Mostrando entradas con la etiqueta Mirantes de Luna - Los Montes Tijera. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mirantes de Luna - Los Montes Tijera. Mostrar todas las entradas

domingo, 14 de febrero de 2016

MIRANTES DE LUNA - LOS MONTES TIJERA.


tesón - Servicios Deportivos.
C/ Juan de la Cosa, 
24009 -  León . Móvil: 648032831 / 646612593.
( Escuelas Deportivas - Actividades Físicas de Adultos - Actividades Extraescolares - Actividades Acuáticas - Organización de Eventos - Formación Deportiva - Formación de Tiempo Libre - Actividades de Tiempo Libre - Actividades de Aventura - Turismo Activo - Suministros Deportivos - Gestión integral de Instalaciones - Asesoría Deportiva ).
Enlaces de Interés:
Rafting Móvil: 625426407 / 679411778.
Información de Contacto.
Antonio Isaac Rodríguez Tesón.
Gerente de Tesón Servicios Deportivos.
Oficina: C/ Juan de la Cosa,7 Bajo - 24009
León.
Móvil: 648032831
E-Mail: info@tesonserviciosdeportivos.com
E-Mail Escuela:
escuela@tesonserviciosdeportivos.com

Cuatro Valles.
Cuatro Valles aglutina un extenso territorio que ocupa buena parte de la Montaña Noroccidental Leonesa. Se trata de siete Comarcas que tienen en común su fisiografía montañosa y constituyen las cuencas de cabecera de algunos de los principales ríos leoneses como el Sil, el Luna, el Omaña, el Bernesga, el Torio o el Tuerto. Valles y cumbres se suceden en un singular paisaje, reflejo fiel de la privilegiada naturaleza que alberga y del uso que, desde siempre, el hombre ha hecho de ella.
El Valle de Luna.
La Comarca de Luna se encuentra situada en la parte Occidental de la Montaña Leonesa, donde se asientan poblaciones siguiendo el curso del Valle del río Luna. la orografía del terreno es montañosa, con alturas que oscilan entre los 1.000 y 2.000 m. de altitud. La zona tiene un valor histórico incalculable, además de su importancia en La Mesta, fundada por Alfonso X en el año 1.273, que dio prosperidad y riqueza a toda la comarca, llegando a pasar por ella hasta 300.000 merinas en época de trashumancia. Tierra de los Quiñones, Condes de Luna, señores de estas tierras. Los ríos Luna y Torrestío nutren el embalse de los Barrios de Luna, al que aporta también su agua el Caldas. De estas aguas se cuentan memorables hazañas trucheras ocurridas en sus afamados cotos. Valle con abundante flora - fresnos, arces, nogales, choperas, sauces, avellanos y un importante sabinar. Su fauna es variada, predominando el jabalí, el corzo, el lobo, la becada o pardilla, el águila real.
Cuesta poco singularizar este Valle por la simple apreciación visual, eso sí de los más bonitos aunque no de los de mayor extensión, de los  varios que nos regala la Cordillera Cantábrica en su parte Continental, representando el mejor acceso a Asturias desde la Meseta. Hoy seguramente el ferrocarril no hubiera sido trazado por el dificultoso Puerto Pajares.
La singularidad se debe a la cresta rocosa de cuarcita, de color pardo más o menos intenso, incluso negro ocasionalmente por la acción del sulfocianato de hierro, propio del llamado cuarzo ahumado, y que cierra casi totalmente por el sur el irrepetible Valle, a no ser por el sempiterno Río Luna que hubo de abrirse paso en el remoto pasado geológico después de que sus aguas contribuyeran a su creación de una especie de pantano natural que acabó abriéndose paso en lo que hoy tapona la Presa. Que ello ya fue objeto de atención de los primitivos pobladores Astures, lo delata la numerosa colección de piezas prehistóricas que enriquecen el Museo de León, dominando la única entrada a través del talud natural sobre el que los sucesores y conquistadores Romanos erigieron un puente en diagonal con un arco grande y otro más pequeño y circular - como aliviadero - que resistió hasta nuestros días para desaparecer sepultado bajo la civilización, y seguramente contribuyendo con sus piedras milenarias al aglomerado de hormigón.
