Mostrando entradas con la etiqueta LOS TEMPLARIOS - Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y del Templo de Salomón. ( 3ª Parte ). Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta LOS TEMPLARIOS - Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y del Templo de Salomón. ( 3ª Parte ). Mostrar todas las entradas

sábado, 24 de septiembre de 2016

LOS TEMPLARIOS - Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y del Templo de Salomón ( 3ª Parte ), El final de la Orden.

Caballeros Templarios.

El Final de la Orden.

El último gran Maestre, Jacques de Molay, se negó a aceptar el proyecto de fusión de las órdenes militares bajo único Rey soltero o viudo, a pesar de las presiones Papales. El 6 de Junio de 1.306, fue llamado a Poitiers por el Papa Clemente V para un último intento, tras su fracaso, el destino de la orden quedó sellado. Felipe IV de Francia convenció a Clemente V, fuertemente ligado a Francia, de que iniciara un proceso contra los Templarios. La Corona francesa estaba muy endeudada con la orden, entre otras cosas, por el préstamo que su abuelo Luis IX solicitó para pagar su rescate tras ser capturado en la Séptima Cruzada. Además, el Rey buscaba un Estado fuerte, con el Rey que concentra todo el poder " frente al de la Iglesia y al de las diversas órdenes religiosas, como los Templarios ".


Jacques de Molay.

Esta labor contó con la inestimable ayuda de Guillermo de Nogaret, canciller del reino, famoso en la historia por haber sido el estratega del incidente de Anagni, en el que Sciarra Colonna había abofeteado al Papa Bonifacio VIII. El Sumo Pontífice murió de Humillación al cabo de un mes. También del Inquisidor General de Francia, Guillermo Imberto, más conocido como Guillermo de París, y Eguerrand de Marigny, quien al final se apoderó del tesoro de la orden y lo administra en nombre del Rey, hasta que se transfiere a la orden de los Hospitalarios. Para ello se sirvieron de las acusaciones de un tal Esquieu de Floyran, que espía a las órdenes tanto de la Corona de Francia como de la Corona de Aragón. Se les acusó de sacrilegio a la Cruz, herejía, sodomía y adoración a ídolos paganos, de escupir sobre la Cruz, renegar de Cristo a través de la práctica de ritos heréticos, de adorar a Baphomet y de tener contacto homoxesual, entre otras cosas.


Sacrilegio a la Cruz.

Parece ser que Esquieu acudió a Jaime II de Aragón con la historia de que un prisionero Templario, con quien había compartido una celda, le había confesado los pecados de la orden. Jaime II de Aragón no le creyó y lo echó, así que Esquieu fue a Francia a probar suerte ante Guillermo de Nogaret, que no tenía más voluntad que la del Rey, y que, creyera o no creyera en el mismo, no perdió la oportunidad de utilizarlo para la operación que, a la postre, llevó a disolver la orden.
Felipe despachó correos a todos los lugares de su Reino, con órdenes estrictas de que nadie los abriera hasta el jueves, 12 de Octubre de 1.307, en la que se podría decir que fue una operación conjunta simultánea en toda Francia. En esos pliegos se ordena capturar a todos los Templarios y requisar sus bienes. De esta manera, en Francia, Jacques de Molay, último gran Maestre de la Orden, y de ciento cuarenta Templarios fueron encarcelados y sometidos a torturas, mediante la cual consiguieron que la mayoría de los acusados se declararon culpables de los cargos, inventados o no. Algunos incluso confesaron sin tortura, por miedo a ella. La amenaza fue suficiente. Tal fue el caso del mismo gran Maestre, Jacques de Molay,que luego admitió haber mentido para salvar la vida.


Juicio a Jacques de Molay y los Templarios.

Esta misma Misiva Papal de 1.308, arribó a varios Reinos Europeos, incluyendo el Reino de Hungría. Allí, el recientemente Coronado Carlos I, Roberto de Hungría, tenía problemas mayores, pues una serie de altos Nobles, no reconocían su Reinado y estaba en constante Guerra contra ellos. En el año 1.314, en el Concilio de Zagrab, el Rey Húngaro y el alto Clero decidieron finalmente disolver la Provincia Templaria Húngara. Posteriormente, se procedió a confiscar sus propiedades en Hungría y en la Región de Eslavonia, que pasaron a manos del Rey. Posteriormente, Carlos I las donó a Nobles y en su mayoría a la Orden Hospitalaria, asunto que se concretó en la década de 1.430, pues el Rey dejó asentado en uno de sus documentos que entregaba momentáneamente las propiedades Templarias mientras se aclaraba la situación y el destino de la Orden.
Llevada a cabo sin la autorización del Papa, que tenía bajo su directa jurisdicción las órdenes militares, esta investigación era radicalmente corrupta en cuanto a su finalidad y a sus procedimientos, pues los Templarios habían de ser juzgados con respecto al Derecho Canónico y no por la justicia Ordinaria. Esta intervención del poder temporal en la esfera de personas aforadas y sometidas por ello a la jurisdicción Papal, causó la protesta enérgica de Clemente V, que anuló el juicio íntegramente y suspendió los poderes de los Obispos y sus inquisidores. No obstante, la acusación había sido admitida y permane como base irrevocable en todos los procesos subsiguientes.
Felipe el Hermoso sacó ventaja del " desenmascaramiento ", y se hizo otorgar el título de " campeón y defensor de la fe " por la Universidad de París. En los Estados Generales convocados en Tours puso a la opinión pública en contra de los supuestos crímenes de los Templarios. Más aún, logró que se confirmaran delante del Papa las confesiones de sesenta y dos presuntos Templarios acusados, expresamente elegidos y entrenados de antemano. En vista de esta investigación realizada en Poitiers " junio de 1.308 ", el Papa, hasta entonces escéptico, finalmente se mostró interesado y abrió una nueva comisión, cuyo proceso dirigió el mismo. Reservó la causa de la Orden a la Comisión Papal, dejando el juicio de los individuos en manos de las Comisiones Diocesanas, a las que devolvió sus poderes.


