Mostrando entradas con la etiqueta Cofiñal - Collado de Fontesquera. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cofiñal - Collado de Fontesquera. Mostrar todas las entradas

viernes, 2 de marzo de 2018

Cofiñal - Collado de Fontesquera



Cofiñal 
Cofiñal, es una Villa, perteneciente al Municipio de Puebla de Lillo, Provincia de León y Comarca de la Montaña Oriental.  Incluida en el Parque Regional de Picos de Europa, está situada en la margen izquierda del río Porma. Los terrenos de Cofiñal limitan con el Puerto de Las Señales al norte, Maraña al este, Puebla de Lillo al sur, Estación de esquí de San Isidro al oeste e Isoba al noroeste.
Historia
Los primeros pobladores de estas tierras de los que se tiene noticia fueron los Cántabros Vadinienses. Gónzalez Echegaray sitúa aquí el confín de la antigua Cantabria.​ Los Castros donde vivían no estaban en los valles sino en los altos de las montañas. Aunque sin límites precisos, el río Porma podría serlo de los Cántabros y Astures. Las relaciones entre ambos pueblos fueron en general pacíficas. Los Vacceos, habitantes de la actual Castilla, sufrían sus frecuentes saqueos de trigo. Pese a sus malas relaciones les ayudaron en el año 29 antes de Cristo en la sublevación de los Vacceos contra los Romanos.​ Los Cántabros son conocidos por su extremado valor, ellos y los Astures fueron los últimos pueblos hispanos sometidos por el Imperio Romano.​ Los minerales de esta zona eran de interés para los romanos, hay indicios de explotaciones en el Valle de Riosol. Cerca de Isoba a mediados del Siglo XIX, se descubrió una lápida con caracteres romanos en la que se alude al enterramiento de un militar de la familia de los Flavios.​ Una de las vías romanas entre León y Asturias pasaría por esta localidad, desde Boñar seguiría el Valle del Porma, pasaría por Lillo y Cofiñal hasta coronar el Puerto de San Isidro. Descendería desde aquí, siguiendo el cauce del río San Isidro y el Aller, hasta Collanzo y desde allí iría a Ujo, donde conectaría con las rutas inmediatamente occidentales, se aprecian restos del viejo camino al norte de Isoba, en la ladera opuesta a la actual carretera y en algunos puentes.​ En la Edad Media, en tiempo de los Reyes de León Alfonso III y Ordoño II, se repueblan las tierras leonesas, y en particular las de las montañas, con mozárabes venidos del sur.​ En el Siglo X, el dominio del Monasterio de Benedictinos de Sahagún, se extiende por esta zona,​ en el año 920, ya tiene propiedades, en el año 921 el abad Materno y sus monjes entregan al Monasterio de Sahagún " Villa Nostra Propia " que llaman Barrellos en la parte occidental de Tronisco, este Monasterio pasó a depender del de Sahagún. En el año 923, Ordoño II Rey de León, les dona el busto de Tronisco, entre la Villa de Barrellos, el río Porma y el término de Cofiñal. En el año 930, Ramiro II el Puerto de Pinzón.​ Consolidan su dominio en torno a Cofiñal comprando zonas de pastos en Fonte Fascalia, próximos a Barrellos y Tronisco, en la Peña de San Justo, Namao, etc, ampliando así su asentamiento en esta montaña.​ Es significativo el desinterés por el Pinar, querían pastos para alimentar sus ganados. Hay constancia en el año 1009, del poblado Fuentefascasia.​ La ampliación de la cabaña monástica, en especial lanar, en la segunda mitad del Siglo X, lleva a la trashumancia del ganado, de los pastos de estas montañas a los de las zonas bajas, Tierra de Campos, donde pasa el invierno. ​En el año 1126, el Rey de León Alfonso VII, confirma a Sahagún la " Decania de Cofiñal. Hácela coto redondo, y expresa sus límites y términos​". La RAE define Decania como finca o iglesia rural propiedad de un monasterio. Matías Díez y Olegario Rodríguez, explican que en los documentos del Monasterio de Sahagún el 9 de septiembre de 1217, existe la donación del realengo de Cofiñal por el Rey de León Alfonso IX a Don Nuño Froilaz y su mujer, en el año siguiente concede al Monasterio de Benedictinos de Sahagún la tercera parte de la Villa de Cofiñal, en el año 1229, toma a Cofiñal bajo su guarda y encomienda. Alfonso X, Rey de Castilla y de León, confirma esa donación. El 14 de julio de 1582 el Concejo de Cofiñal designe un Procurador para que compre los derechos jurisdiccionales al Rey. El 19 de abril de 1730, se dio por libre el Concejo, Justicia y Regimiento de la Villa de Cofiñal.