La Romanización del territorio, que duró alrededor de los seiscientos años, tuvo tiempo más que suficiente para que los forjadores del Imperio Romano, dejaran huella de su buen hacer, unos cinco Kilómetros más arriba, haciendo construir un hermoso puente, luego llamado de San Lorenzo, entre los límites de Mallo y Miñera, para dar salida a la producción de mercurio obtenido en la mina de la Mata, y bajo el testigo secular de dos accidentes geográficos de importante roca caliza y desigual altura, denominados Castro de Arriba y de Abajo, sucediendo a los primitivos pobladores del Valle, que asimismo, dejaron huella de su presencia a través de los numerosos vestigios que enriquecen al Museo Provincial. El nombre de Luna que distingue al Valle es de origen visigótico, luego lo adoptó, primero el Castillo, y a su vez, los que en la Baja Edad Media lo reformaron, después de acceder al Condado, este se reflejaría con el patronímico Luna en numerosas localidades indicando al Señor de su pertenencia, la denominación es anterior a todo.





Sabinar de Mirantes de Luna.
La Península Ibérica ha pasado por varios periodos en los que una buena parte de su superficie se encontraba parcialmente cubierta de hielo. El último periodo glaciar tuvo su momento álgido hace unos dieciocho mil años y supuso la desaparición casi total de la vegetación arbórea. A partir de ese momento, las temperaturas comenzaron a aumentar y los bosques iniciaron un proceso de recuperación, sobre todo los bosques de frondosas sabinas alcanzando su posición dominante actual. No obstante, hubo un periodo conocido como Tardiglaciar, que finalizó hace unos diez mil años, en el que las condiciones eran aún muy extremas. Sólo algunas especies como las coníferas, entre las que se encuentran los enebros y las sabinas, ocuparon una buena parte del territorio. El Sabinar de Mirantes de Luna es uno de los escasos representantes de ese momento. En la actualidad supone el límite septentrional de distribución de la especie en toda Europa, lo que le convierte en uno de los bosques Ibéricos más genuinos. Las condiciones climáticas actuales son más favorables para otra especies arbóreas, por lo que las sabinas únicamente han sobrevivido donde las extremas condiciones de falta de suelo limitan su crecimiento. La sabina de Mirantes de Luna es la sabina albar. Se reconoce por presentar hojas de tono verde oscuro a modo de escama dispuestas de manera enfrentada, formando pares que se van colocando en ángulo de 90º. La forma del árbol en su juventud es cónica desde la base por lo que el tronco se encuentra cubierto por el ramaje, no obstante, el ramoneo del ganado y el hacha del hombre han hecho que la parte inferior se desnude, lo que permite distinguir el tronco de la copa. La sabina albar aparece acompañada por la sabina rastrera, muy común en todas las zonas montañosas de la Cordillera Cantábrica
Asociada al sabinar aparece una buena representación de especies mediterráneas, entre las que caben destacar plantas aromáticas como tomillos, lavandas, oréganos... La escasez de agua y suelo calizo han posibilitado que perdure hasta la actualidad esta formación. La forma tradicional de aprovechamiento ha sido el pastoreo con ovejas, así como la poda para leña o para alimentar al ganado durante el invierno y en menor medida, para obtener madera para la construcción. Los pastores distinguían entre " ramas dulces y amargas " y seleccionaban sólo las ramas superiores ya que las bajas eran ácidas. La leña de sabina posee un elevado poder calórico por lo que era muy apreciada por los herreros. Las condiciones de termicidad reinantes permiten la aparición de numerosas especies de reptiles, que forman la comunidad faunística más relevante del sabinar.
Tipo de Interés - Botánico / Científico.
Fragilidad - Media.
