Mostrando entradas con la etiqueta Ruta Laguna de las Verdes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ruta Laguna de las Verdes. Mostrar todas las entradas

miércoles, 31 de enero de 2018

Ruta Laguna de las Verdes


Torre de babia
Alejada de las principales vías de comunicación, Torre mantiene como pocos, la esencia de los pueblos babianos. Las primeras evidencias de poblamiento se remontan a la Edad del Bronce, periodo amplio que abarca desde el 1.800 al 800 a. C. De ese momento se han datado dos hoces de bronce halladas en la zona. Resulta muy curioso que un molde, muy similar al utilizado para fundir estas piezas, fuera hallado en un castro situado en Santiago de la Valduerna, cerca de La Bañeza, lo que podría reflejar las importantes relaciones que han existido entre la montaña y el llano desde tiempo inmemorial. Durante toda la Edad Media, pudo jugar un papel estratégico, albergando una torre fortificada de la que aún se conservan parte de sus muros y que debió servir como punto de control del tránsito de personas y mercancías entre las vertientes leonesa y asturiana de la Cordillera Cantábrica. Pero Torre continuó siendo un lugar de interés, como lo atestigua que varios miembros de la familia Quiñones, señores de estos valles durante centurias, eligieron su iglesia como lugar para su reposo eterno.
Flora: lagunas, pastos y roquedos
La Laguna de las Verdes, es de Origen Glaciar se sitúa en la cuenca de uno de los numerosos Circos Glaciares que existen en Babia durante la ultima glaciación, hace apenas 10.000 años. Muy probablemente, la denominación de Las Verdes aluda a la densa vegetación que cubre la laguna durante los meses de verano. Resulta normal que los lagos de montaña de origen glaciar tengan gran profundidad, lo que limita el crecimiento de vegetación acuática en ellos. Sin embargo, Las Verdes está sufriendo un proceso de colmatación, es decir, está siendo rellenada por los aportes de  materiales arrastrados tanto por el arroyo de Torre, como por los derrubios de la pedriza situada en su orilla, que ha supuesto una notable reducción de su profundidad. Algunas especies de juncos y equisetos han aprovechado esta circunstancia para enraizar en su fondo. En el invierno, permanece helada durante largos periodos de tiempo, por lo que desaparece cualquier evidencia de vida, de las plantas apenas quedan los rizomas sumergidos y los anfibios se entierran pasando varios meses en estado de letargo. Además de la laguna mayor de Las Verdes, existen algunas otras pequeñas lagunas, denominadas en Babia chagüezos, que poco a poco también se han ido colmatando, por lo que en la actualidad apenas son sino zonas permanentemente encharcadas, que se diferencian de los pastizales por mantenerse verdes durante todo el verano. Resulta especialmente llamativa la vegetación de los roquedos que utiliza el corto periodo estival para completar su ciclo vital. La espectacular floración atrae con rapidez a los insectos, garantizando así su polinización. Presentan con frecuencia estructuras carnosas y otras adaptaciones que les permiten sobrevivir en un medio en el que el agua y los nutrientes suelen resultar escasos.
La trashumancia en Babia
Desde la creación del Honrado Concejo de la Mesta, alrededor de 1273, la ganadería trashumante se convirtió en una de las actividades económicas más pujantes. Los grandes rebaños de merinas que pasaban los inviernos en las dehesas de Extremadura, en la meseta o en La Mancha, buscaban en las montañas del norte los pastos de los que carecían allí. Los puertos septentrionales de León, con extensas praderías, situadas muchas veces por encima de los 1.200 metros, se convirtieron así en destino habitual de una creciente cabaña ganadera que tuvo su máximo exponente en los siglos XIV y XV. Buena parte de estos pastos son improductivos durante una parte del año debido a la climatología, pero su periodo de máxima productividad coincide con el periodo en el que el pasto escasea en las tierras del sur. Torre fue uno de los pueblos de Babia que más terreno destinó a puertos de verano. Sus ingresos por el arrendamiento de los pastos ascendían a los 7.000 reales, sólo superado por otras localidades de reconocida tradición trashumante como La Cueta o Abelgas. También fueron famosos los mayorales de la localidad. Los puertos de verano adquirieron tal importancia que dieron lugar a numerosos litigios. Detrás de las peñas de La Cueña y Tremeo, se abre un valle que vierte las aguas al Río Cebolledo, tributario del Sil, poco después de pasar por la localidad de La Cueta. En él se ubican algunos de los mejores puertos babianos como Los Calderones, El Corralón o Cuetalbo. Pero, a pesar de la cercanía a La Cueta, todos ellos pertenecen a Torre de Babia. Una de las explicaciones más argumentadas cuenta como las disputas entre los dos pueblos para determinar la propiedad de estos pastos se remontaban mucho tiempo atrás. Para acabar con el litigio, convinieron en que un cura actuará como juez. Los representantes de ambos pueblos y el cura se desplazaron al valle y el veredicto del párroco no admitía duda: “Juro que estoy pisando tierra de Torre”. Parece ser que para evitar cometer perjurio, antes de subir había metido en sus botas unos puñados de tierra de un huerto de Torre.
Fauna de alta montaña
Vivir permanentemente por encima de los 1.500 metros de altitud resulta difícil. Sólo algunas especies muy bien adaptadas a las condiciones de la alta montaña, son capaces de conseguirlo. Algunas    aves como el gorrión alpino o las chovas, frecuentan estos medios, aunque incluso ellas descienden a zonas más resguardadas en lo más crudo del invierno. Lo mismo que la mayoría de las aves de montaña que sólo viven en las zonas más altas durante el verano, mientras crían y sacan adelante a su prole, para descender a los valles con las primeras nevadas. Los mamíferos adoptan diferentes estrategias para subsistir. Los canchales son las zonas más utilizadas por ellos durante el invierno, ya que recogen el calor del sol y la nieve se deshace antes. Algunos pequeños roedores optan por hibernar y esperar a que las condiciones mejoren; otros almacenan alimento y permanecen activos durante todo el invierno aunque por encima estén totalmente cubiertos de nieve. Entre los grandes mamíferos destacan los rebecos que tampoco abandonan la zona y subsisten al invierno ramoneando la escasa hierba o los matorrales que encuentran.


