Mostrando entradas con la etiqueta SANTA MARÍA DEL PUERTO - SOMIEDO - " PEÑA SALGADA ". Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta SANTA MARÍA DEL PUERTO - SOMIEDO - " PEÑA SALGADA ". Mostrar todas las entradas

viernes, 2 de septiembre de 2016

SANTA MARÍA DEL PUERTO - SOMIEDO - " PEÑA SALGADA "





Fecha - 28 / Agosto / 2.016.
Hora de Salida desde León - 08:30 hr.
Hora de llegada a León - 20:45 hr.
Inicio y Fin de Ruta - Santa María del Puerto. " 1.482 m. "
Distancia desde León - 100 km.
Hora, Inicio Ruta - 10:30 hr.
Hora, Fin de Ruta - 18: 05 hr.
Tipo de Sendero - Pista, Senda, Campo a través y Cresteo. " PR AS - 16.
Entorno Natural - Roca Caliza, Monte Bajo y Praderas.
Tipo de Recorrido - Circular.
Tiempo en Ruta - 7 hr. 37 minutos.
Total km. - 8,79 km.
Altitud Máxima - 1.980 m.
Altitud Mínima - 1.486 m.
Desnivel Ascendente - 579 m.
Desnivel Descendente - 579 m.
Recorrido.
Santa María del Puerto " 1.486 m. " - Valle de Ordial - Collado Putracón " 1.773 m. " - Peña Salgada " 1.980 m. " - Pico Putracón " 1.909 m. " - Alto de la Encarralina " 1.863 m. " - Majadas de Ordial - Valle de Ordial - Santa María del Puerto " 1.486 m. "

Parque Natural de Somiedo.

El Parque Natural de Somiedo, se extiende por cinco Valles - Saliencia, Valle de Lago, Puerto y Pola de Somiedo, Perlunes y Pigüeña, y sus cinco Ríos con los que comparten nombre, abarcando una extensión de 283 km2. De su Paisaje, destaca la belleza de los Lagos, situados al Sur del Concejo de Somiedo, en lo alto de las Cordilleras que separan Somiedo de León - Los tres pequeños lagos de Saliencia - El lago del Valle, con su islote característico, que es el mayor lago de Asturias, con un promedio de radio de 280 m. y un calado medio de 10 m., aunque en algunas zonas alcanza los 50 m. - las escondidas Lagunas del Páramo, entre los Valles de los Ríos Somiedo y Pigüeña
El Parque Natural de Somiedo, es uno de los Paisajes más accidentados de Asturias, por sus desniveles desde los 400 a los 2.200m. En el conjunto destacan valiosas características geológicas, por su gran variedad de materiales - calizos, silíceos, areniscos... que provocan espectaculares formas Kársticas. Valles espolvoreados de minerales como el hierro, depósitos de arsénico, mercurio, plomo, mármol y granito. Un espacio de contrastes entre cumbres y depresiones, que muestran la huella de los movimientos tectónicos sufridos en sus numerosos cabalgamientos, fallas y pliegues.
A lo largo de toda su extensión, se encuentran brañas con fértiles pastizales donde se pueden contemplar, no sin dificultad, las famosas -  cabañas de teito de escoba - cabañas de piedra y techumbre de escobas y piornos, utilizadas por los vaqueiros de alzada y los ganaderos de las montañas como refugio. Actualmente existen más de 500 cabañas distribuidas por todo el Parque. En sus alrededores se desarrolla, aún hoy, el trasiego de reses en busca de los mejores pastos. Las temperaturas medias anuales de la zona se sitúan en torno a los 9º C, en los fondos de los Valles, mientras que en cotas superiores, este parámetro desciende aproximadamente a razón de 0,5 º C, por cada 100 m. Las nevadas son frecuentes en los meses invernales por encima de los 1.200 m.- los meses más fríos son Enero y Febrero, y los más cálidos, Julio, agosto y Septiembre, y es considerable la diferencia de temperatura entre ambos periodos, rasgo típico el clima Continental.
Fue declarado Parque Natural en el año 1.988, siendo el primero de los espacios del Principado en recibir este reconocimiento. Con esta decisión se pretende conseguir entre otros objetivos, la conservación de sus Ecosistemas, Hábitats y Especies - mejorar la vida de sus habitantes, y mantener el Patrimonio Etnográfico y la actividad agropecuaria compatible con su conservación.
 El relieve es abrupto, con laderas muy pendientes e inestables y tiene sus puntos más altos en el Cornón, Peña Orniz, Picos Albos o Sierra Pelada que rondan los 2.200 m. Mientras que la cota más baja está en Aguasmestas - 395 m.- Los cauces de los ríos propios de un relieve fluvial juvenil, tienen fondos muy estrechos y sin apenas depósitos. Los Valles altos mucho más amplios, han sido modelados por los glaciares resultando de ello un conjunto de lagos de circo glaciar - La Cueva, Calabazosa, Cerveriz, Lago del Valle, Lagunas del Páramo... - considerado de alto interés hidrogeológico y geomorfológico. La flora de Somiedo tiene un importante componente endémico. Algunas plantas son exclusivas de este territorio y de las tierras Leonesas colindantes, como la Centaurium Somedanum. Los matorrales desempeñan en Somiedo un papel importante, ya que algunos como la escoba, son aprovechados como material para la construcción de la techumbre vegetal - Teito - de algunas construcciones como las cabañas. La diversidad paisajística y vegetal y su accidentada orografía han hecho de Somiedo un lugar de refugio para diversas especies de animales que en otros tiempos vivían en zonas más amplias de Asturias y de la Península Ibérica. El Parque Natural de Somiedo ha conservado hasta nuestros días una de las más completas y equilibradas representaciones de la comunidad faunística de la Iberia Atlántica. Diez especies de anfibios, igual número de reptiles, un centenar de aves y unos cuarenta mamíferos, así como al menos cuatro especies de peces, constituyen la fauna vertebrada somedana. La mayoría de los visitantes no logrará ver ninguna de las especies de grandes vertebrados no cinegéticas. Ciertamente nutrias, águilas reales, urogallos, osos, lobos... habitan en Somiedo. Se trata de animales cuya supervivencia depende en buena medida de su habilidad para ocultarse.