Interés Geográfico - Regional.
Medidas de Conservación - Necesarias.
Figuras de Protección - Espacio Natural Protegido del Valle de San Emiliano " en trámite ", Z.E.P.A. Amenazas - Minería.
Conservación - El aprovechamiento del Sabinar, a pesar de haber sido intenso, no ha supuesto la alteración de su aspecto original. El mantenimiento de las actividades actuales, con su utilización por la ganadería ovina extensiva, permitirá su conservación a largo plazo. 
Rutas y Paneles - Ruta señalizada de Los Contrabandistas " Portilla-Mirantes ". Ruta guiada de Los Barrios de Luna. 
Panel - Geología de Los Barrios de Luna y El Sabinar de Mirantes de Luna.
Recomendaciones - La primavera y el principio del verano,especialmente cuando han sido lluviosos, son las épocas más adecuadas para visitar este bosque. Durante el verano, es recomendable utilizar las primeras y últimas horas del día, para evitar los momentos de mayor calor. Junto a la derruida iglesia de Mirantes de Luna existe un magnífico ejemplar de tejo que merece la pena contemplar.




Fecha - 07/02/2016.
Hora de Salida - 08:30 hr. " Plaza de Guzmán, León "
Distancia desde León - 58 Km.
Tipo de ruta - Circular.
Tipo de Sendero - Pista, senda y cresteo.
Dificultad - Media - Pasos delicados en la arista de los Montes Tijera " por hielo ".
Altitud Mínima - 1.100 m.
Altitud Máxima - 1.865 m.
Desnivel - 955 m.
Punto de Partida y llegada - Mirantes de Luna " Club Náutico "
Entorno Natural - Bosques de pinos, sabinas, robles, abedules, roca caliza, monte bajo, praderías y puertos.
Ubicación Geográfica - Montaña Occidental - Valle de Borbusende, Cuenca del Río Luna.
Municipio - Ayto Barrios de Luna.
Recorrido - Mirantes de Luna - Valle de Borbusende - Vegas del Palomar - Alto de Sañedo - Corrales del Conde - Montes Tijera - Hoz del Arroyo Tijera - Mirantes de Luna.
Un dato de Interés - La ruta entre Portilla y Sagüera " Cuatro Valles ", coincide en una parte con el itinerario de esta misma ruta.
Nota - Por problemas físicos, no hice la ruta entera, mis compañeros alargaron la ruta hasta Sagüera.  
Recomendaciones Generales para todas las Rutas.
Cuando se realiza senderismo en zonas de montaña es preciso tener en cuenta unas recomendaciones básicas que pueden ser muy importantes para la seguridad y bienestar de los visitantes.
- En invierno la nieve alcanza un gran espesor en los tramos más altos, que imposibilita una correcta percepción de las dificultades del terreno. Sea prudente, es preferible no completar la ruta si no dispone del equipo y la experiencia necesarios.
- La naturaleza geológica del terreno provoca la aparición de simas que en ocasiones son muy profundas, no se aproxime al borde de las mismas. Además en alta montaña pueden producirse desprendimientos de roca y avalanchas de nieve. Extreme las precauciones.
- Es aconsejable llevar ropa y calzado apropiados. Los cambios climáticos pueden ser bruscos, incluso en los meses más calurosos pueden alcanzarse temperaturas muy bajas.
- Es aconsejable llevar agua. En los recorridos existen abundantes manantiales y fuentes, sin embargo se recomienda no beber agua sin las suficientes garantías sanitarias.
- Por respeto al entorno y a otros posibles visitantes, evite dar voces y llevar aparatos que puedan producir ruidos estridentes.
- Tenga en cuenta que la recogida de residuos resulta muy costosa en  estas zonas. Procure llevar su basura de regreso y depositarla en contenedores.
- Si hace la ruta acompañado de un perro, éste no debe estar suelto ya que podría espantar al ganado. 



























































































