viernes, 16 de febrero de 2018

Astorga " León "


Astorga
Astorga, " Estorga​ en el leonés de la Maragatería ", situada en la zona central de la Provincia de León. Está ubicada en el tránsito entre el Páramo Leonés y los Montes de León y ejerce de Núcleo vertebrador de las Comarcas de la Maragatería, La Cepeda y la Ribera del Órbigo.​ La ciudad es cabeza de una de las diócesis más extensas y antiguas de España, cuya jurisdicción abarca la mitad de la Provincia de León y parte de las de Orense y Zamora.​ Es, además, cabeza del Partido Judicial Número 5 de la Provincia de León.​ Nacida como Campamento Militar Romano de la Legio X Gemina, a finales del Siglo I a. C.,​ poco después se convirtió en un Asentamiento Civil y fue Capital del Conventus Asturum. Se desarrolló como importante nudo de comunicaciones del Noroeste Peninsular y gozó de cierta prosperidad en los dos primeros Siglos de nuestra era gracias a la minería del oro, siendo definida por Plinio el Viejo como vrbs magnifica.​ En los años centrales del Siglo III, debió de establecerse como sede Episcopal, con Basílides como su primer Obispo.​ Fue parte del Reino de los Suevos tras las invasiones bárbaras y en el año 714, fue tomada por las tropas musulmanas de Táriq, aunque sería reconquistada por la Monarquía Asturiana a mediados del mismo Siglo. A finales del Siglo X, volvió a sufrir en tres ocasiones, el acoso musulmán de la mano de Almanzor.​ Desde el Siglo XI, y gracias al impulso dado por el Camino de Santiago, la ciudad experimentó un progresivo desarrollo en el cual la Iglesia tuvo un papel protagonista. En el año 1465, Enrique IV de Castilla concedió a Álvaro Pérez Osorio, Conde de Trastámara, Señor de Villalobos y de Castroverde, el título de Marqués de Astorga, por lo que la ciudad pasó del estado libre a una condición feudataria.​ A principios del Siglo XIX, la ciudad sufrió las consecuencias de la Ocupación Francesa y fue una de las primeras ciudades que se levantaron contra los franceses, con el amotinamiento de campesinos y jornaleros el 2 de mayo de 1808.​ El ejército francés entró en la ciudad el 31 de diciembre del mismo año y durante los años siguientes la plaza cambió de manos en varias ocasiones hasta que finalmente los franceses capitularon el 17 de agosto de 1812. Entre mediados del Siglo XIX y principios del XX, se produjo un importante desarrollo industrial, en el que jugaron un papel fundamental la llegada del ferrocarril y el auge de la industria del chocolate.​ Esta continúa activa junto con otras ramas de la industria alimentaria, como la repostería y la industria cárnica, aunque la actividad económica del municipio está basada fundamentalmente en el sector servicios, con la administración, el comercio y el turismo cultural como sectores más destacados. Este último se sustenta principalmente en su Patrimonio Histórico-Artístico, en el que cabe destacar la Catedral, el Palacio Episcopal, el Ayuntamiento y la Ergástula Romana, todos ellos declarados Bien de Interés Cultural,​ además de ser lugar de paso del Camino de Santiago y una de las cabeceras de la Vía de la PlataLas celebraciones más representativas son los carnavales, el primer fin de semana después del Miércoles de Ceniza, la Semana Santa, declarada de Interés Turístico Nacional,​ la fiesta de Astures y Romanos declarada de Interés Turístico Regional​ y de manera discontinua, la procesión de la Zuiza en honor del Pendón de Clavijo y la Procesión de la Virgen de Castrotierra, traída en años de sequía desde su Santuario situado a 17 kilómetros de la ciudad. En el año 2015, en la aprobación por la Unesco de la ampliación del Camino de Santiago en España a Caminos de Santiago de Compostela, Camino francés y Caminos del Norte de España, España envió como documentación un Inventario Retrospectivo, Elementos Asociados " Retrospective Inventory, Associated Components ", en el que en el n.º 1708 figura Astorga con una delimitación de un ámbito de elementos asociados.




