Mostrando entradas con la etiqueta Belén de Cumbres en Cueto de Folledo y la Argayada. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Belén de Cumbres en Cueto de Folledo y la Argayada. Mostrar todas las entradas

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Belén de Cumbres en Cueto de Folledo y la Argayada


Folledo
 Folledo, Foyyéu en leonés, municipio de La Pola de Gordón, en la provincia de León, comarca de la Montaña Central, Situado sobre el arroyo de Folledo, afluente del río Bernesga. Los terrenos de Folledo limitan con los de Viadangos de Arbás, Poladura de la Tercia y San Martín de la Tercia al norte, Rodiezmo de la Tercia, Ventosilla de la Tercia y Villamanín al noreste, Villasimpliz, Buiza, La Vid de Gordón, Ciñera y Santa Lucía de Gordón al este, Vega de Gordón, La Pola de Gordón y Beberino al sureste, Cabornera al sur, Paradilla de Gordón al suroeste, Geras y Aralla de Luna al oeste y Cubillas de Arbás y Casares de Arbás al noroeste.
Otro significado es la derivación del latín, folium, hoja, follaje, folio, facilius, moveri, moverse, más fácilmente que una hoja, hoja de palma, en la que la Sibila escribía los oráculos. Desde Buiza se asciende por una carretera serpenteante, por un valle cuajado de pradería, que es un encanto del paisaje. Unos tres kilómetros de andadura exige el acceso a Folledo, y a su entrada hay unas limpias campas praderiles que se brindan como una preciosa atalaya para dominar toda la paisajística del valle. Adentrados ya en Folledo, nos recibe en primer plano el sagrado árbol concejil, añoso fresno emplazado junto al atrio de la iglesia, con asientos en dos planos circulares, en cuyo entorno se reunía el Concejo como parlamento del pueblo para tratar los asuntos del Común. Folledo fue Villa de Realengo, de Mero Mixto Imperio. Comprando su propio Señorío al Rey por servicio pecuniario, por dinero en el siglo XVI. Uno de los documentos que guardan en su arca concejil, otro documento será el legajo del Catastro de La Ensenada, porque no se encuentra en el Archivo Histórico. Ya se quejó Don Francisco Escobar en su libro sobre Gordón, del engaño y vacío que sufrió, cuando le invitaron a visitar el Arca, que nunca pudo contemplar. La más bella  es la de Portilla de La Reina, de roble, tallada, de dos metros de larga, con tres fallebas para abrirla, donde se pone de rodillas el presidente de la Junta, por respeto a sus documentos, los hay de Don Alfonso X el Sabio. Otra hermosa arca es la de Villayandre, con un gran legajo, forrado en cuero, regalo del Monarca Don Carlos IV, del año 1804, conteniendo la Leyes del Reino. Una puerta con arco de piedra de sillería da acceso a la única nave del templo parroquial. Se refuerza la nave con un solo arco fajón y una cenefa de piedra labrada. Cuán pocas tallas de imágenes hemos encontrado en la comarca, producto de los iconoclastas. Aquí en Folledo hay cuatro hermosas tallas, San Juan Evangelista, la Virgen del Rosario, San Roque y un Cristo, parecen del siglo XVIII. No había retablo, aunque se dice que sí hubo retablo barroco y desapareció con otras imágenes de talla, una Santa Marina, procedente de una ermita de tal advocación, la Virgen de la Soledad y un San Miguel. Hay una buena pila bautismal con dos cruces en relieve, y de una sola pieza, un arca de roble con cajonería y un pendón de cuatro paños en rojo, simbolismo del Realengo de la Villa. En los muros penden dos cuadros con iconos de la Virgen mejicana de Guadalupe. En uno de ellos se consigna que es pintura tomada del original en Méjico, el 12 de octubre de 1963, y lo testifica el abad de Guadalupe de Méjico. Son donación de una mejicana, Doña Ángeles Rodríguez, descendiente de familia de Folledo.
Folledo en el siglo XVIII
Obra su Catastro en el libro 358 del Archivo de Simancas, pero tan sólo las cuarenta preguntas del Interrogatorio General. Está firmado por el Intendente General del Reino, Señor Giráldez, el escribano real, Don Vicente Castañón, el amanuense, Francisco Álvarez, y el juez subdelegado de Su Majestad, Don Alejandro Helguera, quien toma juramento por Dios Nuestro Señor y una señal de cruz en forma da derecho a la Comisión, y de ellos firmaron los que supieron, y los que dijeron no saber firmar lo hizo un testigo, y dijeron ser la verdad, para el juramento hecho en que se afirmaron y ratificaron. Forman la Comisión el cura Don Thoribio Alegre, el juez ordinario Domingo González, los regidores Thomás Domínguez y Pedro González, el fiel de fechos Gabriel González y los vecinos peritos del Concejo Juan González, Domingo Rodríguez y Juan Rodríguez. Declaran que Folledo es Villa de Realengo, y que el Señorío de Jurisdicción y Alcabalas lo tiene por sí mismo comprado , pero no por eso cobra el Común derecho alguno. Esto sí que es interesante, son Señores de Sí Mismos , compraron su propio Señorío y el derecho de Alcabalas. El término de Folledo mide de Levante a Poniente media legua, de Norte a Meridiano tres cuartos de legua, y en circunferencia dos leguas y media, según pasos y horas que se tarda en andar.