​ Así figura en la respuesta a la segunda pregunta del Catastro del Marqués de la Ensenada a 24 de agosto de 1752, que responden que, el señorío y jurisdicción desta Villa pertenece al común de ella en fuerza de Venta RealEn el Catastro del Marqués de la Ensenada y en el Diccionario de Madoz,​ se habla de los Puertos de estos pueblos, de su arrendamiento y de sus emolumentos. Los rebaños de ovejas merinas pasan el verano en estas montañas desde finales de junio, y a finales de octubre van a las dehesas del suroeste de España. Así se hizo durante todo el Siglo XX. Desde las dehesas de Cáceres, zona de Coria, próximo el verano inician la ruta a esta zona, normalmente a través de la Cañada Soriana Occidental, Cañada de La Vizcaína, Cordel Benavente-León, Cañada de Boñar, Vereda al Puerto San Isidro. A partir de los años sesenta los rebaños son traídos en tren hasta El Burgo Ranero primero y después del año 1985 hasta Villamanín, siendo el retorno a este último a veces complicado por la presencia ya de la nieve en los caminos por Tolibia y Valdeteja, algunos llegan en camiones. Hay constancia de rebaños de merinas, de quinientas a setecientas, al menos en los siguientes puertos de Cofiñal. Fontasquesa, hasta principios del año 2000, Tronisco, El Borugo, puertos del común de los vecinos, y en Nadaderos, que merece mención aparte.​
NADADEROS
En el año 1871, el vecino de Cofiñal José Fernández García Menor compró al Estado unas fincas, posiblemente afectadas por la Ley de Desamortización de Madoz, un Puerto llamado Nadaderos de 49 Ha. y 56 a. situado entre Tronisco, divisoria con Maraña, Fontasquesa límite con Redipollos y El Faedín, y una pradera en la Cuesta de Cofiñal de 19 Ha y 6 a. El 4 de marzo de 1883, cedió 61 Ha. y 14 a. mediante venta a vecinos del pueblo con distintas participaciones, el resto se lo quedó él por un importe de 1.437 pesetas, con la precisa condición que las fincas cedidas se han de poseer proindiviso entre los diferentes partícipes en el dominio, por manera que no se hayan de segregar para su aprovechamiento. ​Es pues un bien privado de vecinos de Cofiñal que, si los hubiera, cobran los rendimientos anuales de las que llaman suertes, ahora ya muy repartidas tras sucesivas herencias. En el Valle de Pinzón, subida Puerto de las señales, se encuentra un chozo reconstruido como el usado por pastores trashumantes.
Leyendas
La Celadilla 
En el Siglo VIII, el árabe Tejón conquista con sus tropas esta zona, construye en un extraordinario paraje su Castillo, Castil-Tejón. Asoló estas tierras, pues no hubo crimen que no cometiera. Sus gentes se sublevaron a veces siendo derrotadas, por lo que cambian de actitud con él esperando astutamente el momento oportuno, pagan sus impuestos le agasajan y se ganan su confianza, sale de su Castillo, se relaciona con la gente, rebaja su escolta al adquirir confianza y sentirse tranquilo. Un día acepta la invitación de una boda y va sólo con su escudero, un grupo de montañeses está esperándolo agazapados en un recodo del camino, el rebote de una piedra le pone en alerta y dice, cela mi caballo que hay traición. No pudo decir más pues una piedra le rompió la cabeza. Por la celada que al moro le tendieron ese lugar pasó a llamarse La Celadilla.​
Polma y Curienno
Basada en El león de España, en el año 1586, Pedro de la Vezilla Castellanos. Polma, doncella astur, y Curienno, joven celta, se amaban, el cónsul Romano Canioseco se enamora de ella y se casa con ella. Curienno la libera la noche de la boda y huyen a las altas montañas de Cofiñal, perseguidos por los romanos, cuando iban a ser atrapados, da muerte a su amada evitando así su captura y huye siendo asesinado en las montañas del otro valle, Vegarada. Las hadas convierten sus charcos de sangre en fuentes del río Porma y Curueño que terminan abrazándose en Ambasaguas.