Toponimia
El topónimo de Astorga es una evolución natural y popular del topónimo antiguo, Asturica. Sobre el origen y significado de este último hay varias teorías,​ para algunos, como el cronista Gil González Dávila, proviene del nombre que llevaba Astyr o Astur, escudero de Memnón llegado desde oriente, mientras que para otros deriva de Astiria, Astirica o Asturia, denominación con la cual aún se la conocía durante las conquistas de MunuzaPedro Junco, apoyándose en otros textos como el Diccionario de Covarrubias, escribió en el año 1635, que el nombre deriva de Astu y Orgia, dos palabras que unidas formarían Astorgia, con el significado de ciudad para celebrar el Culto de los Dioses, concretamente de Baco, y que latinizada se transformaría en Asturica, asimismo, afirmó que antes de llamarse Asturica se denominaba Rhoma, sinónimo de fuerte en griego.​ La ciudad es citada como Astorica en documentos del año 878, como Osturga y Austurga en el Codex Calixtinus, y como Astur, Asturius y Asturia a lo largo de la Edad Media.​ En el Siglo XIX, Víctor Gebhardt, escribió en su Historia General de España que Astorga, en épocas anteriores, tuvo el nombre de Asturica Amak. En el diccionario de Antonio de Nebrija, edición del año 1734, se la llama Asturia y Asturica. Asturia, región y ciudad cercana a Portugal y Asturica Augusta, ciudad de la España tarraconense, vulgarmente llamada Roma. En todo caso, Asturica se denominó a la antigua capital de las 22 tribus astures, que recibió más tarde, de manos del Emperador César Augusto, el apellido de Augusta, a la vez que elevó el lugar a Capital de Convento Jurídico.




Símbolos y títulos
El Escudo Heráldico municipal cuenta con la siguiente descripción. Escudo de Gules, un ramo de roble de su color. Al timbre corona de Marqués.Se desconoce la fecha en la que empezó a utilizarse. En un documento del año 1320, aparece un sello del Concejo de Astorga en el que se encuentra representado un Castillo con tres Torres y un Árbol.​ Sin embargo, en el año 1635, ya se usaba el escudo que sigue vigente, pues aparecía en la obra de Pedro Junco Fundación, nombres y armas de la ciudad de Astorga. Este interpretó que del antiguo nombre que recibió la ciudad "Roma" provendría el apelativo de robur y de ahí la representación de un roble, del que Quercus robur es una de las especies más comunes, con el significado de fuerza, firmeza y fortaleza, similares a los atributos de solidez y longevidad de la Mitología Clásica. En cuanto al campo de color rojo sería similar al de Roma, con el significado de la sangre del enemigo que intentase conquistar la ciudad.​ La bandera, rectangular, tiene la siguiente descripción. Bandera de color rojo con el Escudo en el centro. En cuanto a sus títulos, la ciudad recibe las denominaciones de Muy Noble, Leal, Benemérita, Magnífica y Augusta. Las tres primeras fueron concedidas tras el papel desempeñado durante la Guerra de la Independencia, siglos antes había recibido los epítetos de Augusta por el emperador César Augusto  y Magnífica por Plinio el Viejo. 
Geografía - Ubicación
El término municipal de Astorga, que abarca una superficie de 46,78 km², está situado al suroeste de la zona central de la provincia de León, en la zona de transición entre la planicie del Páramo Leonés y los montes de León, lo cual convierte a Astorga en núcleo estratégico de comunicaciones, ya atestiguado desde antiguo al ser encrucijada entre el Camino de Santiago y la Vía de la Plata, y puerta natural de entrada a Galicia.​ 
Orografía
Astorga se encuentra en la zona noroccidental de la cuenca del Duero y presenta, en general, un relieve suave pero con dos zonas diferenciadas,​ por un lado una serie de sierras de orientación ESE-ONO, con materiales del Paleozoico Inferior, y por otro la llanura del río Tuerto, de materiales terciarios cubiertos posteriormente durante el Cuaternario.​ La zona occidental presenta una morfología de valles, con la misma orientación que las estructuras hercínicas ESE-ONO, caracterizados por ser de fondo plano y rellenados con sedimentos del Mioceno, mientras que en la zona oriental dominan las llanuras aluviales y distintos niveles de terrazas. ​La altitud media del municipio oscila entre los 830 msnm. de las vegas que circundan la ciudad y los más de mil metros del extremo occidental del término.​ Esta diferencia supone el paso de un paisaje llano a un terreno elevado, de suaves pendientes, que culmina en altos como El Sierro 969 msnm, La Cuesta 996 msnm y especialmente, el Cuerno, vértice geodésico situado a 1114 msnm.​ La ciudad propiamente dicha está ubicada sobre un promontorio, a 870 msnm., en el cual se asienta su casco histórico, cuyo perfil recuerda un espolón, haciéndose más suave en su extremo occidental.