Confronta al Oriente con término de Buiza, al Mediodía con término de Paradilla, al Poniente con el de Geras y al Norte con el de los lugares de Rodiezmo y San Martín, de Concejo de La Tercia del Camino. En su término hay diversas especies de tierra, huertos de hortalizas regados con el reguero, cerrados de espinos, tierras trigales y linares de regadío, que producen en alternativa un año trigo y otro lino y linaza, tierras trigales de secano, tierras centenales de secano y puerto o dehesa de secano para pasto de ganado fino. Siembran al puño, sin saber la equivalencia de varas castellanas y tres heminas de tierra y grano hacen una fanega, ya que una hemina de tierra lleva una hemina de sembradura y produce cuatro heminas de trigo, al año siguiente produce tres heminas de linaza y treinta libras de lino limpio. Una hemina de trigo vale cuatro reales, la de centeno tres reales y un forcado de hierba seis reales. Once vecinos son los propietarios de 54 pies de abejas, y cada pie les produce de miel y zera cuatro reales. Tienen cuatro molinos harineros de una rueda, que muelen con agua del reguero. Dos de ellos son propios de Agustín González y consortes, y los denominan el del río de Alzedo y el Follasco. Los otros dos, el Zitón y el Nuevo, son de Domingo Díez y consortes. Todos ellos muelen una fanega de centeno cada uno al día, utilizan 22 heminas y 13 cuartillos, aunque no acostumbran a cobrar maquila. Cada vaca de vientre da doce libras de manteca, que a real la libra produce al año doce reales de vellón, luego una ternera que vale treinta reales, por lo que estiman en 42 reales el esquilmo de cada vaca de vientre. La yegua de vientre el primer año pare una mula que vale 200 reales, el segundo año un macho que vale 100 reales y el tercer año descansa, por lo que estima en 100 reales al año el esquilmo de la yegua de vientre. La cerda pare tres cerdos, que a seis reales da 18 reales de esquilmo al año, la oveja dos reales por la lana y cinco reales por la cría, así que esquilma siete reales, la cabra cuatro reales de leche y cinco reales por la cría y esquilma nueve reales. Hay 47 vecinos, 12 viudas, 48 casas habitables y 61 pajares y casas de ganados, y no pagan por establecimiento de suelo, porque es lugar de su común señor. Hay un párroco que se llama Don Thoribio Alegre y un presbítero, Don Santiago González. Hay 63 jornaleros, incluidos los labradores de pancoger y estiman que ganan dos reales al día. Los Diezmos se pagan la mitad al párroco y la otra mitad a la Dignidad Episcopal de Oviedo, y los vecinos labradores de pancoger abonan en total de diezmos 8 cargas de trigo, 20 cargas de centeno, seis libras de lino limpio, ocho arrobas de lana, 30 corderos, cuatro cabritos, un par de pollos, 6 arrobas de manteca, ocho reales de zera y 50 reales de crías mulares.