Fecha - 25/02/2018
Salida desde La Plaza de Guzmán " León "  - 08:15 hr.
Destino - Cofiñal" León "
Municipio - Puebla de Lillo " León "
Situación Geográfica - Montaña Oriental
Punto de partida - Cofiñal " León "
Ruta - Cofiñal - Collado de Fontesquera
Hora de inicio, ruta - 10:25 hr.
Tipo de recorrido - Circular
Dificultad técnica - Fácil
Tipo de camino - Pista forestal, Senda y Cresteo 
Altitud mínima - 1170 m.
Altitud máxima - 1761 m.
Desnivel ascenso acumulado - 614 m.
Desnivel descenso acumulado - 614 m.
Hora de llegada, ruta - 19:10 hr.
Punto de llegada - Cofiñal " León "
Tiempo en ruta " duración "- 8 hr. 44 mnt.
Kilómetros totales " longitud "- 11,1 km.
Recomendaciones.
 - Calzado apropiado para actividades de Senderismo - montañismo - ropa de abrigo y de recambio, en caso de climatología adversa chubasquero - gorra - comida y agua - crema solar y protector labial - linterna " pilas de recambio " móvil " con la batería cargada " - botiquín " manta térmica " - 









Iglesia de San Adriano
Del siglo XVIII. Consagrada a su patrón San Adriano, antiguo Centurión Romano convertido al cristianismo. Construida en sillarejo, con cornisa de cuarto de bocel en piedra, pórtico al sur. La puerta de entrada es un arco de medio punto cajeado, de 1753. Cabecera con bóveda de cañón apuntado. Capilla lateral derecha con cúpula. ​Las fiestas patronales se celebran el 8 de septiembre, fecha del santo en el Santoral Católico, es el día del patrón. Antes tienen lugar las fiestas de las Ánimas, el primer lunes de septiembre, que fueron antaño conocidas como las mejores fiestas Patronales de la Provincia de León. En el día de "El Patrón" se realizan las machorras, comidas campestres preparadas por los vecinos del pueblo, antiguamente, cuando se arrendaban los puertos, se guisaban las merinas entregadas por los pastores trashumantes.


















































   Recomendaciones Generales para todas las Rutas.
- Cuando se realiza senderismo en zonas de montaña es preciso tener en cuenta unas recomendaciones básicas que pueden ser muy importantes para la seguridad y bienestar de los visitantes. 
- En invierno la nieve alcanza un gran espesor en los tramos más altos, que imposibilita una correcta percepción de las dificultades del terreno. Sea prudente, es preferible no completar la ruta si no dispone del equipo y la experiencia necesarios. 
- La naturaleza geológica del terreno provoca la aparición de simas que en ocasiones son muy profundas, no se aproxime al borde de las mismas. Además en alta montaña pueden producirse desprendimientos de roca y avalanchas de nieve. Extreme las precauciones.
 - Es aconsejable llevar ropa y calzado apropiados. Los cambios climáticos pueden ser bruscos, incluso en los meses más calurosos pueden alcanzarse temperaturas muy bajas.
 - Es aconsejable llevar agua. En los recorridos existen abundantes manantiales y fuentes, sin embargo se recomienda no beber agua sin las suficientes garantías sanitarias. 
- Por respeto al entorno y a otros posibles visitantes, evite dar voces y llevar aparatos que puedan producir ruidos estridentes. 
- Tenga en cuenta que la recogida de residuos resulta muy costosa en  estas zonas. Procure llevar su basura de regreso y depositarla en contenedores.
 - Si hace la ruta acompañado de un perro, éste no debe estar suelto ya que podría espantar al ganado.