Mostrando entradas con la etiqueta Pico Gallo " Cármenes ". Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pico Gallo " Cármenes ". Mostrar todas las entradas

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Pico Gallo " Cármenes "


Cármenes
Blasones escudos de armas y casas solariegas conviven con las casas campesinas tradicionales, viviendas de veraneo y establecimientos hosteleros en una mezcla equilibrada de tradición y modernidad.
Fue territorio realengo, propiedad de los reyes, que todos sus habitantes eran de condición noble y que el territorio recibió de la Corona los amplios privilegios contenidos en el “Fuero de Arbolio”, desde los albores de la reconquista. El territorio Municipal se extiende entorno al curso del Río Torío.
Mantiene intacto su territorio desde plena Edad Media. De entonces data su sobrenombre de la Mediana por formar parte media del Antiguo Concejo de Arbolio, ahora llamado Los Argüellos


Fecha - 05/11/2017
Salida desde León " Trobajo del Camino - 08:30 hr.
Destino - Cármenes
Municipio - Cármenes
Comarca - Montaña Central
Punto de partida - Cármenes
Hora de inicio, ruta - 10:00 hr.
Tipo de recorrido - Circular
Dificultad técnica - Media
Tipo de camino - Pista forestal - Senda 
Altitud mínima - 1160 m.
Altitud máxima - 1560 m.
Desnivel ascendente - 446 m.
Desnivel descendente - 446 m.
Hora de llegada, ruta - 16:15 hr.
Punto de llegada - Cármenes
Tiempo en ruta " duración "- 6 hr. 33 mnt.
Kilómetros totales " longitud "- 12,06 km.
Recomendaciones.
 - Calzado apropiado para actividades de Senderismo - montañismo - ropa de abrigo y de recambio, en caso de climatología adversa - chubasquero - gorra - comida y agua - crema solar y protector labial - linterna " pilas de recambio " móvil " con la batería cargada " - botiquín " manta térmica " -
Recorrido
La ruta comienza en la iglesia de San Martín en Cármenes, y continua por sus calles. El pueblo se deja atrás por un antiguo camino que discurre paralelo a la carretera, y a sólo unos cientos de metros se toma una pista. A partir de ahí, abedules y pinos son la nota dominante en el camino. Desde las Regás se tienen espectaculares vistas del Valle de Almuzara con el Bodón al fondo, y del valle que culmina en la Collada de Valdeteja. Al llegar a Trasnorios es posible desviarse de la ruta para acceder al Pico Gallo, de 1.557m.
La ruta sigue las veredas del ganado entre los pastos y afloramientos calizos, hasta el hayedo del Monte Fricción. Será necesario descender entre las hayas para llegar a Cármenes. 


Pico Gallo
Los imponentes paisajes, amplios valles y escarpadas montañas marcan el carácter de La Mediana. Estas tierras altas del Torio, centro geográfico de la comarca de los Argüellos, han sido siempre encrucijada de caminos entre León y Asturias, entre las tierras del Curueño y las tierras de la Tercia. Los verdes pastizales de altura fueron tradicional agostadero de las merinas trashumantes. Cada año la llegada del verano se acompañaba del tintineo de esquilas y cencerros que solo enmudecían cuando las primeras nieves obligaban a los pastores a iniciar su retorno a tierras castúas.
Aves de presa
Pocos sitios de Europa tienen una población de aves de presa tan diversa. Al menos trece rapaces diurnas sobrevuelan los cielos de Cármenes y su entorno. Entre ellas algunas de las más emblemáticas de la fauna Ibérica, como el buitre leonado, el águila real o el águila culebrera.


Monte Brición 
Recorridos unos dos tercios del camino, la ruta conduce hasta los pastizales de la cima del monte Brición. En ellos crecen algunas hayas aisladas del bosque, que resiste y prospera en sus empinadas laderas calizas. Las hayas cimeras copudas u corpulentas, hunden sus potentes raíces en la roca, mientras que las del interior del bosque son esbeltas y con ramas muy altas. Sin duda, los hayedos son uno de los bosques más frescos que existen. Crecen allí donde las lluvias u las nieblas son frecuentes, mayoritariamente en las laderas orientadas al norte.