Clemente V, interrogando a los Templarios.

La comisión Papal asignada al examen de la causa de la orden había asumido sus deberes y reunió la documentación que habría de ser sometida al Papa y al concilio convocado para decidir sobre el destino final de la orden. La culpabilidad de las personas aisladas, que se evaluaba según lo establecido, no entrañaba la culpabilidad de la orden. Aunque la defensa de la orden fue deficiente, no se pudo probar que ésta, como cuerpo, profesara doctrina herética alguna o que practicase una regla secreta, distinta de la oficial. En consecuencia, en el Concilio General de Vienne, en el Delfinado, el 16 de Octubre de 1.311, la mayoría fue favorable al mantenimiento de la orden. Pero el Papa, indeciso y hostigado por la Corona de Francia principalmente, adoptó una solución salomónica, decretó la disolución, no la condena, y no por sentencia penal, sino por un decreto apostólico.
El Papa reservó para su propio arbitrio, la causa del gran Maestre y de sus tres primeros dignatarios. Ellos habían confesado su culpabilidad y sólo quedaba reconciliarse con la Iglesia una vez que atestiguan su arrepentimiento con la solemnidad acostumbrada. Para dar más publicidad a esta solemnidad, se erigió una plataforma para la lectura de la sentencia delante de la Catedral Notre Dame de París. Pero, en el momento supremo, Molay recuperó su coraje y proclamó la inocencia de los Templarios y la falsedad de sus propias supuestas confesiones. En reparación por este deplorable instante de debilidad, se declaró dispuesto a sacrificar su vida. Fue inmediatamente arrestado como herético reincidente, junto a otro dignatario que eligió compartir su destino, y fue quemado junto a Godofredo de Charnay atados a una estaca frente a las puertas de Notre Dame en I´lll de France el día de la Candelaria 18 Marzo de 1.314.


Jacques de Molay y Godofredo de Charnay, quemados en la hoguera.

En los otros Países Europeos, las acusaciones no fueron tan severas, y sus miembros fueron absueltos, pero, a raíz de la disolución de la orden, los Templarios se dispersaron. Sus bienes se repartieron entre diversos estados y la orden de los Hospitalarios. En la Península Ibérica pasaron a la Corona de Aragón en el este Peninsular, a Castilla en el centro y norte, a Portugal en el oeste y a los Hospitalarios. Tanto en Aragón como en Castilla surgieron varias órdenes militares que tomaron el relevo a la disuelta, como la orden de los Frates de Cáceres, Santiago, Montesa, Calatrava o Alcántara, a las que se concedió la custodia de los bienes requisados. En Portugal, el Rey Dionisio les restituye en el año 1.317, como " Militia Christi " o Caballeros de Cristo, asegurando así sus pertenencias en este País. En Polonia, los Hospitalarios recibieron la totalidad de las posesiones de los Templarios.


Caballeros de Cristo.

Actualmente en los archivos Vaticanos se encuentra el Pergamino de Chinon, que contiene la absolución del Papa Clemente V a los Templarios. Aun cuando este documento tiene una gran importancia histórica, pues demuestra la vacilación del Papa, nunca fue oficial y aparece fechado con anterioridad a las Bulas Vox in excelso, Ad providam y Considerantes, donde se procedió a la disolución de la Orden y a la distribución de sus bienes. Así, según el texto de Vox in excelso.

" La Orden de los Templarios, y su regla, hábito y nombre, mediante un decreto inviolable y perpetuo, y prohibimos enteramente Nos que nadie, en lo sucesivo, entre en la Orden o reciba o use su hábito o presuma de comportarse como un templario. Si alguien actuare en este sentido, incurre automáticamente en excomunión ".


 En concreto, el Manuscrito de Chinon está fechado en Agosto de 1.308. En esas mismas fechas, el Papa emite la Bula Facians Misericordiam, donde confirma la devolución de la jurisdicción a los inquisidores y emite el documento de acusación a los Templarios, con 87 artículos de acusación. Asimismo, emite la Bula Regnans in coelis, por la que convocó el Concilio de Vienne. Por tanto, estas dos Bulas, que sí fueron promulgadas oficialmente, tienen validez desde el punto de vista Canónico, mientras que el documento de Chinon es un mero " borrador " de gran importancia histórica, pero escasa importancia Jurídica.


Concilio de Vienne.

Creencias Heréticas atribuidas a los Templarios.

Durante el proceso contra la Orden, se realizaron numerosas acusaciones, de las cuales la que incluye el culto a Baphomet, es una de las que ha adquirido más popularidad, siendo recuperada por el ocultismo a partir del Siglo XIX. También se incluían rituales de renegación de la Cruz o de Cristo.
En la lista de cargos reunidos contra los Templarios aparecen más de cien acusaciones. Las referentes a la idolatría son.
 " Adoración de un gato que se les aparecía en las asambleas, que en cada Provincia había ídolos, a saber, cabezas, alguna con tres caras, otras con una, y otras era una calavera humana, que adoraban a esos ídolos, o a ese ídolo, y especialmente durante los grandes capítulos y asambleas, que las veneraban, que las veneraban como a Dios, que decían que esa cabeza podía salvarlos o hacerlos ricos, que les dio la riqueza de la Orden, que hizo que los árboles florecieron o que la tierra germinase, que tocaban o rodeaban cada cabeza de los citados ídolos con pequeños cordones que luego se ceñían alrededor del cuerpo, cerca de la camisa o de la carne, y que actuaban así como veneración a un ídolo ".