillón " ( Ocejo de la Peña )




Fecha - 05/03/17.
Hora de Salida desde León - 08:30 hr.
Destino - Ocejo de la Peña.
Latitud - 42º51'52" N.
Longitud - 5º05'03" O.
Municipio - Cistierna.
Zona - Montaña Oriental - Picos de Europa.
Hora Inicio de Ruta - 10:25 hr.
Inicio y Fin de Ruta - Ocejo de la Peña " 1160 m. de Altitud ".
Tipo de Ruta - Circular " camino y senda ".
Dificultad Técnica - Fácil.
Altitud Mínima - 1160 m.
Altitud Máxima - 1676 m.
Desnivel ascendente - 672 m.
Desnivel descendente - 672 m.
Hora, fin de ruta - 17:45 hr.
Total kilómetros en ruta - 13,78 km.
Tiempo total en ruta - 7hr. 28 mnt.

Recomendaciones.

 - Calzado apropiado para actividades de Senderismo - montañismo - ropa de abrigo y de recambio, en caso de climatología adversa - chubasquero - gorra - comida y agua - crema solar y protector labial - linterna " pilas de recambio " móvil " con la batería cargada " - botiquín " manta térmica " -




Ocejo de la Peña, situado al final de la carretera de Santa Olaja de la Varga.
Localidad y pedanía perteneciente al Municipio de Cistierna, situada en la Comarca de la Montaña Oriental. La situación del pueblo impresiona por lo recóndito de su ubicación. Al final de la garganta de la Duerna se abre un pequeño cuenco donde el caserío de Ocejo se mantiene a pesar de los siglos y de las peñas que amenazantes lo rodean. El viejo camino que comunicaba el Valle del Esla con el Valle del Cea pasa por Ocejo hacia los Mentales bordeando la Peña los Castros, uno de sus tramos más espectaculares es el que discurre por lo alto en el Desfiladero de la Duerna, en él se conservan potentes muros sobre los que se apoya el empedrado. Otros caminos muy interesantes por su antigüedad son los que se dirigen al Puerto de Hoyos tradicional zona de pastoreo para los ganados del extremo y el que entra al Valle de Nuestra Señora por un admirable callejón excavado en la pura roca. La presencia de Pico Mediano y del Oso en los aledaños de Ocejo hacen del pueblo un espacio ideal para los amantes de la naturaleza. Ubicado a 1160 m. de altitud, y a 11 km. de Cistierna, cuenta con una población aproximada de 32 habitantes, los cuales celebran sus fiestas el 16 de agosto en honor a San Roque.

Historia.

Este pueblo guardaba hasta hace pocos años muchas de las tradiciones más rurales, como el poner la leche recién ordeñada a enfriar en la fuente.
En 17 de Enero del año 1939, coincidiendo con un temporal de nieve, viento y niebla, un avión Alemán Junker se estrelló contra el Pico Cerroso, uno de los Picos que rodean Ocejo de la Peña. El avión no pudo recuperarse hasta finales del mes siguiente, debido al mal tiempo y a que en un principio se buscaron los restos cerca de los Picos de Europa, a pesar de que los vecinos decían haber oído el estruendo. Según cuentan las personas que lo vieron, en aquellos días el lugar se llenó de militares que solicitaron la colaboración de los vecinos de Ocejo de la Peña, para poder encontrar en avión, fue una búsqueda muy difícil debido a las malas condiciones climatológicas. En el accidente fallecieron todos los tripulantes, la noticia apareció tanto en periódicos españoles como extranjeros. Cerca del lugar del accidente se levantó una placa que recuerda lo sucedido.

Parroquia de Ocejo de la Peña.


Su Templo Parroquial es un pequeño rectángulo, cuya capilla mayor es románica con dos capiteles muy notables. Fue restaurada no hace demasiados años. En su interior se conservan las imágenes de los Santos Patronos Facundo y Primitivo " Siglo XV ", de gusto popular.
































































Ermita de Santa Marina " 1316 m. "

Sus ruinas se encuentran a un extremo de una pradería en la margen izquierda del Duerna y sobre el camino empedrado que comunica con Ferreras del Puerto e incluso con el Castillón de Fuentes. Además de esta estratégica situación cabe destacar la relación visual que mantiene con la ermita en el Valle de Nuestra Señora y con el Castillón de Santa Olaja de la Varga. De cronología alto y pleno Medieval presenta una planta rectangular orientada al Este con una separación para destacar el presbítero.












Recomendaciones Generales para todas las Rutas.

- Cuando se realiza senderismo en zonas de montaña es preciso tener en cuenta unas recomendaciones básicas que pueden ser muy importantes para la seguridad y bienestar de los visitantes.
- En invierno la nieve alcanza un gran espesor en los tramos más altos, que imposibilita una correcta percepción de las dificultades del terreno. Sea prudente, es preferible no completar la ruta si no dispone del equipo y la experiencia necesarios.
- La naturaleza geológica del terreno provoca la aparición de simas que en ocasiones son muy profundas, no se aproxime al borde de las mismas. Además en alta montaña pueden producirse desprendimientos de roca y avalanchas de nieve. Extreme las precauciones.
- Es aconsejable llevar ropa y calzado apropiados. Los cambios climáticos pueden ser bruscos, incluso en los meses más calurosos pueden alcanzarse temperaturas muy bajas.
Es aconsejable llevar agua. En los recorridos existen abundantes manantiales y fuentes, sin embargo se recomienda no beber agua sin las suficientes garantías sanitarias.
- Por respeto al entorno y a otros posibles visitantes, evite dar voces y llevar aparatos que puedan producir ruidos estridentes.
- Tenga en cuenta que la recogida de residuos resulta muy costosa en  estas zonas. Procure llevar su basura de regreso y depositarla en contenedores.
- Si hace la ruta acompañado de un perro, éste no debe estar suelto ya que podría espantar al ganado.