Datos de Interés.
Comarca - Montaña Occidental.
Población - 317 habitantes.
Altitud - 1.032 m.
Superficie - 94,29 Km.
Situación.
Capital - Los Barrios de Luna.
Latitud - 42º50'44" N
Longitud - 5º51'36" O
Distancia - 45 Km. a León.


Los Barrios de Luna.
Su situación le ha permitido conservar casi íntegro el término, para resaltar algo de su pasado y presente, la palabra Barrio es significativa de núcleo de población surgido alrededor de ..., Lo que encaja perfectamente con el origen del pueblo y su denominación de Barrios de Luna, que se iría formando a la sombra del Castillo y del desaparecido Convento de Abadía de Trabanco, en honor al Salvador, con jurisdicción sobre Mallo y Mirantés - recuérdese la inscripción de la semideruida Ermita, objeto de comentario - citando al Cura de Trabanco -. Conjeturamos, aún con la actual ausencia de restos, que pasarían en un día al inicio de la actual iglesia parroquial del siglo XIV y siguiente, que el Monasterio se edificó muy cerca del lugar donde luego se abrió el túnel que daba paso a la carretera, y que hoy está cegado, y si algo quedaba, pasó a incorporarse al hormigón, no así una escalera labrada en la roca por lo que es posible ascender a la Fortaleza y que tiene una fotografía, a la que nos remitimos, confirmando la íntima relación Medieval de Castillo e Iglesia. la reforma administrativa Española ejecutada bajo Isabel II hizo a esta localidad cabecera de Ayuntamiento. Un vecino de este pueblo, Francisco Alonso Morán, que emigró a Madrid a finales del siglo pasado, uniéndose en matrimonio con una abulense que falleció, por lo que contrajo segundas nupcias con la hermana, le dio un hijo cuando desarrollaba sus actividades en el Balneario de Trillo, el que luego sería Arzobispo Alonso Muñoyerro, cuya vocación religiosa hay que atribuirla, en gran parte, al que fuera Cura de Aralla José Alonso Morán su tío, como descubridor, inductor y formador. En el año 1.940 su población era, poco más o menos, la misma que en el año 1.991, esto es rondando los ciento cincuenta habitantes, muy por debajo del boom que las obras del pantano supusieron en el año 1.950 con los transeúntes. Hoy se pretende sacar del olvido algunas tradiciones del Valle como el pastoreo, incluso con un museo que ocupa las antiguas escuelas, mostrando utensilios de los cuidadores del ganado y los animales de guarda del rebaño, los nobles mastines, eternos defensores frente al depredador lobo. Recientemente se incorporan otras actividades como las inimitables labores de lana, cuyos primores eran patrimonio de nuestras abuelas en las largas veladas invernales. Sitio no ha de faltar en el magnífico edificio, tipo alpino, con piedra rojiza, que en su día albergó los servicios administrativos del Pantano y que ahora, pese a ser infrautilizado, sigue siendo propiedad de la confederación que apenas lo ocupa. La cualidad de Monumento Histórico que ha distinguido al Castillo de Luna, prácticamente ignorado desde su promulgación en el año 1.931, conviene airearla ahora cuando todas las autonomías alardean de su pasado, por lo que sugiero a quien corresponda en compensación al actual abandono, que se estudie la posibilidad de reconstrucción de cada una de las Tres Torres cuyas bases subsisten, utilizando material desperdigado y el que la propia roca proporciona, con la financiación Estatal, Autonómica y Provincial. Seguro que ha de redundar en incrementar las posibilidades de todo orden, de las que no está precisamente sobrado este interesante pueblo que centraliza administrativamente lo que queda del Valle. El embalse de Barrios de Luna comenzó su actividad en el año 1.956 y tiene por finalidad regular las aguas del Río Luna, que tras su unión con el Río Omañas pasa a llamarse Río Órbigo. El abrupto relieve de la zona hizo necesario construir una presa de unos 80 m. de altura en una garganta estrecha. El embalse de cabida a más de 300 millones de metros cúbicos de agua que son empleados en el riego de unas 50.000 hectáreas cultivadas principalmente de maíz, remolacha y también lúpulo. Los 40 Km2 que ocupa el embalse y su entorno están sufriendo una evolución hacia el sector turístico en el que se ofertan actividades relacionadas con el senderismo, deportes náuticos, caza, baño,e incluso vela. La totalidad de agua se emplea para generar electricidad, bien en la central de la presa o en la de San Isidoro, aguas abajo, es retenida de nuevo en el contraembalse de Selga de Ordás, que regula la derivación de agua al Canal Principal del Órbigo, que reparte agua de riego. La cota del embalse está a 1.108 m. de altitud tiene una costa de unos 40 Km.