Hidrografía
La totalidad del municipio se encuadra dentro de la cuenca hidrográfica del Duero, como en buena parte de la provincia, sus cursos fluviales se caracterizan por la irregularidad de su caudal, con estiajes en época estival y crecidas en otoño e invierno debido a la lluvia y a la fusión de las nieves. ​La vega del río Tuerto, afluente del río Órbigo, es la más importante del término municipal y se extiende por la parte oriental de este. Sin embargo, el curso con mayor recorrido por el municipio es el río Jerga, que nace en la Peña del Gato, junto al Puerto de Foncebadón, y tras pasar por Castrillo de los Polvazares, Murias de Rechivaldo, Astorga y Celada de la Vega, vierte sus aguas al río Tuerto a pocos kilómetros de Astorga. Otros cauces menores son los distintos arroyos que desembocan en ambos ríos, como el de la Moldera, el de Val Seco o el del Fontanal.​
Clima
El clima en el municipio se clasifica como mediterráneo continentalizado, de inviernos fríos con frecuentes heladas, y veranos cálidos y secos. La oscilación térmica anual ronda los 15 °C mientras que la diaria supera en ocasiones los 20 °C. Las precipitaciones se reparten de forma irregular a lo largo del año, con escasez de las mismas en verano, concentrándose al final del otoño, en los meses invernales y al principio de la primavera.​ La altitud sobre el nivel del mar, su elevada situación sobre el entorno y su exposición a los vientos favorecen un ambiente generalmente fresco gran parte del año, siendo especialmente desapacible en invierno y primavera. 
Naturaleza -Geología
Geológicamente, Astorga se encuentra en la Zona Asturoccidental-Leonesa, al suroeste del Dominio del Navia-Alto Sil. A nivel litológico, los materiales más destacados que se encuentran en el municipio son, por un lado, áridos naturales del Cuaternario y arcillas del Mioceno, utilizadas tradicionalmente para la elaboración de cerámica, tanto a nivel industrial como artesanal, y por otro cuarcitas, areniscas y pizarras del Paleozoico. Sobre los depósitos aluviales del Mioceno se dan concentraciones de oro, de carácter secundario y escasos rendimientos, tanto en terrazas fluviales antiguas como modernas.​ Con respecto a la estratigrafía, al oeste del municipio aparecen niveles de la Serie de los Cabos del Cámbrico Superior y Ordovícico Inferior y de las Pizarras de Luarca, del Ordovícico Medio, los afloramientos del Paleozoico se encuentran flanqueados por niveles del Mioceno sobre los que se disponen en áreas extensas los sedimentos del Cuaternario y recubren totalmente las cuencas fluviales de los ríos Jerga y Tuerto.
Flora
El término municipal de Astorga se encuentra en el piso bioclimático supramediterráneo, por lo que su vegetación clímax  se compone de especies marcescentes y coníferas.​ Entre ellas se encuentran los rebollos, que crecen en las zonas más frescas y húmedas del oeste del municipio, sobre depósitos cuaternarios y suelos predominantemente silíceos, así como los pinares de repoblación, situados principalmente en el entorno del Alto del Cuerno, compuestos de especies como el pino silvestre. También está presente la encina, generalmente de forma dispersa pero conformando una unidad homogénea en el monte entre Castrillo de los Polvazares y Murias de Rechivaldo, muy degradada, en estado tallar y con pies raquíticos, esto es debido al tradicional uso de la encina para carbón y leña, algo que también sucede en el resto de la provincia. En su estrato inferior se encuentran especies como genistas, lavandas o pies de liebre. En las zonas donde no está presente el estrato arbóreo, principalmente laderas de solana, debido tanto a la baja calidad del suelo como a la escasez hídrica, aparecen matorrales de romero, piorno o jara. En la vega del Tuerto, aparte de las plantaciones de chopos, pueden encontrarse álamos, sauces o alisos. El resto del territorio municipal se corresponde con eriales y terrenos de cultivo.
Fauna
El municipio cuenta con una fauna rica y variada debido a su situación de transición entre el mundo mediterráneo y el eurosiberiano.​ Así, en cuanto a los íctidos, las aguas de Astorga sustentan tan solo dos especies, el barbo común y la boga del Duero, a los que acompañan mamíferos como la nutria.​ Entre las distintas especies de anfibios y reptiles están presentes el sapo común, el tritón jaspeado, el lagarto ocelado o la víbora de Seoane y culebra bastarda.​ En las zonas llanas del municipio se encuentran aves como el cernícalo o el gavilán común y pequeños mamíferos como el conejo o la liebre ibérica. En el entorno de los núcleos de población son comunes la cigüeña blanca, la golondrina, el vencejo común, la paloma torcaz, distintas especies de páridos, la graja o rapaces como el milano real.​ Por último, en las zonas de pastizales o de monte están presentes aves como la perdiz roja y mamíferos como el corzo, la comadreja, el zorro, el jabalí y, ocasionalmente, el lobo.