Fecha - 28/01/2018
Salida desde Trobajo del Camino León "  - 08:00 hr.
Destino - Torre de Babia " León "
Municipio - Cabrillanes
Situación Geográfica - Comarca Leonesa de Babia
Punto de partida - Torre de Babia
Ruta - Laguna de las Verdes
Hora de inicio, ruta - 09:55 hr.
Tipo de recorrido - Circular
Dificultad técnica - Facil
Tipo de camino - Pista forestal y Senda  
Altitud mínima - 1274 m.
Altitud máxima - 1786 m.
Desnivel ascenso acumulado - 539 m.
Desnivel descenso acumulado - 539 m.
Hora de llegada, ruta - 18:05 hr.
Punto de llegada - Torre de Babia " León "
Tiempo en ruta " duración "- 8 hr. 8 mnt.
Kilómetros totales " longitud "- 13 km.
Recomendaciones.
 - Calzado apropiado para actividades de Senderismo - montañismo - ropa de abrigo y de recambio, en caso de climatología adversa chubasquero - gorra - comida y agua - crema solar y protector labial - linterna " pilas de recambio " móvil " con la batería cargada " - botiquín " manta térmica " - 
Descripción de la Ruta
La ruta se inicia en Torre de Babia, al lado del arroyo que recorre la localidad de norte a sur. Se dirige hacia la torre que da nombre al pueblo y que en su origen, debió cumplir labores de protección de los pasos entre ambas vertientes de la Cordillera Cantábrica. Al final del pueblo, vuelve a cruzar el arroyo, tomando entonces el camino que discurre valle arriba. Se deja a un lado un molino y la antigua fábrica de luz para, después de un kilómetro de suave ascenso, tomar otro camino, algo más empinado, que accede hasta una majada. El camino termina en ella, pero desde allí continúan varias veredas que conducen todas ellas hasta la Laguna de Las Verdes. A partir de aquí, la ruta cambia totalmente de dirección, para dirigirse hacia el noreste. Sube hasta un pequeño collado, que es el punto más elevado de la ruta, desde donde se toma alguna de las veredas que discurren por la base de las peñas de La Cueña y Tremeo hasta llegar a un chagüezo, denominación local que designa a las lagunas de pequeñas dimensiones. Poco después, se encuentran las ruinas de unos chozos que hasta hace poco tiempo fueron utilizados por los pastores al cuidado del ganado trashumante. A partir de aquí, comienza un pronunciado descenso por una vereda que termina por contactar con el camino por el que se regresa a Torre.



























































Recomendaciones Generales para todas las Rutas.
- Cuando se realiza senderismo en zonas de montaña es preciso tener en cuenta unas recomendaciones básicas que pueden ser muy importantes para la seguridad y bienestar de los visitantes. 
- En invierno la nieve alcanza un gran espesor en los tramos más altos, que imposibilita una correcta percepción de las dificultades del terreno. Sea prudente, es preferible no completar la ruta si no dispone del equipo y la experiencia necesarios. 
- La naturaleza geológica del terreno provoca la aparición de simas que en ocasiones son muy profundas, no se aproxime al borde de las mismas. Además en alta montaña pueden producirse desprendimientos de roca y avalanchas de nieve. Extreme las precauciones.
 - Es aconsejable llevar ropa y calzado apropiados. Los cambios climáticos pueden ser bruscos, incluso en los meses más calurosos pueden alcanzarse temperaturas muy bajas.
 - Es aconsejable llevar agua. En los recorridos existen abundantes manantiales y fuentes, sin embargo se recomienda no beber agua sin las suficientes garantías sanitarias. 
- Por respeto al entorno y a otros posibles visitantes, evite dar voces y llevar aparatos que puedan producir ruidos estridentes. 
- Tenga en cuenta que la recogida de residuos resulta muy costosa en  estas zonas. Procure llevar su basura de regreso y depositarla en contenedores.
 - Si hace la ruta acompañado de un perro, éste no debe estar suelto ya que podría espantar al ganado.