Castillo de Luna.
Podemos decir, que las Torres del Castillo y el río que discurre por la estrecha garganta - se turnan en centinela -, perpetuando el enclave defensivo multisecular. Alfonso II mejoró la Fortaleza en base a la primitiva construcción Romana alrededor del siglo VIII, y que Alfonso III, posiblemente su esposa Jimena, lo hizo un bastión inconquistable, que evitó que cayera en manos de Almanzor en su imparable camino hacia Asturias, medio siglo después. Bermudo II, precisamente cuando servía de seguro refugio al Tesoro Real, destituye al Teniente Gonzalo en el año 992, acusándole de traición e infidelidad. Discurriendo el año de 1.073 estuvo retenido o prisionero un hijo de Fernando I de Castilla, al que su padre había dejado como Rey de Galicia y Portugal, de nombre Don García, y según los historiadores, su presencia involuntaria fue debido al engaño de Alfonso VI, por lo que en Luna permaneció hasta su muerte en el año 1.082. El Castillo cumple las funciones Jurídico-administrativas como cabeza de un amplio territorio y toma parte en la Guerra de Castilla con León, por el episodio de sucesión a la familia de los López de Haro, hermanos de la esposa del Rey, que se pasaron al bando Castellano, hasta que, por el tratado de Tordehumos es restituido en el año 1.194 a León. Reanudadas las hostilidades Castellano-Leonesas, el tratado de Cebreros del año 1.206 obliga a Alfonso IX a entregar a su hijo Fernando III, entre otros, el Castillo de Luna, hasta que, seis años después, con motivo de la campaña que Castilla desarrolla contra los almohades, Alfonso X aprovecha la coyuntura para recuperar Luna junto a otras Fortificaciones, acabando ese vaivén con la unificación de ambos Reinos de Castilla y León. Y siguiendo desempeñando funciones Territoriales, Estatales, al mando de D. García como teniente en el año 1.234. Así llegamos al año de 1.399 cuando Enrique III el Doliente que había accedido al trono a los once años de edad, apelativo que aparece relacionado con tuberculosis, cede todos los derechos de la fortaleza y posesiones al Adelantado Pedro Suárez de Quiñones. A título de curiosidad digamos que este joven y enfermo Monarca fue el Primer Príncipe de Asturias, institución que se ha perpetuado hasta nuestros días. Aún sería menester que reinara Juan II para dar paso a Enrique IV, que fue el que concedió al sobrino de Pedro Suárez, que no tuvo herederos directos, el título de Primer Conde de Luna. En el año 1.931, la Naciente República, por decreto de Azaña, Ministro de la Guerra en el Primer Gobierno Provisional, declara - al Castillo de Luna Monumento Histórico -.  
Descripción del Escudo.
Escudo de azur, un Castillo de plata mazonado de sable y aclarado de azur, puesto sobre ondas de plata y azur. Jefe de sinople, con dos cabezas de mastín de plata. Bordura general de plata, cargada de nueve crecientes contorneados de azur. Al timbre Corona Real cerrada.