Parques y jardines
La ciudad dispone de varias zonas verdes entre las que destaca por su antigüedad el jardín de la Sinagoga, al que en las últimas décadas se han unido los modernos parques de La Eragudina, El Melgar y El Mayuelo.El jardín de la Sinagoga, llamado anteriormente de San Francisco, de Alfonso XIII y del Generalísimo, es el parque más antiguo de la ciudad, creado en el año 1835.​ El espacio que ocupa fue parte de la judería y en él se ubicaba su sinagoga, de ahí su nombre. Tres años después del nacimiento del proyecto, se completó el relleno de la zona, que presentaba un importante desnivel. A principios de 1840, acabaron las obras y el jardín, uno de los primeros de España de tipo romántico, según Roberto Alonso,​ presentaba una fuente de rocalla, setos y paseos, a los que más tarde se añadió una rosaleda.​ En el mismo, se inicia lo que fue el camino de ronda de la muralla, que con el tiempo acabó transformado en el principal paseo de la ciudad. El parque del Mayuelo, a mitad de camino entre el núcleo urbano y el monte del Sierro, se ubica en una zona de praderas donde había varios manantiales, algunos de los cuales se utilizaban para el consumo o para lavar la ropa. A mediados de los años 1970, se construyó una fuente sobre uno de los manantiales, se instalaron juegos para los niños y se plantaron algunos árboles. Finalmente, en el año 1993, el Ayuntamiento llevó a cabo un proyecto para los más de 7000 m² del parque, que incluyó un paseo central con árboles, zonas de juegos infantiles y de recreo. También se realizó la remodelación de la fuente, llevada a cabo por la Escuela Taller. El campo de La Eragudina, antiguo espacio de recreo de los marqueses de Astorga junto al cauce del río Jerga, fue transformado en jardín en el año 1996, y cuenta con diversas especies de árboles de nueva plantación como sauces, fresnos, arces y chopos, además de una fuente y zonas de recreo. En el mismo año, en 1996, el espacio situado a los pies de la muralla conocido como El Melgar, también fue transformado en parque, a la vez que se adecua el entorno de la Puerta Romana, detrás del ábside de la Catedral. Por último, otras zonas de esparcimiento de la ciudad son el parque del Aljibe, cercano a la Catedral y llamado así por un depósito de agua utilizado en la Edad Media, y el entorno de la Fuente Encalada. Esta fue construida en el año 1674, y reformada en el año 1788, en estilo neoclásico y actualmente cuenta con un entorno ajardinado.
Historia - Edad Antigua
La historia de la ciudad se remonta, en teoría, a la época prerromana, pues ya el geógrafo greco-egipcio Ptolomeo se refirió a Asturica como ciudad astur y capital de los amacos. Sin embargo, las excavaciones arqueológicas que se han realizado en el recinto urbano no han aportado ningún material que pueda corroborar tales orígenes.​ Por ello no se puede afirmar, de manera científica, que hubiera un poblamiento prerromano, a pesar de existir varios castros de la Edad del Hierro en los alrededores de Astorga como el de La Mesa en Castrillo de los Polvazares.​ Su fundación, a partir de los datos obtenidos gracias a la arqueología, está relacionada con la presencia de un destacamento de la Legio X Gemina a raíz de las guerras cántabras. Dicha presencia está atestiguada por el hallazgo de dos trincheras o fosos a modo de sistema defensivo, así como por la existencia de varias zanjas de cimentación para posibles estructuras de madera.​ Una vez finalizadas las campañas militares de Augusto contra los astures y cántabros, entre 29 a. C. y 19 a. C., se levantó el campamento, que tras la pacificación del territorio se convirtió en un asentamiento de carácter civil dentro de la provincia Tarraconense. Esa conversión debió de ocurrir a principios del siglo I, pues en 27 el pacto de hospitalidad con los zoelas demuestra que las relaciones de Roma con los indígenas estaban ya estabilizadas. Aproximadamente en la transición entre los gobiernos de Claudio y Vespasiano, la ciudad asumió la capitalidad del Conventus Iuridicus Asturum y era el principal núcleo receptor del oro extraído de minas como Las Médulas. Este auge hizo que Plinio el Viejo, por aquel entonces procurator de la Hispania Citerior, definiera a la ciudad, en su obra Naturalis Historia, como «urbs magnifica».​ Con la reorganización territorial acaecida en el siglo III, la ciudad pasó a formar parte de la provincia Gallaecia, con capital en Bracara Augusta Braga. Con el fin de las explotaciones mineras en época de Diocleciano, comenzó la decadencia de la ciudad. En los años centrales del siglo III, debió de establecerse como sede episcopal, con Basílides como su primer obispo, en torno a 249.​ Sin embargo, la implantación del cristianismo se vio amenazada por las invasiones bárbaras y, en lo religioso, por la expansión de las doctrinas priscilianistas y maniqueístas, contra las cuales lucharon más tarde Hidacio y Santo Toribio.