En común, el valor de los diezmos es de 150 ducados, a partir en dos mitades para párroco y prelado. Cada vaca que cría tiene que pagar tres libras de manteca por diezmo del ternal. Por Primicia a la iglesia parroquial abonan dos reales de vellón por labrador de pancoger, y por Voto a la Catedral de Santiago Apóstol tres celemines de centeno por primiciero. El Común de esa Villa, como dueño y Señor que es de él, ha husado y husa la facultad de arrendar el puerto o dehesa para pasto de ganado fino lanar, intitulado de la Peña. Tráhele en arrendamiento Gabriel García Moreno, vecino de Navafría, jurisdicción de Pedraza, y paga cada año 500 reales. Esta Villa ha logrado Venta Real de Señorío, Alcabalas, penas de cámara, gastos de justicia, montes, campos y tierra concejil, con la jurisdicción Alta Vara, Mero Mixto Imperio, como resulta de los instrumentos de propiedad y porción, que para su confirmación tienen remitidos a la Corte. Les fue preciso tomar dos censos en virtud de Real facultad para lograr dicha Venta Real, y con efectos paga el Común de réditos en cada un año a la Santa Iglesia Catedral de León, 48 ducados y 48 maravedíes de vellón, y al marqués de Ignicio y Memorias de Valderas en su capilla de la iglesia parroquial de San Marcelo de León, por haberle dado de mancomún 21 ducados de vellón. No paga servicio ordinario ni extraordinario porque sus vecinos gozan del estado de Hijosdalgo. No paga Alcabalas por haberlas comprado a la Real Corona. Esto sí que es elogioso y merecen el aplauso histórico estos vecinos del Concejo de Folledo, compraron su propio Señorío, eran Señores de Sí Mismos, y les costaba un riñón mantener este Señorío, porque los réditos que pagaban por los préstamos o censos eran crecidos, nada menos que casi setenta ducados al año, que a once reales el ducado rondaban los 770 reales. Pero ellos lo afrontaban con plena dignidad, porque estimaban en alto grado su propia libertad. Es el único pueblo del municipio gordonés que acometió esta hazaña, porque Huergas y El Millar llevaban cuesta arriba pagar los réditos del préstamo a las monjas Carbajalas, ya que también habían comprado el Señorío, y resolvieron vender ese mismo Señorío al Conde Luna. Villasimpliz, La Vid y su barrio de Ciñera eran lugares del Señorío Jurisdiccional de la Dignidad Abacial del Real Convento de San Isidro de la ciudad de León. Geras, Paradilla, Cabornera, Los Barrios Buiza, Beberino, Santa Lucía, Vega, Llombera, Nocedo, Peredilla, todos lugares de Señorío de la Casa y Estado de Luna. La Pola y Huergas y El Millar, Villas de Señorío de la Casa y Estado de Luna. Folledo, Villa, de Señorío Jurisdiccional de Sí Mismos, Alta Vara y Mero Mixto Imperio. ¿Qué suponía esta categoría jurisdiccional? Dice el catedrático de Historia Medieval César Álvarez, que es fórmula íntegra de significado muy amplio, ser jueces de sí mismos, en primera instancia en lo criminal, y en lo civil juzgar hasta un valor de diez mil maravedíes, en segunda instancia acudir a la Chancillería de Valladolid, nombrar sus propios diputados, escribano, merino, en fin, una categoría social elevada e independiente. Todos los vecinos del Concejo de Gordón eran Nobles de Hidalguía de Heredad, Hijosdalgo.


Fecha - 17/12/2017
Salida desde Trobajo del Camino León "  - 08:30 hr.
Destino - Folledo " León "
Municipio - Pola de Gordón
Comarca - Montaña Central
Punto de partida - Folledo 
Ruta - Cueto de Folledo " 1802 m de Altitud "
Hora de inicio, ruta - 09:50 hr.
Tipo de recorrido - Circular
Dificultad técnica - Facil
Tipo de camino - Pista forestal - Senda y cresteo 
Altitud mínima - 1192 m.
Altitud máxima - 1802 m.
Desnivel ascenso acumulado - 550 m.
Desnivel descenso acumulado - 550 m.
Hora de llegada, ruta - 17:45 hr.
Punto de llegada - Folledo " León "
Tiempo en ruta " duración "- 8 hr. 5 mnt.
Kilómetros totales " longitud "- 7 km.
Recomendaciones.
 - Calzado apropiado para actividades de Senderismo - montañismo - ropa de abrigo y de recambio, en caso de climatología adversa chubasquero - gorra - comida y agua - crema solar y protector labial - linterna " pilas de recambio " móvil " con la batería cargada " - botiquín " manta térmica " - 

































































































Recomendaciones
En invierno la nieve alcanza un gran espesor en los tramos más altos, que imposibilita una correcta percepción de las dificultades del terreno. Sea prudente, es preferible no completar la ruta si no dispone del equipo y la experiencia necesarios
En alta montaña pueden producirse desprendimientos de roca y avalanchas de nieve. Extreme las precauciones.
Es aconsejable llevar ropa y calzado apropiados. Los cambios climáticos pueden ser bruscos.
Aunque en el recorrido existen algunos manantiales y fuentes, se recomienda no beber agua sin las suficientes garantías sanitarias. Es mejor llevar agua.
 Por respeto al entorno y a otros posibles visitantes, evite dar voces y llevar aparatos con ruidos estridentes.
La recogida de residuos es costosa en estas zonas. Procure llevar su basura de regreso y depositarla en contenedores.
Si se hace la ruta acompañado de un perro, éste no debe estar suelto ya que podría espantar el ganado.