Santa María del Puerto.















































Cima de Peña Salgada.













Cima del Pico Putracón.










Alto de la Encarralina.































Historia.

Los Primeros vestigios históricos hallados en suelo de Somiedo se corresponden con la etapa de la Edad de Bronce, aunque se cree que ya  en tiempos Neolíticos el territorio fue colonizado. Fueron hallados varios asentamientos Castreños en las proximidades de Trascastro y de La Pola, que se cree fueron edificados por Comunidades Prerromanas. Se ha encontrado en Gua y Coto de Buenamadre varios Denarios Ibéricos que datan del Siglo I antes de Cristo.
Del paso de la Romanización por el Concejo quedan diversos topónimos, así como restos de calzadas y fortalezas estratégicamente situadas para su posición defensiva. Dentro de éstas tenemos el Castro de Remonguila en las proximidades de La Riera, el Castillo de Alba cerca de La Pola, o la Fortaleza de Saliencia. Gracias al Pueblo Romano se mejoró y definió el antiguo trazado del paso a la Meseta por el camino de la Mesa, de gran importancia posterior, tanto con la invasión Musulmana como por la expansión del Reino Asturiano.  
Durante la Baja Edad Media, cobra importancia el Monasterio de Gua, perteneciente a la Orden Cisterciense. Fue fundado por el Rey Fernando II y su mujer Doña Urraca, que otorgaron más tarde a dicho Monasterio el Coto de Gua. Otras donaciones efectuadas a la Iglesia Ovetense fueron el Monasterio de Santa María de Lapedo, la Iglesia de San Miguel de la Llera, El Monasterio de Villanueva de Carzana o el de San Andrés de Cocega en Veigas.
En la Media y Alta Edad Media el Concejo estuvo marcado por la gran influencia que el Monasterio de Belmonte ejerció sobre él en el Valle de Pigüeña. En este Valle se encuentra una de las mejores Brañas del Concejo. Pertenecían al Monasterio las aldeas de Villaux, Villar de Vildas, Pigüeces, Santullano, Pigüeña, Orderias, Las Morteras, La Riera y algunas más.
Esta situación duró hasta que el Monarca Alfonso X, en su afán de repoblación, concedió la Carta Puebla al Municipio, estableciéndose inicialmente en la Agüera de Belmonte, donde permanece durante un tiempo hasta que se trasladó al actual emplazamiento de La Pola. En el año 1.277, varios pueblos del Occidente Asturiano, entre las que se encuentra Somiedo, se reunieron en La Espina y firmaron la Carta de Hermandad que garantizará el orden en la zona. Durante el Siglo XVI, el Linaje de Quiñones ejerció el poder sobre todas las tierras, hasta que los Reyes Católicos en el año 1.496, eliminaron todos sus privilegios para incorporar el Concejo al Realengo. A pesar de esto, en el Siglo XVI, los Linajes Miranda, Flórez y Omaña, ostentan cierto poder en el Concejo. La familia de los Miranda dio lugar al cambio del topónimo de Belmonte a Belmonte de Miranda
A lo largo de toda la Edad MediaModerna, Somiedo sufrió las disputas entre Monasterios, Familias, Campesinado y Población Vaqueira por el control de la tierra, surgiendo una minoría de campesinos libres y propietarios - esta situación que acaba con la supresión en el año 1.827, del Régimen Señorial, integrándose los Cotos de Clavillas y Valcárcel, Gua y Caunedo, Aguino y Perlunes al territorio de Somiedo. En el Censo del año 1.797, se dice que hay 3.139 campesinos propietarios frente a 54.141 arrendatarios.
Dentro de este contexto van apareciendo como grupo de fuerza los Vaqueiros, esa población trashumante cuyos únicos y comunes intereses son el cuidado y protección del ganado vacuno. Este grupo fue formando su propia cabaña y desarrollando el procedimiento del cerramiento de pastos, construyendo las cercas de piedra y creando los prados de guadaña o de corte, lo que no se consiguió fácilmente pues tuvieron siempre la oposición y presión de los Nobles que trataban de imponer unas leyes favorables para sus propios intereses ganaderos.
En la Guerra de la Independencia Española, Somiedo acogió en el año 1.810, la retirada de las tropas defensoras Asturianas que huían por culpa del avance de la Armada Francesa dirigida por el General Bonet. En la Guerra Carlista también se producen incursiones de tropas en el Concejo. Ya en el año 1.934, y en tiempos de la revolución el ejército se amotinó durante un año en Somiedo, lugar estratégico entre los focos de Laciana y Grado. Al comenzar la Guerra Civil Española, el frente se estabiliza en El Puerto, hasta el día 25 de Octubre de 1.937, en que las tropas Republicanas inician su retirada hacia Oviedo.