Edad Media
Tras producirse las invasiones bárbaras, los suevos se establecieron en el territorio de la antigua Gallaecia en torno al 410, y la ciudad pasó a formar parte de su reino. El enfrentamiento de los suevos con los visigodos provocó que Astorga sufriese sendos saqueos por parte de estos últimos, el primero por Teodorico II en el año 459, y el segundo por Leovigildo en el año 569. A causa de todo ello, Astorga perdió su condición de capital de convento jurídico, junto con la desaparición del sistema político y administrativo romano, y el protagonismo recayó, desde ese momento, en la ciudad de León. En el año 714, con motivo de la conquista musulmana de la península ibérica, Astorga padeció el ataque y destrucción por Táriq en su marcha hacia el norte.​ Tras el surgimiento del reino de Asturias a mediados del siglo VIII, el monarca Alfonso I de Asturias, avanzó hacia el sur y reconquistó para los cristianos, entre otras, la ciudad de Astorga. Ordoño I de Asturias, que ascendió al trono en el año 850, encargó al Conde Gatón la repoblación y reconstrucción de la ciudad. Años después, los cinco hijos de Alfonso III de Asturias, se sublevaron contra él y el monarca repartió la corona entre ellos tras abdicar, así García I de León, al que le correspondió León, ubicó su corte en Astorga durante cuatro años, hasta su muerte en el año 914. Tras la misma, Ordoño II de León trasladó la capital a León, circunstancias que dieron lugar al nacimiento del Reino de León. En el año 988, la capital sufrió saqueo por parte de Almanzor lo que provocó, según Gebhardt, el traslado temporal de la Corte a Astorga.​ Esta última también padeció, en el año 988, 994 y 996, el asedio y pillaje por parte de las tropas de Almanzor. En el año 1034, Sancho Garcés III de Pamplona tomó la ciudad y el resto de León con motivo de las desavenencias con Bermudo III de León. En el año 1073, se estableció la Tenencia como forma de gobierno.​ Esta estuvo ocupada, en los primeros años del Siglo XII, por Teresa, Condesa de Portugal, aprovechando las disputas acaecidas entre su hermana Urraca I de León y Alfonso I de Aragón, y en el año 1143, pasó a ser dominio de su hijo, Alfonso I de PortugalDurante el gobierno de Fernando III de Castilla, el modo de administración territorial cambió y así las tenencias pasaron a ser Señoríos. En el caso concreto de Astorga, esto ocurrió hacia el año 1277, pero en el año 1345, Alfonso XI de Castilla decidió que el gobierno de la ciudad estuviese en manos de un corregidor y varios regidores. Desde el año 1367, hasta finales de Siglo, la ciudad padeció una crisis debida a la peste, las luchas entre Pedro I de Castilla y Enrique II de Castilla y la mala situación económica. En esta época, los comerciantes astorganos mantenían relaciones y tráfico con varias poblaciones de Galicia, lo que pudo ser el origen de la futura arriería. El 16 de julio de 1465, a través de un privilegio dado en Toro, Enrique IV de Castilla concedió a Álvar Pérez de Osorio, Conde de Trastámara, Señor de Villalobos y de Castroverde, el Título de Marqués de Astorga, por lo que la ciudad pasó del estado libre a una condición feudataria.​ El poder del marquesado ejerció una gran influencia en el gobierno de la ciudad y llegó a afectar a aquellas áreas que tenía el Cabildo catedralicio bajo su poder.