  



  















































  


































Un bosque muy umbroso
Encaramado en la pendiente, donde la roca caliza modela la silueta del monte Brición, el hayedo se desploma sobre el valle del Torio, en difícil equilibrio entre la ausencia de suelo y la fuerza de la gravedad.
Un árbol con carácter
El haya es una especie de crecimiento rápido, y aunque sus primeros años discurren con frecuencia bajo la sombra y el abrigo de otras especies, rápidamente desarrolla una copa muy espesa, que impide el paso de los rayos de sol al suelo. En estas condiciones, los árboles que quedan bajo su sombra no pueden competir, como tampoco las semillas que necesitan de la luz para germinar. Por si eso fuera poco, es el árbol de hoja caduca que crece en nuestras latitudes con menor luminosidad, aunque también puede desarrollarse a plena luz. Es tan eficaz en condiciones de umbría y de alta humedad, que carece realmente de competidores.
El fruto de las hayas, el hayuco, es comestible y esta protegido por una cúpula leñosa armada de pequeños ganchos.
 Fauna forestal
El hayedo posee un fauna propia muy interesante difícil de observar en otros tipos de bosque, como el pequeño agateador norteño y el carbonero palustre. También hay aves rapaces, como el azor, el gavilán y el singular halcón abejero, comunes con otras masas forestales.
El hayedo, un recién llegado
Hace 10.000 años, con la retirada de los hielos glaciares y una acusada mejoría climática, las coníferas, árboles dominantes hasta entonces, fueron refugiándose en las zonas más continentales. Los bosques colonizaron progresivamente zonas con suelos ricos y profundos como los de los fondos del valle. La hegemonía de estos bosques mixtos y su dominio perduro hasta hace 4.000 años, fecha en la que un nuevo competidor, el haya, aparece en escena. Sin menos preciar las habilidades del haya, su avance se vio favorecido por un inesperado aliado, el hombre neolítico, que ya manifestaba su capacidad de trasformar el paisaje talando y quemando los bosques para obtener pastos y tierras de cultivo. La expansión de las hayas en la Península Ibérica se considera muy reciente, ya que tiene lugar en los últimos 3.000 años, y aún continúa, frenada solo por las heladas tardías y la de forestación.
Agolpe de hacha
El aprovechamiento de la madera de las hayas del monte Brición, siempre se realizó de forma muy controlada. El monte se encontraba acotado y solo se iba a leña una vez al año. Cada vecino podía bajar un carro, o bien se repartía lo que se cortaban entre todos. El cercano monte la Braña se respetaba aún más, y se reservaba para casos especiales, como la reconstrucción de una casa arruinada, por ejemplo, a causa de un incendio. En ese caso se permitía la tala de los árboles necesarios para obtener ocho o diez vigas.
Flores tempranas
Bajo la sombra implacable del hayedo, las plantas deben buscar estrategias para sobrevivir. Además de algunas especies de árboles adaptadas a la escasa luz, como tejos y acebos, las llamadas plantas nemorales florecen en los albores de la nueva primavera, cuando los días ya crecen, y por supuesto, mucho antes de que las hayas comiencen a brotar. Otras especies que subsisten en el hayedo pero que no toleran la sombra, deben crecer en los claros del bosque, en los crestones rocosos bien iluminados, o en las margenes aclaradas. Unos son árboles como los mostajos y otros son arbustos o arbolillos que configuran las llamadas orlas espinosas del bosque, representadas por los majuelos, agracejos y rosales silvestres, vitales para la fauna pues proporcionan frutos y refugio. Las hayas cimeras aisladas tienen la copa globosa y acampanada, con ramas muy bajas, mientras que en el interior del bosque las copas son más reducidas y con ramas más altas. Los troncos pueden adoptar curiosas curvaturas a causa del peso de la nieve en invierno y de los corrimientos de tierra en las laderas.
Recomendaciones
En invierno la nieve alcanza un gran espesor en los tramos más altos, que imposibilita una correcta percepción de las dificultades del terreno. Sea prudente, es preferible no completar la ruta si no dispone del equipo y la experiencia necesarios
En alta montaña pueden producirse desprendimientos de roca y avalanchas de nieve. Extreme las precauciones.
Es aconsejable llevar ropa y calzado apropiados. Los cambios climáticos pueden ser bruscos.
Aunque en el recorrido existen algunos manantiales y fuentes, se recomienda no beber agua sin las suficientes garantías sanitarias. Es mejor llevar agua.
 Por respeto al entorno y a otros posibles visitantes, evite dar voces y llevar aparatos con ruidos estridentes.
La recogida de residuos es costosa en estas zonas. Procure llevar su basura de regreso y depositarla en contenedores.
Si se hace la ruta acompañado de un perro, éste no debe estar suelto ya que podría espantar el ganado.