Ordoño II de León
Edad Moderna
El Siglo XVI, estuvo protagonizado, en sus primeros años, por la Guerra de los Comuneros "1520-1521", Astorga perteneció al bando realista pues el Marqués era seguidor del Monarca Carlos I.​ Fue un periodo en el que se crearon numerosas cofradías que socorrían, a través de hospitales, a pobres y peregrinos, hecho que se veía acentuado gracias al paso del Camino de Santiago por la ciudad. De toda esta tradición de acogida permanecen en la ciudad el de San Juan Bautista y el de las Cinco Llagas.​ La influencia religiosa estaba siempre presente, no solo por el dominio moral eclesiástico sino también porque el Cabildo era propietario de amplias propiedades rústicas y urbanas. La llegada de la imprenta, en el año 1545, de la mano de Agustín de Paz, favoreció la producción escrita, que en esos momentos se reducía casi exclusivamente a misales y trabajos eclesiásticos, como el Thesaurus Angelorum de Francisco de Evia. Además, supuso el comienzo de una tradición de impresores, como Antonio de la Calzada, cuyo momento cumbre llegó a finales del Siglo XIX y principios del XX, cuando funcionaban en Astorga más imprentas que en la propia Capital Provincial,​ entre las cuales se encontraban las de Antonio Gullón, Juan Alonso, Porfirio López, Nicesio Fidalgo, González Revillo y Ortiz. Durante el Siglo XVIII, la ciudad alcanzó cierta prosperidad y en su vida diaria eran habituales los juegos de cañas, las corridas de toros en la Plaza Mayor, el juego de bolos regulado en el año 1601, las representaciones teatrales y las funciones sacramentales.​ Entre los Siglos XVIII y XIX, el territorio de Astorga se vio afectado por la división de la Provincia en Cantones y jurisdicciones, que fue posteriormente modificada durante la Guerra de la Independencia.

Los Comuneros
 Edad Contemporánea
A principios del Siglo XIX, el anterior crecimiento de la ciudad se detuvo debido tanto a las epidemias como a las consecuencias de la ocupación francesa. Así, Astorga fue de las primeras ciudades que se levantaron contra los franceses, con el amotinamiento de campesinos y jornaleros el 2 de mayo de 1808,​ y al mes siguiente se formó la Junta de Armamento y Defensa. El ejército francés entró en la ciudad el 31 de diciembre de 1808, y durante los años siguientes la plaza cambió de manos en varias ocasiones, con gestas heroicas como la defensa hecha por el General José María de Santocildes, hasta que finalmente, y gracias a una estrategia preparada por los Generales Castaños y Wellington, los franceses capitularon el 17 de agosto de 1812. De todo lo acaecido en esos años, el general Santocildes dejó escrito el Resumen histórico de los ataques, sitio y rendición de Astorga.Tras la restitución en el trono de Fernando VII, este abolió la Constitución de 1812 y retornó al absolutismo, algo que fue bien recibido por los sectores eclesiástico, nobiliario y burgués de la ciudad, la influencia del Obispado y Cabildo siguió vigente a lo largo de los Siglos XIX y XX.​ Respecto a la administración local, durante el breve gobierno de José I Bonaparte, se propuso una nueva organización del territorio, con Astorga a la cabeza de uno de los departamentos, el Departamento del Esla.​ La idea no salió adelante y en el año 1820, con el inicio del Trienio Liberal, se planteó una nueva división, con Astorga como uno de los once partidos de la provincia, pero en el año 1823, resultó anulada. En el año 1833, con la nueva reordenación territorial, la ciudad y la Maragatería quedaron adscritas a la Provincia de LeónDurante el reinado de Isabel II, y después de la Constitución de 1845, Astorga estuvo representada por el progresista Santiago Alonso Cordero. En las décadas siguientes, otros representantes en Cortes fueron Pío Gullón Iglesias, que formó parte de la alternativa política a Cánovas del Castillo, y Manuel García Prieto, que ocupó varias ocasiones la presidencia del gobierno, la última de las cuales, en el año 1922, fue previa al golpe militar de Miguel Primo de Rivera.​ Con el estallido de la Guerra Civil el 18 de julio de 1936, tras el paso hacia Asturias de las columnas de mineros que inicialmente habían avanzado hacia el sur, el día 20 de julio la Guardia Civil y los militares se hicieron con el control de la ciudad, que permaneció al igual que la mayor parte de la provincia, en territorio sublevado. Tiempo después, la Transición y la llegada de la democracia supusieron un nuevo impulso al desarrollo de la ciudad con una mayor diversificación de sus actividades económicas gracias al desarrollo del turismo, el aumento del transporte por carretera y su revitalización como centro comarcal.